La cobertura del bachillerato, la calidad y la simulación educativa

La cobertura del bachillerato, la calidad y la simulación educativa

Recordamos que en la década de los 80, al iniciar el subsistema de  telesecundaria, la cobertura subió en gráficos de 45 grados: se alcanzó casi 90 por ciento de cobertura en el nivel medio básico porque se incorporaron a este nivel educativo gran parte de las zonas rurales del país y de Zacatecas en particular. Desde entonces, por parte de los mismos docentes del subsistema se proponía la creación del bachillerato con la misma modalidad: aprovechando las bondades de los programas televisados. Además, al inicio de la creación del subsistema se tuvieron resultados académicos elevados porque se utilizaba un modelo pedagógico que garantizaba cierta calidad mínima que se puede resumir de la siguiente manera: los alumnos en una sesión de 50 minutos, tenían 4 exposiciones diferentes del mismo contenido de una clase: el contenido por televisión, la lectura de la guía del estudiante (libro especial del subsistema), una batería de actividades sobre el manejo del contenido recién recibido, y al final una autoevaluación del mismo contenido. Así que los egresados de telesecundaria, en esos años, presentaban los mejores resultados en los exámenes de ingreso en el bachillerato. Sin embargo, el modelo pedagógico se derrumbó y la calidad se fue al piso: con la medidas administrativas que exigían al menos 15 alumnos para justificar la apertura de un grupo, se forzó la creación de muchas escuelas bi-docentes o unitarias, lo cual significó que a los profesores que tenían que dar entre 14 y 27 materias en un día, les fuera imposible seguir el ritmo del apoyo de las clases televisadas, y sumando las descomposturas y malas instalaciones para recibir la señal (que dejó de ser abierta), el resultado fue que el modelo pedagógico se fuera a la basura y con ello, la calidad de este subsistema. Ahora las telesecundarias siguen absorbiendo una parte importante de la cobertura de matrícula, pero en condiciones de mala calidad por las razones antes dichas. Y con la falta de calidad se evaporó el impacto de la educación en la equidad social.

Pues bien, la experiencia de la telesecundaria debe ser modelo para prever lo que puede ocurrir en el telebachillerato: sin recursos y condiciones puede caerse en simulaciones educativas, porque los maestros no pueden hacer milagros. Lo primero que debe asegurarse es la existencia  de las condiciones materiales para sostener efectivamente el modelo pedagógico, de otra manera la iniciativa puede resultar mera demagogia: cobertura sin calidad es simulación educativa. Es ingresar a la escuela sin ingresar al conocimiento.

Ahora mismo Zacatecas tiene una cobertura del bachillerato de 56 por ciento, y con esta opción ciertamente puede ampliar mucho la cobertura, pero deben asegurarse las condiciones objetivas de la calidad. De otra manera, estaremos también como el bachillerato de la UAZ, que cayó de manera dramática en su calidad (según mediciones recientes) y navega en el barco de la simulación y del reinado de las clientelas. En suma, sino aseguramos la calidad en el momento de crecimiento de la cobertura la educación ahí impartida será poco menos que anodina.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70