26.8 C
Zacatecas
jueves, 26 mayo, 2022
spot_img

POR UN SISTEMA NACIONAL DE CUIDADOS

Más Leídas

- Publicidad -

Por: Carlos Eduardo Torres Muñoz •

Quizá nada habla mejor de una civilización, e incluso de cualquier especie, que la forma en que responde en relación a sus semejantes frente a la imposibilidad de hacerse cargo de sí mismos. La forma en que garantizamos la dignidad de las personas en que, por distintas razones, no pueden responder de sus necesidades más elementales, sea por edad, discapacidad u otras razones, pasa de ser un asunto de solidaridad, a una obligación que debemos discutir en serio. Históricamente los cuidados a personas que pierden la capacidad para cuidarse así mismas, han recaído en las mujeres: madres, hijas, esposas y demás familiares de este género, han pasado a ocupar el espacio que debiera ser una responsabilidad del Estado, a través de la seguridad social y otros derechos e instituciones que no solo valoren su papel, sino que lo distribuyan de manera equitativa, en la que participe además el mercado, como un espacio que tiene una corresponsabilidad en todos los ámbitos. Es importante decirlo: atender e institucionalizar los cuidados no es sólo a favor de las mujeres, sino de todas las personas que pudieran necesitarlo, y por supuesto, sus familias. Me parece oportuno, en tal sentido, compartir la información publicada en el sitio del Consejo de Investigación Ciudadana y Empresarial, AC (códice), en su nota: El Sistema Nacional de Cuidados en Cinco Puntos, en colaboración con el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY)*.

- Publicidad -

Comencemos definiendo el Sistema Nacional de Cuidados. De acuerdo a la fuente que hemos citado antes, “es un conjunto de políticas, programas y acciones articulados para garantizar los derechos de todas y todos aquellos que necesitan y brindan cuidados.” Es importante decir, que tal iniciativa está siendo impulsada hoy en diferentes foros, tanto de la sociedad civil organizada, como en el Congreso mexicano.

Ahora bien ¿cómo podríamos configurar este Sistema Nacional de Cuidados? La nota nos lo explica: “i) aprobar la reforma constitucional y propuestas de leyes, impulsadas por el movimiento feminista, para garantizar el derecho al cuidado y al tiempo propio; ii) proveer de más y mejores servicios de cuidados, accesibles dentro y fuera del hogar; iii) mejorar las condiciones de trabajo de todas las personas cuidadoras, que reciben pago y las que no; iv) distribuir mejor las labores de cuidado entre la sociedad, el mercado laboral y las instituciones de gobierno; y v) reconocer la importancia del sector de cuidados como uno de los motores de la movilidad social, así como impulsar su crecimiento a través del gasto público (Economía del cuidado).”

La iniciativa tiene evidentes impactos tanto en la vida y condiciones de bienestar de quiénes reciben los cuidados, como de quiénes los brindan, pero también en materia de movilidad social. Solo un dato, reiterando el eco que estamos haciendo de la misma nota: “el CEEY ha encontrado que las opciones de movilidad social aumentan cuando existen esquemas de cuidado. Según sus estimaciones, cuando se puede acceder a sistemas de cuidado infantil el 63 % de las mujeres que nacieron en los hogares más pobres pueden superar su situación de origen. Además, las hijas de padres con acceso a protección social que nacieron en situación de mayor pobreza, alcanzan un mejor nivel socioeconómico en su vida adulta que aquellas con padres sin acceso a estos esquemas”.

La pandemia de la que parecemos salir, puso en evidencia la importante deuda que tenemos como civilización y como generación con las personas cuidadoras, como se ha dicho, la mayoría de ellas mujeres, y además, el significativo reto que implica la necesidad de cuidados en una sociedad que camina hacia la vejez, con una seria problemática de invalidez por diferentes razones, las consecuencias de nuestra crisis de violencia, cuyas consecuencias no sólo son las muertes, sino la estela de dolor, desamparo y necesidad que ésta deja, y por si esto fuera poco, un sistema de seguridad social, que no tarda en dar muestras de las fallas irreparables en su diseño e implementación.

Por esto y más, desde esta humilde posición, queremos no solo hacer eco de los trabajos del Centro de Estudios Espinosa Yglesias y el Consejo de Investigación Ciudadana y Empresarial, AC, sino sumarnos a las iniciativas que impulsan esta importantísima y necesaria figura.

Notas:

*Disponible en: https://www.codicemx.org/blog-interior/el-sistema-nacional-de-cuidados-en-5-puntos

@CarlosETorres_

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias