12.8 C
Zacatecas
sábado, 13 julio, 2024
spot_img

Palestinos afirman que Ariel Sharon era un «criminal» y escapó a la justicia

Más Leídas

- Publicidad -

Por: Afp •

Ramala. Los dirigentes palestinos calificaron al ex primer ministro israelí Ariel Sharon, fallecido este sábado, de «criminal», y deploraron que no hubiera enfrentado en vida a la justicia internacional.

- Publicidad -

Por su parte, la organización Human Rights Watch (HRW) también juzgó «lamentable que Sharon se haya ido a la tumba sin responder ante la justicia por su papel en Sabra y Chatila (las matanzas en los campos de refugiados palestinos en Beirut Oeste en 1982), y otras violaciones» de los derechos humanos.

«Sharon era un criminal, responsable del asesinato de Arafat, y esperábamos que compareciera ante la Corte Penal Internacional (CPI) como criminal de guerra», dijo Jibril Rabub, un alto responsable de Fatah, el movimiento del histórico líder palestino y del actual presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas.

Hasta la muerte de Arafat en noviembre de 2004, Sharon multiplicó las amenazas contra el dirigente palestino, alimentando las sospechas sobre un envenenamiento, algo que Israel ha negado siempre.

«La historia de Sharon es negra por sus crímenes y fue escrita con la sangre de los palestinos», afirmó Jamal Huweil, un miembro de las Brigadas de mártires de Al Aqsa, grupo armado surgido del Fatah, capturado por el ejército israelí en la sangrienta batalla en el campo de refugiados de Yenín (norte), durante el operativo «Escudo defensivo».

«La maldición de nuestra sangre lo perseguirá hasta la tumba», añadió el ex guerrillero, actualmente miembro del Consejo legislativo (Parlamento) palestino.

Por su parte, un portavoz de Hamas, en el poder en la franja de Gaza, Sami Abu Zuhri, dijo en un comunicado que la muerte de Sharon es un «ejemplo para todos los tiranos».

«Nuestro pueblo vive un momento histórico con la desaparición de este criminal con las manos cubiertas de sangre de los palestinos y de sus dirigentes», dijo el portavoz del movimiento islamista, cuyo fundador, jeque Ahmad Yasin, fue asesinado en 2004 por el ejército israelí bajo las órdenes de Sharon.

En Jan Yunes, en el sur de la franja de Gaza, un centenar de miembros de la Yihad islámica quemaron retratos de Sharon y distribuyeron golosinas en manifestación de alegría, según el movimiento radical.

Igualmente, en las calles de las poblaciones de Cisjordania, la animadversión hacia el ex general israelí era el sentimiento predominante tras anunciarse su muerte.

«Era un asesino en serie, un terrorista», resumió Raed Abu Sneineh, de 40 años, habitante de Hebrón.

«Para los miles de víctimas de violaciones, la desaparición de Sharon sin que haya comparecido ante la justicia agranda su tragedia», subrayó la directora para Oriente Medio de HRW, Sarah Leah Whitson.

«Su desaparición constituye un triste recuerdo suplementario de que, de hecho, los años de impunidad no hicieron avanzar para nada la paz entre israelíes y palestinos”, agregó.

En tanto ministro de Defensa hebreo a comienzos de los años ochenta, Sharon fue obligado a renunciar a su cargo tras la matanza de centenares de refugiados civiles palestinos, perpetrada por sus aliados falangistas cristianos libaneses en los campos de Sabra y Chatila.

Una comisión de investigación israelí había concluido que su responsabilidad fue «indirecta», pero personal, tras establecer que él tomó la decisión de dejar a los falangistas entrar en ambos campos y que no podía ignorar el riesgo de una matanza, subrayó HRW.

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -