16.4 C
Zacatecas
sábado, 25 junio, 2022
spot_img

La 4T: del 2018 al 2024, pasando por Zacatecas

■ Libreta de Reportero

Más Leídas

- Publicidad -

Por: Antonio Salas •

Quizá algo en lo que poco se ha reparado sobre la elección del domingo 5 de junio es que Zacatecas inicialmente estaba en ese paquete, hubieran sido 7 las entidades con jornada electoral.
El 12 de julio de 2014, en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Zacatecas se publicó el Decreto No. 177 con las reformas, adiciones y derogaciones a la Constitución Política del Estado de Zacatecas en materia electoral.
El Transitorio Décimo Cuarto reza que “por única ocasión, el Titular del Ejecutivo que sea electo en el proceso electoral del año 2016, durará en su encargo cinco años y se realizará elección de Gobernador en el año 2021”.
Movimientos como este, tienen su origen en el Pacto por México, aquella alianza entre los partidos políticos y el gobierno federal, con la cual las Reformas tenían impacto en la vida pública y política del país.
Con el Decreto 177 no sólo llegaron a la entidad la reelección, tanto de ayuntamientos como de legisladores locales, también se ajustó el calendario para que las elecciones coincidieran con las federales. Por eso la administración que encabezó Alejandro Tello duró 5 años.
Es esa la razón por la que Zacatecas tuvo elecciones en el 2021 y no en este año como Aguascalientes, Durango, Oaxaca, Quintana Roo, Tamaulipas e Hidalgo.
Bajo esa perspectiva, valdría la pena preguntarnos si la de Zacatecas, el año pasado: ¿fue una elección que se adelantó? Y si así fuera, ¿los resultados tuvieron alguna influencia en las recientes?
Un arduo trabajo para politólogos, mercadólogos, analistas, abogados y toda esa gama de especialistas que ahora confluyen en los ‘war room’ electorales y que ahora mismo deben estar ya ocupados en las elecciones del 2023, antesala del 2024.
Sí, es cierto, hace un año no sólo hubo elecciones en Zacatecas, pero empaquetando ese proceso con los de éste, resulta interesante contextualizarlos.
Quizá algo que llamó mucho la atención fue la campaña que contra el Movimiento de Regeneración Nacional (morena) se vio en Aguascalientes y Durango, donde los contrincantes pedían no votar por los morenistas, poniendo como ejemplo a Zacatecas.
Sin embargo, si vamos a los números, nos damos cuenta que dicha campaña de odio no tuvo gran impacto en el electorado. Por ejemplo, en Aguascalientes el 1 de enero, las encuestas posicionaban a morena con un 33 por ciento de la preferencia.
Al terminar las campañas, había subido 4 puntos, llegando a 37 por ciento. Y aunque en las urnas obtuvo sólo 34 por ciento, queda claro que ese discurso no causó reacción en la población.
En Durango las condiciones son distintas, más políticas que de preferencia ciudadana, la encuesta se movió en contra de los morenistas, del 52 por ciento de preferencia en enero, bajó a 46 al final de las campañas. En las urnas se tuvo el 39 por ciento.
¿Cómo se movió la encuesta en Zacatecas hace un año? Desde octubre del 2019, cuando iniciaron las encuestas la coalición del PRI, PAN, PRD y sus aliados empezaron con un 17 por ciento, al terminar las campañas llegaron al 39 por ciento, crecieron 22 puntos.
En las urnas Claudia Anaya obtuvo el 38 por ciento, muy apegada a los ejercicios diagnósticos. Sin embargo, eso no le dio la mayoría.
David Monreal Ávila en el 2019 arrancó con un 34 por ciento, en las encuestas, subió a 41 por ciento al cierre de la campaña y en las urnas obtuvo la mayoría con el 49 por ciento de la votación. Una diferencia de 8 puntos del cierre a la elección. Existía ya una definición ciudadana.
Un indicador más que el mensaje en los estados vecinos para no ser como el nuestro, sencillamente no ayudó. En contraste, ahora los ganadores deberán demostrar con hechos y trabajo conjunto, que los problemas no sólo son de Zacatecas, que la región es compartida y los problemas de seguridad son de los tres.
Sin duda, eso deja claro una vez más que en esta región, Zacatecas con sus pros y sus contras, funge como una especie de laboratorio electoral. No en balde siguen en el estudio y el debate de los interesados, los resultados que llevaron al PRD a ganar la elección del 98, con Ricardo Monreal.
En el trazo del 2018 al 2024, Zacatecas permitió que propios y extraños observaran detenidamente cada uno de los movimientos que integraron el proceso electoral, lo aplicaron en los estados que tuvieron jornada el fin de semana y seguramente aportará algo al 2023.
Mientras tanto, a estas alturas David Monreal Ávila está ya más cerca de su primer informe de Gobierno que del proceso que lo llevó a la Gubernatura. Deberá demostrar que la Gobernanza, el estilo que eligió para ejercer la administración pública fue el idóneo.
Ya en días pasados las cifras respecto la estrategia contra la inseguridad mostraban cifras positivas, resultado del trabajo entre los gobierno federal, estatal y municipal en toda la entidad.
En prácticamente un mes, se publicará la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), que tiene rato poniendo a Fresnillo como la ciudad con mayor percepción de inseguridad para sus habitantes mayores de 18 años y que en los últimos tres trimestres ha mostrado un nivel de ascenso también en la Capital del Estado.
El Gobernador ha demostrado tener claro que sólo en el cara a cara con la ciudadanía, podrá mejora no sólo la percepción del trabajo a favor de la seguridad, sino de todos los rubros de gobierno, por eso es que en su agenda las Audiencias Públicas han tomado un lugar preponderante.
Sólo con resultados, la mayoría de ellos dependientes del equipo de trabajo en que confía la Gobernanza como el punto de partida hacia un Zacatecas diferente al que recibió, es como quedará demostrado: si adelantar un año la elección en la entidad fue favorable o no, colocando a la entidad en el punto medio en la ruta de la Cuarta Transformación de México.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias