20.8 C
Zacatecas
sábado, 1 octubre, 2022
spot_img

Espejismo y realidad

Más Leídas

- Publicidad -

Por: RENÉ LARA RAMOS • Admin •

En la política “mexicana”, abundan y se generan, de continuo, espejismos, “realidades” que no son, aunque en ciertas condiciones cuelan su irrealidad con toda su crudeza y ¿se revela lo que no es? Hasta el “ficcionar” político cuesta y su registro sorprende, cuando en ella, de alguna forma se manifiesta la deficiente o imposible realidad de ese imaginar y lo oneroso de los costos que genera son financiados con dinero público, extraído al erario bajo cualesquier rubro. Para fortuna de la ciudadanía, en el erario federal existen registros de los recursos públicos utilizados en tales experimentos, ¿de exaltación personal? Muchos de ellos ni son tales, sino simples formas de gastar recursos públicos en hacer o ensalzar imágenes de quienes a la sombra del poder presidencial buscan, desde ahora, ubicarse en ilusorios carriles de salida hacia un eventual futuro también presidencial que hoy, sólo es eso, una ilusión sin consistencia, dado lo endeble o la debilidad de los pretensos relevantes personajes y de los sueños guajiros presidencialistas que construyen para sí mediante el uso (intensivo) del presupuesto y demás recursos institucionales de poder a su alcance sean conferencias o giras que ellos  emprenden, o a las que se les invita sobre todo si es presidencial.

- Publicidad -

¿Acaso, desde el año anterior y en éste, opacado por la visita y periplo del Papa, un ejemplo de eso, presa de la ilusión presidencialista, sea el actual Secretario de Educación, verdadera “máquina” para la “demolición” del magisterio, al que pretende mantener en la inanición política, con el viejo truco de arrojar una “torta” que al magisterio no interesa, ni comer, menos tragar. Sector social – institucional, cuyas luces el susodicho secretario de la SEP, no alcanza a ver, ni le interesan; aun si están encendidas en rojo por las embestidas de los sucesivos gobiernos neoliberales, ¿más ultra, el de Peña Nieto y Videgaray? aún sin despegar y echarse a volar como se debe, en la enrarecida atmósfera del país y del mundo. Impulso que no han conseguido ni con la visita del Papa, ¿dosificada por el Poder? y diseñada para conmover, vía el corazón, la mente de los mexicanos, cada vez menos proclive a tragar las ruedas de molino ofrecidas en la actual crisis neoliberal, o la derrama de recursos que en este año significa a la celebración de elecciones en varios estados de la República. Hasta los electores están ariscos a todo tope, recorte o instrucción, procedente del Gobierno Federal; expuestos como están a una astringencia monetaria que no existe en la cúpula del Gobierno Federal, sino opulencia, evidente en la visita papal, fueran recursos económicos o institucionales. De manera que al leer la siguiente nota en el portal, “Sin Embargo”, Ciudad de México, 29 de febrero:

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) reportó hoy una pérdida neta histórica de 100 por ciento en 2015. De acuerdo con el reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) la empresa mexicana perdió 93 mil 912 millones de pesos en comparación con los 46 mil 832 millones de pesos de 2014. Además, sus ingresos por venta de energía cayeron un 8.6 por ciento al pasar de 306 mil 864 millones de pesos reportados en 2014 a 333 mil 397 millones de pesos al cierre de 2015. La empresa tuvo una pérdida de operación en este periodo de 35 mil 364 millones de pesos, casi siete veces más que los 5 mil 447 millones de pesos que en 2014. La compañía dirigida por Emilio Ochoa Reza atribuyó a la volatilidad del tipo de cambio el aumento en su costo financiero de 43 mil 925 millones de pesos a 59 mil 357 millones de pesos: un 25 por ciento más, ¿vía especulación? Se espera que hoy mismo reporte Petróleos Mexicanos (Pemex), y no trae buenas noticias de acuerdo con los analistas. ¡Gulp!

¿Qué realidad ahí se lee y qué realidad existe? La nota describe una realidad actual de México: abaratar, vía bursátil, el patrimonio nacional para abrir más el sector eléctrico a la iniciativa privada y compartir utilidades con empresarios privados, nacionales o extranjeros, concurrentes. Como propiedad social y de existir, sería posible reinvertir dichas utilidades con provecho nacional, para mejorar, acrecentar y enriquecer la generación y servicio de energía eléctrica. ¿Cuántos mexicanos aún no cuentan con ella y por qué? La privatización genera mercados de bienes y servicios, pero en México no puede florecer el desarrollo humano, sin antes fortalecer a todos los mexicanos, muchos cada vez más en situación de crisis por la pobreza de recursos institucionales o privados, a su alcance.

Si Pemex fuera una empresa común, estaría en quiebra, pero la respalda el presupuesto federal del gobierno de México, afirma el diario británico Financial Times… a la ligera y fuera de tiempo: hace tiempo inició la privatización de Pemex y no le entraron. No grillen. ■

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias