21.8 C
Zacatecas
domingo, 25 septiembre, 2022
spot_img

Tortas japonesas

Más Leídas

- Publicidad -

Por: HERÓN EDUARDO DOMÍNGUEZ •

“Aportaremos nuestros mejores esfuerzos al servicio de los ciudadanos, sin amedrentarnos por juicios injustos; algunos sin duda , erróneos, carentes de fundamento, mal intencionados y que la institución armada nacional no merece”, afirmó  el general Salvador Cienfuegos Cepeda, Secretario de la Defensa Nacional  (quien días más tarde se negó a comparecer ante el Congreso), en ocasión  de la  colocación de la primera piedra de lo que será el cuartel de la Policía Militar en el municipio de Escobedo, Nuevo León.

- Publicidad -

La oportuna orientación del Señor Secretario posibilita así pues comprender con meridiana claridad lo sucedido en Tlatlaya no fue una masacre sino un  múltiple suicidio  asistido; y que si  hay algunos rasos en prisión se les castiga,  entiéndase esto  muy bien, no por asesinar a mansalva a un grupo numeroso de adolescentes y niños, sino porque aun cuando sus motivos fueron altruistas y solidarios,  incurrieron en actos no del todo permitidos por la ley.

A la luz entonces del discurso citado  lo ocurrido en Iguala fue creyeron  los de verde no tenían, los normalistas acribillados frente a ellos, edad suficiente para ser ciudadanos, y así ni cómo ayudarlos.

Donde sí resulta claramente advertible la responsabilidad del estado mexicano en su conjunto es en el triste caso de las fosas clandestinas, y no porque evidencien la ausencia de un estado de derecho,  graves violaciones a los derechos humanos u otras cantaletas, como solía llamarlas el insigne estadista Felipe Calderón, sino por cuestiones de real y verdadera importancia, como su impacto negativo en la industria funeraria, misma que  al generar numerosos multiplicadores  incide de manera decisiva en sectores clave como la industria de la construcción (mausoleos, capillas funerarias, etc.), automotriz (carrosas, ambulancias, etc.);  las artesanías (esculturas, coronas, velas etc.) y los servicios (  religiosos, legales, financieros, etc.);  al grado que  a partir del sexenio calderonista  ha devenido el motor de la economía nacional, y cuyos legítimos beneficios se  han visto sistemáticamente mermados por las fosas antedichas,  que sustraen a las  empresas decenas de centenares de clientes satisfechos, y  proliferan  por todo el país.

 

 

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias