El trabajo precario ante el siguiente gobierno federal

El trabajo precario ante el siguiente gobierno federal

Como bien lo indica Coneval, el factor esencial de la pobreza en México se debe a los bajos ingresos, lo cual significa que la causa del empobrecimiento de la población está en el tipo de mercado laboral que tenemos. Así las cosas, la política de empleo del Estado mexicano se convierte en el centro de todo el desarrollo nacional. Desde luego, debe ser también el centro de la preocupación del estado de Zacatecas: el empleo precario.

Los criterios e indicadores de precariedad laboral son fundamentalmente tres: (1) nivel de ingresos: ocupados que ganan dos o tres salarios mínimos (según si es precariedad extrema o moderada); (2) horas trabajadas: ocupados con jornadas laborales menores a 35 horas por semana; y (3) seguridad social: ocupados sin prestaciones sociales. Hay una relación estrecha ente la precariedad y la ocupación informal. Pero si el empleo informal es precario, el empleo precario también puede ser formal. Pues bien, visto en conjunto, el trabajo informal en Zacatecas representa a más de la mitad de la población empleada: la ENOE registró 65.5 por ciento de informalidad en la ocupación. Recordemos que este tipo de ocupación tiene un comportamiento anti-cíclico: la caída en el ritmo de la actividad en el sector industrial y de servicios coincide con el aumento de la ocupación informal; y al revés, el descenso en la tasa de informalidad, se vincula con la recuperación del sector industrial. La informalidad, en suma, es la medida que la economía de las personas usa para contrarrestar el efecto de la caída de la actividad económica. El 67.9 por ciento de la población recibió menos de tres salarios mínimos, y de estos, 44 por cien, menos de dos salarios mínimos (alta precariedad). Ello da cuenta de la alta heterogeneidad estructural del mercado de trabajo zacatecano.

Pues bien, las reformas laborales de los últimos 8 años han provocado mayor heterogeneidad laboral (pocos empleos bien pagados y muchos empleos de bajos ingresos). En el 2012 se flexibilizó la contratación y se aprobaron contratos por horas y el famoso outsourcing, los contratos a prueba y la limitación del pago de salarios caídos a un máximo de un año, cuando el promedio de los juicios laborales es de 4 años. Ahora, se propuso la eliminación de las juntas de conciliación y su sustitución por juzgados laborales, con lo cual se pierde el sentido social de aquellas. Todas las reformas se han aprobado con el argumento de “generar incentivos a la inversión y creación de empleos”. Es decir, poner todas las ventajas a los patrones a partir de debilitar los derechos laborales.

Esta situación no puede continuar: el nuevo gobierno debe tener este tema en el centro de sus preocupaciones. Urgen medidas para impulsar un empleo no-precario y, con ello, abatir la pobreza de la que hablamos arriba, y además, protegiendo los derechos de los trabajadores. El actual vocero de Meade fue el Secretario de Trabajo más agresivo contra los derechos laborales, por tanto, por ahí nada podemos esperar. Es de la oposición donde esperamos un plan serio para sacar a México del pantano donde lo ha llevado el neoliberalismo.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70