5.8 C
Zacatecas
martes, 29 noviembre, 2022
spot_img

La lógica de burocracias parásitas: privilegios en tiempos de austeridad

Más Leídas

- Publicidad -

Por: RAYMUNDO CÁRDENAS VARGAS •

Kafka lo sabía: las burocracias siempre son parasitarias. En tiempos de austeridad los hogares dejan de comprar lo superfluo, es muy raro que si falta el dinero en la casa de algún obrero, decidan comprar la televisión más grande o el arbolito de navidad de luces automáticas. Primero se aseguran los gastos para la alimentación, el costo de los servicios básicos y la educación de los hijos. Es poco probable que una madre afirme, “vamos a dejar sin comer a los niños para poder comprar el vitro-piso”. Suena a locura.  Pues el sentido común nos dice que la misma conducta debería darse en el gobierno y las instituciones. Sin embargo, observamos atónitos que no es así.

- Publicidad -

Todo proyecto presupuestal distingue entre objetivos sustantivos y adjetivos, los centrales y los de apoyo. Lo normal es que ante un recorte se privilegien los primeros y se limiten los segundos. Sin embargo, en el paquete económico del Gobierno Federal le destinan más dinero al Senado, se mantienen los mega-salarios de la Suprema Corte de Justicia (son de los más altos del mundo) y suben el presupuesto de las fuerzas armadas. Esto es, se le quitan recursos a la producción de alimentos (al campo), se congelan a las universidades y se afectan los programas que ayudan a la creación de empleo. Eso es incomprensible, los altísimos salarios de la burocracia se mantienen vivos mientras se arrebata el apoyo a la agricultura. Se le aumenta 1.5 por ciento a la Sedena para apuntalar una estrategia de seguridad por demás fracasada y se congela el recurso a la clave del crecimiento estratégico del país, la educación superior. Para el caso de Zacatecas, se recibirán 300 millones menos, ¿a quién le quitarán presupuesto? ¿A los gastos en imagen gubernamental, a la oficina del Ejecutivo, a los actos cívicos, a las compensaciones de funcionarios o a la remodelación de la casa de gobierno? O tal vez, ¿se despida personal y se mande al desempleo a familias completas, a las becas estudiantiles, a los créditos de micro-proyectos productivos, a la construcción de aulas o de infraestructura carretera, o a los proyectos de abasto de agua? El sentido común dice a gritos que no hay duda al respecto, pero en este país y en este estado ya no lo sabemos. Tampoco en la Universidad se sabe: en plena crisis financiera el Rector no dejó de costar 2 millones al año, y sus funcionarios no dejaron de rondar los 1.5 millones anuales. Es la lógica de las burocracias que se comportan como parásitos de dura coraza. Por ello, la única posibilidad de eliminar dicha lógica es modificando la manera de construir los paquetes económicos: los llamados presupuestos participativos. Mientras esto no se modifique, las burocracias seguirán operando de acuerdo a su naturaleza parasitaria. La riqueza expresada en el dinero en manos del poder público, es el producto del esfuerzo y la vida del pueblo: es la sangre común en forma dineraria. Pues ese flujo de vida es succionado por funcionarios que se conducen como dueños de ese patrimonio. Parásitos con escritorio.

 

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img