18.8 C
Zacatecas
viernes, 1 marzo, 2024
spot_img

Identidades neoclásicas en Fresnillo: El Ágora González Echeverría

Más Leídas

- Publicidad -

Por: IRVING REYES MALDONADO •

La Gualdra 600 / Arquitectura

- Publicidad -

 

 

Hablar de la arquitectura en la ciudad entiende un binomio entre lo religioso y lo civil, en el siglo XIX es cuando dicho elemento queda marcado entre ambos géneros edificatorios con el surgimiento de los monumentos que a la fecha resaltan por ser la identidad cultural de la región.

Edificios como el Ágora resaltan como un paradigma arquitectónico en el rubro civil, demostrando además un afán de la sociedad fresnillense en no dejar que el edificio cayera en desuso, adaptando una evolución del edificio en varias etapas: la de enseñanza, la de un espacio contenedor de arte, e incluso la necesidad de un espacio público que se designa en la etimología de su nomenclatura. En estilo neoclásico, resalta por su elegancia delimitada en tres portadas con ornamentación sencilla y complementada por los elementos que brindan al edificio la funcionalidad y la introducción a su discurso como parte de los rostros que ofrece al público.

Antes de la restauración terminada en 2021 era posible ver el espacio descuidado al no tener una conservación adecuada para los jardines, o bien desde el hecho de haber tenido la existencia de un espacio de estacionamiento para varios vehículos que fue retirado para darle nuevo uso de suelo, con la generación de nuevos espacios de esparcimiento.

La estructura del edificio se da a partir de una traza rectangular, con tres patios que la integran, siendo dos de ellos semejantes y el central que ocupa el doble de las dimensiones de los patios pareados que son divididos por el pasillo central situado en la planta alta. Hay algo interesante y es que hay espacios que son conceptualizados en otros elementos por su uso previo, lo cual nos lleva a que el pasillo central que en la planta alta lleva hacia la arquería del patio grande, tiene un nivel más bajo que parece el sótano o hipogeo pues no se halla gran ornamentación en sus muros.

La belleza del edificio la demarcan la simetría de cada uno de sus frontis y la introducción del elemento en un discurso arquitectónico y urbano que contrasta con elementos que se hallan alrededor entre otros elementos arquitectónicos y espacios naturales designados por ancestrales pinos y robles.

En las postrimerías del XIX, el concepto original en que fue creado fue desapareciendo; primero escuela de minas, con muy pocos años de actividad empezando en 1857; posteriormente fue hospicio de infancias, momento en que probablemente surgió la capilla o refectorio que actualmente llaman sala oval, que se entiende como un elemento separado de la traza arquitectónica original.

A principios del XX cumple funciones de cuartel militar, hecho semejante a lo que ocurrió en Guadalajara con el edificio Arroniz que aloja al Instituto Jalisciense de Cultura. A mediados de ese siglo, y con el surgimiento de festejos en Fresnillo, se empieza a usar el edificio como «coso taurino» durante varios años, que es entonces cuando se conceptualiza el espacio abierto al público para espectáculos, siguiendo con esto hasta convertirse en sede universitaria provisional y primer biblioteca pública, la duración de dichos espacios sería muy breve pues en 1993 se crea el Museo Ágora González Echeverría con salas dedicadas a los fresnillenses más destacados en la creación artística hasta el momento.

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/lagualdra600

 

 

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img