13.8 C
Zacatecas
jueves, 18 agosto, 2022
spot_img

Matías, a 30% de convertirse en el primer libro infantil de Zacatecas

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ALMA RÍOS •

■ La obra, escrita por Jael Alvarado, busca su publicación a través de fondeadora.mx

- Publicidad -

■ El cuento relata el episodio de la Toma de Zacatecas visto desde la mirada de un niño

Matías es un cuento que relata el episodio histórico de la Toma de Zacatecas desde la mirada infantil. Escrito por Jael Alvarado Jáquez e ilustrado por Anael Díaz, el libro busca a través de la fondeadora.mx, una plataforma que vincula proyectos creativos con probables interesados en hacerlos realidad, conseguir los 50 mil pesos necesarios para lograr su publicación.

La iniciativa que refiere el primer libro de la también productora, guionista, locutora de radio y artista visual, y constituiría asimismo una experiencia inicial en la edición de libros infantiles por parte de la editorial independiente Texere, se encuentra a 30 por ciento de conseguir su meta, luego de recaudar poco más de 33 mil pesos y a 21 días de que concluya el periodo definido para hacerlo.

En Acentos, el programa de La Jornada Zacatecas TV, conducido por Carlos Navarrete, se abordó el proyecto creativo que suma los talentos, experiencia y habilidades de destacados integrantes de la comunidad artística y cultural zacatecana, y la forma novedosa con la que buscan conseguir su publicación.

La emisión se grabó en la galería eMe de la Universidad Autónoma de Zacatecas que se ubica en la calle doctor Hierro, justo detrás del Teatro Fernando Calderón y donde actualmente se exhiben dibujos y obra gráfica de Jael Alvarado bajo el título de Pocos pelos pero bien peinados.

 

Matías, comentó la autora, nació como un guión de radioteatro infantil para el programa Chinchilagua, que produjo para la Universidad Autónoma de Zacatecas.

El personaje vive los tiempos de la Revolución Mexicana, particularmente el de la Toma de Zacatecas y fue propuesto porque “se me ocurrió que era interesante ver los sucesos pero desde la perspectiva de un niño. Cómo los veía un niño con esa ingenuidad…cómo veía el caos, la violencia que ocurre a su alrededor y cómo podía enfrentarlos de una manera inteligente”.

Nunca le ha gustado dijo, pensar que los niños necesitan historias rosas, bonitas o “que se les pinte la realidad de colores tiernos” sino como en este caso, llevarlos por los pasajes de la historia de una manera “más o menos fiel” pero intercalando algo de fantasía.

Desde el guion radiofónico, Jael Alvarado comenzó a trabajar la historia como un cuento para el centenario conmemorativo del episodio armado que se desarrolló en la capital del estado en 1914. Alimentó el relato con la anécdota de un grupo de civiles que instalaron un hospital en donde ahora se asienta una escuela primaria, la Valentín Gómez Farías. “Y ahí atendían a todos los heridos que quedaron en la Toma de Zacatecas…”.

Luego de una conversación con Anael Díaz y Eduardo Jacobo, este último, integrante de la Asociación de Historiadores Elías Amador que publicó en mismo contexto, la historieta Centenario, en que se recupera el diario del estratega militar Felipe Ángeles, y en la que Díaz participó con los dibujos, “dije vaya, tengo aquí un buen ilustrador para mi historia y le hice la propuesta. Y Anael no me dijo que no”.

Existe en el proyecto del cuento para niños Matías una complicidad que señaló en la entrevista Carlos Navarrete.

“Sabemos que los dos son creadores plásticos” por lo que se establece una confianza interesante y hasta cierto punto exhibicionista, dijo, “tú le muestras un texto a Anael, él dice voy a dibujar algo”, pero no es fácil, acotó.

Una propuesta de Jael Alvarado para trabajar implica decirle un sí, dijo en respuesta Anael Díaz. “Y es raro” que aunque ella dibuja “esté buscando un dibujante para un proyecto propio. Entonces de volada acepté. El proyecto sí nos llevó un poco de trabajo, de tiempo, de lágrimas y también de esfuerzo”.

Pero los contratiempos, intervino Jael, no han sido tan severos como para rendirse. Agregó asimismo contra las prácticas a veces sectarias que asumen los artistas, que le gusta mucho conocer el trabajo de los más jóvenes, y particularmente del de Anael Díaz  le agrada “su línea, su paleta”.

Desde hace tiempo vio en su obra facilidad para transmitir emociones en trazos muy leves “y yo creo que para comunicarte con los niños necesitas eso, ser muy sincero y muy fluido al mismo tiempo. Que se lea de primera intención pero a la vez tenga algo de misterio”, algo que tienen las creaciones de Anael.

Sobre el trabajo enfocado a niños, en el que por muchos años se ha desarrollado Jael Alvarado a través de la producción de Chinchilagua, programa que se transmite por la frecuencia 97.7 Radio Zacatecas, dijo, le alimenta porque éstos destruyen “sistemáticamente tu concepción del mundo” y con su mirada fresca critican a la sociedad y ven “las ridiculeces y tonterías que hacemos los adultos”.

Añadió Anael Díaz, que “exigen mucho”, un plus en “colores, líneas, formas, detalles”, por lo que constituyen un reto.

Para el ilustrador, Matías significa una satisfacción en la que ha trabajado durante los dos años recientes no sin algunos contratiempos, y que como otros proyectos, viene a “llenar tu labor”.

En el caso de Jael Alvarado es un “salto al vacío”, porque nunca se imaginó escribiendo un libro, luego de desarrollarse en la creación plástica y la producción de medios.

El libro es un experimento personal y una audacia que no se habría permitido antes, misma que ahora acomete abrigada por amigos, familia y la propia editorial Texere, “que nos está echando la mano muchísimo”.

“Judith Navarro y Magdalena Okhuysen –esta última directora de la editorial- son las que están también confiando y echándose un salto al vacío porque ellas no habían desarrollado un libro de esta naturaleza, porque en Zacatecas no se hacen libros para niños. Para todos es así como una primera vez”.

 

Fondear proyectos culturales

fuera del erario

La modalidad de obtención de recursos con la fondeadora.mx, una de las muchas existentes en misma lógica, implica asimismo una nueva forma de vínculo entre creadores, y en este caso, lectores, cada vez más utilizada en México, se expuso.

Intentar financiar así el proyecto fue sugerencia de Judith Navarro, responsable de edición y producción de Texere, pues hacerlo implica publicidad para el libro utilizando la capacidad de las redes sociales y generar un vínculo con gente verdaderamente interesada en él, su preventa y la obtención de recursos a nivel nacional e internacional, lo que hará que llegue mucho más lejos, explicó Alvarado Jáquez.

“No es nada más pedir que nos den dinero”, dijo, sino establecer un compromiso con la gente que fondea el proyecto, pues a cambio, obtiene regalos y recompensas.

A los futuros lectores se les proponen opciones, por ejemplo, desde 250 pesos de cooperación recibirán el libro en físico, su versión en audiolibro y la impresión de su nombre en los agradecimientos. Otras aportaciones obtendrán playeras o ilustraciones autografiadas, pero la mejor recompensa ofrece al fondeador la posibilidad de aparecer como personaje en Matías, también recreado en ilustraciones.

“Me gusta mucho porque ahora le gente que me ve en la calle en lugar de decirme ¡Hola!, me preguntan ¿Cómo va Matías?, entonces pues es parte también, si no les diéramos nada a cambio creo que no sería lo mismo”, agregó Anael Díaz.

La elección de esta forma de desarrollar proyectos culturales también obedece, explicó Jael Alvarado, a que los apoyos institucionales aparejan restricciones para la distribución y venta de ediciones.

“Decidimos aventarnos de manera independiente. Era también lo que nosotros deseábamos, que se distribuya en librerías y en ferias y que tenga mayores alcances”, pues de la otra forma los libros se quedan en bodega.

De esta manera se involucra en el proyecto a una comunidad interesada en la cultura y las artes, pero que también puede estar pensando como fondear sus propios proyectos, “porque esto se va sembrando”, observó la escritora.

Fondeadora.mx no es la única plataforma para este propósito, comentó, pero sí es muy cómoda porque acepta pagos con tarjetas de crédito, pay pal y depósitos en efectivo y con tarjetas de débito en tiendas de conveniencia. Las aportaciones pueden ir de los 100 a los 2 mil pesos, y en caso de no conseguirse el objetivo los recursos se reintegran a los fondeadores.

“Sí es una preventa pero también hay que decirlo, si no se consigue el dinero que se requiere no se imprime y por tanto no se distribuye este libro. Quedan aproximadamente 21 días para que culmine ese plazo de recaudación que es como de 50 mil pesos, están como al 30 por ciento de lograrlo” y que los fondeadores se vuelvan parte de Matías, comentó Carlos Navarrete.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias