1.8 C
Zacatecas
domingo, 23 enero, 2022
spot_img

2022: oportunidad de transformación institucional

Más Leídas

- Publicidad -

Por: Carlos Eduardo Torres Muñoz •

El pasado 29 de diciembre, del año que recién culminó, se publicó en el Periódico Oficial del Estado, la Ley de Austeridad, Disciplina y Responsabilidad Financiera del Estado de Zacatecas y sus Municipios, que integra a las obligaciones en materia de disciplina y responsabilidad en materia de finanzas para todos los entes públicos de nuestra entidad, el de la austeridad. Al tiempo que esto sucede, en los días de asueto he venido hojeando el interesante texto de los académicos David Stuckler y Sanjay Basu, “Por qué la austeridad mata. El costo humano de las políticas de recorte”, que aborda el impacto de políticas de reducción del gasto público en materia de salud. Es sumamente importante que iniciemos aclarando que la normativa recién aprobada y publicada, no pretende el recorte en dicho rubro, sino por el contrario, reorientar el gasto que pudiera considerarse innecesario a los capítulos relativos a programas sociales, vinculados a salud, educación y en general al concepto de bienestar, según su propia exposición de motivos, y el contenido mismo del que se desprende que la meta de la austeridad, se encuentra más bien destinada a evitar el despilfarro y concentrar el gasto en lo estrictamente necesario. Me parece de sumo interés, pues, compartir algunas reflexiones que pueden alentar el debate respecto a esta nueva práctica a la que estaremos obligados todos los servidores públicos en Zacatecas, y en general, las instituciones, lo que les representa también, la oportunidad de dirigir todos sus esfuerzos y recursos, al cumplimiento de sus labores sustanciales, con el objetivo puesto en la aspiración de poner las bases para un estado de bienestar. No hay que obviar, que tal meta es de por sí compleja y de largo plazo, pero que está profundamente relacionada con la calidad institucional de los diversos poderes, órganos constitucionales autónomos y municipios que conforman nuestro sistema político local.

- Publicidad -

Pues bien, el libro de Stuckler y Basu, relata cómo la austeridad en materia de salud ha venido a representar la más grande amenaza a la salud pública, hasta antes de la pandemia en la que aún nos encontramos inmersos (el libro data de 2013), aunque, estos recortes, también habrán representado un impacto a considerarse en la forma en que se enfrentó dicho fenómeno de salud en los países en los que, previamente y con pretexto de la Gran Recesión de 2009, hicieron ajustes a la baja en materia de atención a la salud. Confronta los ejemplos de Islandia y Grecia, y cómo, a partir de un esquema de democracia participativa, la primera se salvó de hacer de su crisis financiera, una crisis de salud, y cómo la segunda, por evitar la primera, fracasó en las dos. El texto nos ofrece una interesante disertación sobre distintos modelos para afrontar las crisis financieras, entre salvar bancos o salvar instituciones, en la disyuntiva entre terminar pagando entre todos los privilegios de unos pocos o, por el contrario, salvar lo público de la tentación del recorte, a favor del mercado y de unos cuantos. Desde mi punto de vista, la forma en cómo se exponen las circunstancias, no nos encasilla en la polarización o en el absurdo y limitativo debate entre Estado y mercado, sino más bien, en la posibilidad de una tercera vía que signifique un Estado de bienestar y un mercado responsable con su libertad.

Empero, más allá de este enfoque, también lo está el del momento que vivimos en nuestro país y particularmente en nuestra entidad: limitados por la falta de recursos, es momento de hacer de la necesidad virtud y tomar la oportunidad que nos ofrece la limitación presupuestal para rediseñar el funcionamiento de nuestras instituciones públicas, con el objetivo de abonar, desde la garantía de derechos y la consolidación democrática, al Estado de Bienestar que a todos beneficiará. Sobre esto aún hay mucho por decir, escribir y deliberar, un ejercicio pleno de debate abierto y plural, seguro nos llevará al éxito en la implementación de políticas que constituyan dicha oportunidad para la transformación institucional, a favor del bienestar.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias