17.2 C
Zacatecas
sábado, 20 abril, 2024
spot_img

El Estado tuvo que recurrir al Ejército para legitimar esta jornada electoral

Más Leídas

- Publicidad -

Por: MARTÍN CATALÁN LERMA •

■ El proceso muestra un electorado controlado por las fuerzas represivas del gobierno: docente

- Publicidad -

■ El voto nulo y la abstención puede ser útil si se usan otros mecanismos de presión, señala

El proceso electoral que culminó este domingo demostró que Gobierno Federal, y en el estado, tuvo que recurrir a toda la maquinaria a su disposición, incluso la militarización, para legitimar una elección que ya estaba desacreditada de origen, afirmó René Amaro Peñaflores, docente investigador de la Unidad Académica de Historia de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ).

“Lo que vi en este proceso es que el régimen echó a andar toda la maquinaria en todos los sentidos, incluyendo la militarización, para buscar un poco de legitimidad, aunque en realidad fueron unas elecciones que parecen legales y que gana el PRI, pero en términos de legitimidad el gobierno de Enrique Peña Nieto pierde mucho”, expresó.

De acuerdo a la manera en que transcurrió la jornada electoral de ayer, expuso que esa maquinaria se implementó diferenciadamente en el país, motivo por el cual se enviaron todas las fuerzas policiacas a Oaxaca y Guerrero.

A pesar del discurso oficial que en esos estados del sur del país la gente había acudido a votar de manera masiva, el historiador dijo que ésa es una manera superficial de entender la situación real, porque en muchos lugares, además de Tixtla, seguramente se presentaron casos “que dan cuenta de un régimen que no es totalmente democrático y que tiene que utilizar al Ejército y la policía para buscar garantizar unas elecciones que desde el principio habían sido desacreditadas”.

Amaro Peñaflores reiteró que en apariencia el proceso electoral fue legal, pero en realidad se trata de un proceso que ha perdido toda legitimidad, lo cual es lamentable en el país pues se pregona un Estado democrático.

Manifestó la necesidad de analizar los datos sobre abstencionismo y votos nulos, puesto que en muchos casos ese acto fue acompañado por improperios, lo que muestra que la gente está “cansada, harta y decepcionada” de un sistema político muy cuestionado.

“Entonces mi primera impresión sería que son unas elecciones que aparecen como legales y aparecen con gente que fue a votar, pero habría que revisar bajo qué mecanismos lo hizo. Por otro lado, se muestra un electorado controlado, vigilado, por las fuerzas represivas del Estado”, agregó.

Por otra parte, Amaro Peñaflores indicó que el voto nulo y la abstención puede ser útil si es acompañado por otros mecanismos de presión e indignación social, pero el problema reside en que la sociedad y la izquierda se encuentran fragmentadas, por lo tanto perseveran las elecciones entre “el caos y la descomposición social”.

 

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -