16.8 C
Zacatecas
miércoles, 10 agosto, 2022
spot_img

La realidad zacatecana, reflejo de una clase política

Más Leídas

- Publicidad -

Por: RICARDO ARTEAGA ANAYA •

Zacatecas atraviesa una situación compleja en diversos aspectos, en el ámbito económico la crisis derivada del COVID-19 y el pésimo manejo por parte de las autoridades, trajo como resultado el cierre de un gran porcentaje de negocios y comercios, al menos en la zona conurbada de la capital y Guadalupe es común encontrar una gran cantidad de lugares en renta que hace unos años era difícil poder rentar; de igual forma la inflación sobrepasó casi al doble la nacional.

- Publicidad -

En cuanto a inseguridad, el esfuerzo de las fuerzas armadas así como de la guardia nacional no ha sido suficiente para disminuir los enfrentamientos, los homicidios a plena luz del día ni los ataques, autos y casas encendidos, los ataques a elementos de policías municipales y estatales en sus días de descanso es cada vez más común, situación que difícilmente será solucionada si las autoridades estatales no le entran al combate a la corrupción en las instituciones de seguridad pública e impartición de justicia.

Aunado a la crisis económica que vivimos los zacatecanos, la deuda pública que nos heredaron mantiene a nuestras instituciones gubernamentales asfixiadas, sumándole el destino de millones de pesos para el pago de bonos de servidores públicos de primer nivel, gastos en viáticos y gastos de representación de nuestros diputados y otros funcionarios siguen siendo prácticas del modelo neoliberal que se aferran a sobrevivir como una práctica común dentro de la administración pública estatal.

El conflicto que presenciamos en cada sesión legislativa parece no destrabarse ni encontrar solución mediante acuerdos políticos entre las diversas fracciones, como si cada una de las que conforman la legislatura se aferraran a que se cumpla su voluntad sin considerar lo que las demás proponen, no existe un desarrollo político al interior del Congreso, tampoco voluntad de investigar ni sancionar a los responsables del desvío de 200 millones de pesos mediante facturación falsa y contratación de empresas fantasmas puesto que muchos de los hoy legisladores tienen cola que les pisen y otros que recién se integran a la legislatura ya optaron por volverse parte del problema, el Congreso local está atorado por el hecho de que en su mayoría tienen cola que les pisen.

La ruta del cambio

Para poder salir de la crisis que atravesamos como entidad federativa, así como en la que se encuentran los municipios, deben implementarse políticas como la austeridad republicana para poder reducir el gasto público lo más que se pueda, recurrir a estrategias para incrementar la recaudación e impulsar programas sociales que fortalezcan el desarrollo económico y el progreso en el Estado, eficientar el gasto público y combatir verdaderamente la corrupción, evitar la simulación en la que se incurre en ocasiones con tal de mediatizar la situación.
La crisis de la que hablamos es el reflejo de una clase política que durante años ha considerado el servicio público como una vía para enriquecerse, para beneficiar a sus familiares y allegados y que además han construido una ruta legal para que subsista al grado de que pueden llegar nuevos gobiernos e incluso emanados de distintos proyectos y visiones políticas y estas prácticas se mantienen, exponiendo que la única ruta para desmantelar las redes de corrupción consolidadas en el Estado y en municipios es la de emplear una serie de reformas constitucionales para reconstruir las instituciones locales y arrebatarlas a esa clase política que se niega a abandonar el servicio público.
Para que llegue la cuarta transformación a Zacatecas es necesario que se abandone la estrategia de colgarse del discurso del cambio sin coincidir con el mismo, comenzar a reformar el sistema de partidos a nivel local es urgente y quizás una tarea que nos corresponde a los zacatecanos, optar por la opción de impulsar reformas legales populares para no dejar en manos de nuestros legisladores la llegada de un cambio, exigir a las autoridades electorales mediante procedimientos judiciales se cumpla con los reglamentos necesarios para ello y para que se repete nuestro derecho a exigir la revocación de mandato de representantes populares que no cumplen con lo que prometen, solo así los ciudadanos de Zacatecas cambiaremos la realidad en el Estado e iremos desterrando a esa clase política alejada de los intereses populares.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias