13.1 C
Zacatecas
miércoles, 10 agosto, 2022
spot_img

Breve manual para gobernar Zacatecas

Más Leídas

- Publicidad -

Por: MANUEL ESPARTACO GÓMEZ GARCÍA • Admin •

(1 de 2)

- Publicidad -

Atrás han quedado los candidatos “modelo”, esos que movían masas y conciencias, que se apalancaban de los sectores sociales para crear una corriente que terminaba llenando las urnas a su favor y a favor también de los candidatos a alcaldes y diputados que los acompañaban en todo el estado.

Si tomamos en cuenta que antes de 1998 la competencia de la oposición era francamente presencial, podríamos decir que el primer candidato con la capacidad para mover conciencias y masas fue Ricardo Monreal, el candidato de fresnillo tenía una especie de compatibilidad con la gente que en lo personal no había visto antes, en ese año (el del Monrelazo) Ricardo apenas contaba con la licenciatura en derecho, sin embargo ya había sido diputado federal entre otros cargos menores, por lo tanto, su discurso carecía de ideas de avanzada, citaba poco a los Clásicos y a los próceres, pero tenía una energía contagiosa y un tono que invitaba a cambiar el estado de cosas. Ricardo y su equipo no pidieron permiso para llegar al poder, sabían que el poder se arrebata.

Amalia sucedió a Ricardo, y tal como su antecesor fue un fenómeno en la campaña, que se cristalizo en las urnas, fueron pocos los municipios que el partido oficial perdió, las curules perredistas se incrementaron sin parangón y la candidata contaba con una abrumadora diferencia a su favor en las encuestas, muchos sectores que antes no simpatizaban con la izquierda vieron en ella la posibilidad de comenzar el desarrollo del estado. Amalia ya había sido Senadora, Presidenta Nacional del PRD y Diputada, su discurso se basaba en una serie de propuestas de avanzada, flanqueada por conceptos contemporáneos de ideólogos europeos y de modelos vigentes en América latina,  utilizo por ejemplo la premisa de ´la carta de navegación´ para referirse al rumbo que el estado debía seguir para llegar a buen puerto.

Miguel Alonso sin duda fue el ultimo candidato y luego gobernador con la capacidad de aglutinar simpatizantes, supo aprovechar el descontento social generado por una mala estrategia de difusión y comunicación del pasado gobierno y del desgaste normal que causa el ejercicio del poder y la predominancia de 12 años de perredismo, que dicho sea de paso, el fue parte medular al ocupar cargos importantes. Como un breve paréntesis es preciso ejemplificar como la candidatura fenómeno de Miguel Alonso supo arrastrar a sus compañeros de formula y posicionarlos en los espacios para los que estaban postulando, por ejemplo en la capital Zacatecana donde arrastro a Arnoldo Rodríguez, quien en 2010 alcanzó los 30 mil votos por 35 mil del propio Miguel.

En el proceso electoral 2016 ya no encontramos candidatos “modelos”, no solo por la diversidad de perfiles, sino porque los tiempos han cambiado, los “súper candidatos” fueron parte del México de finales del siglo pasado y de principios de éste y sin temor a equivocarme han resultado en francas decepciones, Peña Nieto es el mejor ejemplo.

Dicho lo anterior, a lo que viene.

Alejandro Tello, hasta la última encuesta de la cual tiene conocimiento el que escribe, encabeza las preferencias electorales y aunque muy parejo con David Monreal, al momento de ponerle marca a los nombres (es decir, partido político), el PRI y Alejandro se despegan, sin embargo, es necesario que Tello consolide esa preferencia, le arranque a los indecisos un buen cacho y materialice las intenciones, en votos depositados en las urnas. El perfil del candidato del PRI da para muchas cosas, no así para ser un fenómeno social, luego entonces, aplica lo que Joseph Napolitan plantea: ´la estrategia es el factor individual más importante en una campaña política´ y agrega,  una estrategia correcta puede sobrevivir a una campaña mediocre, pero incluso una campaña brillante puede fallar si la estrategia es errónea. Ojo.

David Monreal por su parte, goza aún de los resabios que dejo Ricardo, en las mentes de algunos nostálgicos zacatecanos, sin embargo, el empate técnico que mantiene con Tello no le alcanza para ganar, es bien sabido que David tiene un techo electoral que ya ha alcanzado, si no hacen algo extraordinario no podrán subir en los porcentajes y le darán la razón a las encuestas que dicen que en las mediciones hechas los dos reactivos más importantes David los encabeza, es en efecto, el más conocido de los candidatos pero también el que sería el menos votado.

A David le urge operar fino al interior de su movimiento antes de presentarse al electorado, debe ser consciente que va a la cabeza de un movimiento amorfo, donde las candidaturas son el común denominador, si David no logra darle identidad a su movimiento con candidatos a Alcaldes y a Diputados en sintonía con lo que pregona, se podrá augurar un rotundo fracaso, deberá entonces, perfilar a los mejor ciudadanos y no necesariamente a los mas grillos, a los mas paseados, ni a los mas desgastados. Corre la posibilidad entonces, de ser arrastrado por malas decisiones y propuestas y no al revés, como lo hicieron los últimos tres [email protected]

Del PRD ni hablamos……. Aún. ■

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias