Francisco Goitia y su propuesta de una Secretaría de Cultura

Francisco Goitia y su propuesta de una Secretaría de Cultura
  • Francisco Goita durante el IV Informe de José Minero Roque, 18 de septiembre de 1954. Archivo Minero Amador

La semana pasada hablábamos de que se acaba de aprobar Ley General de Cultura y Derechos Culturales en el país y de la importancia que esto representa para las actividades relacionadas con la cultura y las artes. Pero remontémonos al origen de esto, recordemos que en septiembre de 2015, Enrique Peña Nieto anunció la creación de esta secretaría y que fue hasta diciembre de ese año cuando este organismo fue aprobado por la Cámara de Senadores y avalado por la de Diputados. El recién fallecido Rafael Tovar y de Teresa fue nombrado como el primer secretario de esta primera Secretaría de Cultura en la historia de México pocos días después; sin embargo, la secretaría nació sin una ley que la rigiera. Tuvo que pasar más de un año para que finalmente fuera probada y aun así, como lo mencionábamos la edición anterior, tenemos que seguir trabajando para que esta ley sea perfeccionada.

El hecho de que se hayan tomado en cuenta cinco iniciativas presentadas para su conformación, propició que al tratar de considerar los puntos más importantes de cada una, se hayan dejado de lado algunas cuestiones que estoy segura habrán de considerarse después, porque cada vez hay más participación de académicos, gestores culturales y creadores involucrados en este tema; sin embargo, lo más importante también es que esta ley está orientada a promover los derechos culturales y eso no es un asunto menor. Ojalá también que más allá de quedarnos con la información digerida que nos han dado distintos medios de comunicación durante estos días, leamos el documento para seguir comentando su pertinencia; reitero, está disponible en la siguiente dirección electrónica: https://drive.google.com/file/d/0B-UyBXfJZ1RtemxuR0pNNktINzA/view.

Todo este asunto relacionado con la ley mencionada, me hizo recordar que hace 65 años, el pintor Francisco Goitia también estaba interesado en que hubiera una ley de cultura. El presidente en aquel entonces era Miguel Alemán Valdés y fue a finales de su sexenio cuando el pintor fresnillense -contrario a lo que puede suponerse dada la imagen que tenemos de él: un hombre más bien introvertido- hizo una labor muy interesante como gestor cultural que lo llevó precisamente a plantear de manera formal que se creara una Secretaría de Artes Plásticas, Monumentos y Turismo.

El 3 de mayo de 1952 Francisco Goitia dictó una ponencia, en la que conminaba a que en México se siguiera el ejemplo de lo que otras naciones como Italia habían hecho en este sentido. Su interés primordial giraba alrededor de las Bellas Artes y proponía que se coordinaran las funciones de las instituciones culturales –que desde su punto de vista carecían en ese momento de conexión entre sí-; y destacaba además la importancia de que fusionaran el INBA, la dirección de Antropología e Historia, la Inspección de Monumentos Coloniales, la Dirección de Asuntos Indígenas y la Comisión Nacional de Turismo. Su conocimiento previo de cómo funcionaba el Ministerio de Cultura en Italia, le permitía suponer que integrar a la Comisión Nacional de Turismo a esta secretaría, propiciaría que la “propaganda turística pudiera ser efectiva y eficaz”. Lo que resulta por demás interesante es constatar cómo desde entonces la intención de promover la cultura y las artes tenía una relación con el turismo; y eso, afortunadamente no fue considerado en la nueva ley, lo digo porque aunque tienen relación, sigo pensando que deben tener actividades, estrategias y presupuestos propios.

Finalmente, la propuesta no prosperó pues entre otras cosas, se llegó a la conclusión de que la creación de una secretaría sólo engrosaría las filas de la burocracia. Sin embargo, este hecho nos da la pauta para afirmar que Francisco Goitia no sólo era el artista solitario que vivía en una choza, ésa es la imagen que fue construyéndose a su alrededor con el paso de los años; por el contrario, Goitia era un gestor cultural nato y encontró en José Minero Roque –gobernador deZacatecas de 1950 a 1956- a un gran aliado; juntos estaban tratando de contribuir al fortalecimiento de las instituciones culturales, uno en el plano nacional y el otro en el local. De hecho, fue Minero Roque quien asesoró a Goitia en los aspectos legales de las reformas de ley propuestas.

Hoy, después de leer el documento de la ley y de consultar las notas que hablan de cómo fue que se conformó esta primera secretaría, me doy cuenta de que existen muchas coincidencias a pesar de los 65 años que han pasado entre una iniciativa que no se probó y la que acaba de aprobarse, lo que comprueba una vez más que para entender el presente es necesario remontarnos de vez en cuando al pasado… Y eso es algo apasionante.

Que disfrute su lectura.

Jánea Estrada Lazarín

[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ