3.8 C
Zacatecas
sábado, 1 octubre, 2022
spot_img

“Nuestra cultura va a sacar adelante al país”, asevera Javier El Brujo Bátiz

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ALMA RÍOS •

■ Inaugura el músico originario de Tijuana la Primera Jornada de Blues en Zacatecas

- Publicidad -

■ Realizó bullicioso recorrido por lo más representativo de sus creaciones y de sus amigos

 

“Soy Javier Bátiz y ésta es mi música”. Con este anuncio comenzó anoche el viaje con El Brujo al vuelo de su melena hirsuta que por momentos no deja ver más que una sonrisa amplia, en otros, una boca abierta que pareciera expulsar las notas largas y agudas de su celebrada guitarra, con las que se compagina el gesto.

La Primera Jornada de Blues en Zacatecas, tuvo como estelar, la presentación de quien se considera trajo a México este género en el año 1964. Los 57 años de rock and roll de Bátiz se expresaron con música de catálogo, complacencias y la presencia de emblemáticos.

De inicio propuso su Suite –La de los ojos grandes y ocho rojo del álbum Me gusta el rock (1997), Early in the morning un blues de 1937 de Sonny Boy, que entre otros intérpretes tuvo a B.B. King.

También presente anoche estuvo Ray Charles en la voz rasposa de vibrato ondulante del sello Bátiz con I Believe to my soul.

En el concierto en que también interpretó su canción Si estuvieras aquí –Tierra de nadie (1997)-, hubo oportunidad para que el organizador del evento, y quien expuso la audición de El Brujo en Zacatecas luego de 15 años de ausencia, como un sueño largamente acariciado, Luis Díaz Leaños, fuera arropado por el músico tijuanense y su banda, para ofrecer su blues Mujer etérea.

Asimismo se dio oportunidad al juego con el público, que sirvió para entregar una lira Fender autografiada, a una joven que logró cachar una pelota.

La noche concluyó luego de ir de aquí para allá con está y aquella rola, con su versión de La casa del sol naciente de The Animals, que con el disco de mismo nombre propuso Javier Bátiz en 1997. Y para el slam de cierre eufórico, Gloria, en homenaje al que fuera su amigo, Jim Morrison.

Javier Bátiz fue acompañado por el bajista Marcos Salas, el baterista Carlos Martínez, el joven guitarrista de 17 años y  asombroso “nervio quemado”, Fernando García, y en las voces de Claudia Madrid, su esposa, y Paola Lozano.

El músico ofreció, previa a su presentación ayer a las 20 horas, una conferencia de prensa donde expuso, a pesar de las dificultades que atraviesa México, “nuestra cultura va a sacar adelante a nuestro país”.

El precursor de rock en México, evadió pronunciarse directamente acerca del asunto de la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

En respuesta a una pregunta que buscaba vincularlo como icono de la generación rebelde de los años 60,  y por tanto con la toma de conciencia de los jóvenes, y las expresiones de los actuales ante este crimen, ofreció una exposición de lo que debe ser un maestro y lo que deben buscar los alumnos, centrada en la música.

“Pues mi opinión es que si todos los chavitos quieren aprender, pues que aprendan de volada (…) que se acerquen a los buenos maestros. En el camino habemos de todo, ¿no?, los maestros. Sé que yo soy buen maestro porque me encargo totalmente de los alumnos, que sepan no solamente tocar el instrumento que aprenden conmigo sino también a cómo llevarse  alrededor de la música que están tocando, porque el rock and roll  y el blues son una forma de vida”.

Luego aterrizó el asunto en los prejuicios sobre los ejecutantes de rock y la responsabilidad que estos tienen porque “aparte eres el prototipo de lo que están viendo los niños que quieren salir adelante tocando la guitarra y el saxofón y el piano”.

Compartió en tono siempre afable, algunas anécdotas de su trayectoria como sus inicios cantando canciones de Pedro Infante y Jorge Negrete. La inspiración que le produjo la guitarra de Antonio Bibriesca, acompañante de Cuco Sánchez, y el trabajo que compartió con este último.

Esto para hablar de la buena y la mala música más allá de los géneros, misma que diferenció de forma sintética: “pues a la mala le dices fuchi y la buena, bailas”.

Así recomendó, luego de ahondar que la buena música es como las buenas costumbres: “te nutre, te hace sentir bien. Y la mala música te hace pensar malas cosas y te hace decir malas palabras o salirte corriendo del lugar”, que si “oyes tocar a alguien gacho, ¡sálganse pero rápido!”

Recordó su encuentro con Chuck Berry, a quien se refirió como el fundador del rock and roll y del que dijo “si el rock and roll no se llamara rock and roll, se llamara Chuck Berry”, mismo a quien tuvo oportunidad de acompañar en el Teatro Ferrocarrilero de la Ciudad de México en 1976 o 77.

Asimismo, trajo a la memoria otro que precisó, no fue un cuento o una leyenda sino una realidad, su contacto con Jim Morrison.

Esto en 1969 cuando El Rey Lagarto trajo a The Doors para que abrieran los conciertos de Canned Heat en el Whisky a Go Go, y el propio Javier Bátiz fue convocado por el baterista de este último grupo, su alumno Fito de la Parra, a echarse un palomazo.

“Empecé a tocar yo bien loco la lira, porque ya viste como toco -dijo dirigiéndose a Jaime Flores, coordinador del Colectivo Zacatecano de Rock, quien hizo la pregunta- (…) Y entonces salió y me vio y dijo ¿quién es este bato? Entonces cuando ya subió a los camerinos fue y me abrazó y me hablaba como: ´¿Comprende? Como yo no hablaba inglés…y me hablaba como mexicano: ¿comprende? Tú, guitarra, bonito… “

“El bato muy suave, y nos hicimos amigos por años hasta que fue al Fórum en Insurgentes”, dijo El Brujo,  durante cinco noches a oírlo tocar.

Del reiterado tema de su relación con Carlos Santana dijo a pregunta expresa de los medios, no puede haber reconciliación porque “¿qué pleito puede haber entre Carlos Santa y Javier Bátiz?”.

Agregó, “a Carlos yo le agradezco hasta que respiro, mano, porque Carlos me ha ayudado y me ha querido mucho por muchos años”, expuso. Hasta que el guitarrista jalisciense ganó los nueve premios Grammy en el año 2000.

Desde entonces se produjo un distanciamiento, que atribuye al autor de Samba pa’ ti. No obstante, refirió como ya se ha socializado en medios nacionales, compartirán cartel el próximo 23 de marzo en el festival Cumbre Tajín 2015.

La Primer Jornada de Blues en Zacatecas, es producto de una iniciativa ciudadana, luego apuntalada por el Instituto Zacatecano  de Cultura, expuso por su parte Luis Díaz Leaños, quien agradeció el apoyo a esta institución.

La audición realizada en la Plazuela Miguel Auza, dijo por su parte Gustavo Salinas Iñiguez, será acto fundacional de un programa para animar los espacios públicos del Centro Histórico. El funcionario, invitó a Javier Bátiz a la próxima emisión del Festival Internacional de Jazz & Blues, que se celebra cada octubre-noviembre en Zacatecas.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias