10.8 C
Zacatecas
jueves, 6 octubre, 2022
spot_img

■ Narra el viacrucis de un migrante mexicano que muere deshidratado o bajo la bala del narco

Inicia el FITC 2021 con la puesta en escena Amarillo, de Línea de Sombras

■ Es un espectáculo de teatro físico, de un ballet, pero también expresa posturas políticas

■ Grupo de conductores de “taxis piratas” se manifestó para intentar que la obra no se realizara

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ALEJANDRO ORTEGA NERI •

- Publicidad -

El Festival Internacional de Teatro de Calle (FITC) 2021 inició con un performance que no estaba programado: un grupo de conductores de los llamados “taxis piratas” irrumpió en el escenario con la firme idea de no permitir que se llevara a cabo la puesta en escena Amarillo, a cargo de la agrupación de la Ciudad de México, Línea de Sombras, lo que causó la molestia del director teatral, Jorge Arturo Vargas, quien señaló estar de acuerdo con la manifestación, más no así que se les utilizara para ejercer una presión. 

Luego de la presión del público que se dio cita en la plancha de Plaza de Armas, el grupo de taxistas informó que dejaría que se llevara a cabo la función y se retiraron, con lo que el escenario quedó libre para presenciar y sentir el viacrucis al que se enfrenta el migrante mexicano que muere deshidratado en el desierto, o bajo la bala del narco o bien, se topa con el muro donde rebotan los sueños. 

¿Dónde termina México, dónde empieza Estados Unidos?”, se
pregunta el personaje

“Yo no soy nadie… me llamo Pedro, Juan, Manuel. Tengo 17, 28, 43, 55 años… nací en Ojinaga, Durango, Fresnillo. Me fui a Amarillo, me deshidraté y me perdí en el desierto. Todavía no llego. ¿Qué es la frontera? ¿Dónde termina México, dónde empieza Estados Unidos?”, dijo el personaje con el que se desdobla la condición de los migrantes: el desconcierto, el miedo, la incertidumbre del destino: puede ser el Dorado, Amarillo, Texas, el sueño americano o la muerte.

Echando mano de una forma teatral en físico, experimental y espectacular, la puesta en escena buscó acercar al espectador a los intentos cotidianos de los indocumentados mexicanos que buscan cruzar la frontera en busca de una mejor vida, por lo que a lo largo de la pieza, las personas se desdoblan y se multiplican también en rostros, en identidades que se parecen; en niñas, mujeres embarazadas abandonadas en el desierto, presas del exilio impuesto, forzado. 

Amarillo es un espectáculo de teatro físico, comprometido, en el cual los actores realizan una interpretación digna de un ballet, pero también manifiestan posturas políticas, como esa que señala que el Instituto Nacional de Migración no debería existir, pues con él, es más fácil que crucen armas y drogas por las fronteras, que las personas.

La pieza, dirigida por Vargas, se presenta nuevamente la tarde noche de este sábado, a las 19 horas en el mismo lugar, un trabajo de teatro físico experimental que dejará inquieto a quien la presencie y escuche, y más en un lugar como Zacatecas donde migrantes somos todos.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias