22.4 C
Zacatecas
martes, 28 junio, 2022
spot_img

‘Mariupolis 2’, un filme póstumo de Mantas Kvedaravičius

■ (asesinado en Ucrania)

Más Leídas

- Publicidad -

Por: CARLOS BELMONTE GREY •

La Gualdra 528 / Cine / Festival de Cannes 2022

- Publicidad -

El cineasta lituano Mantas Kvedaravičius fue secuestrado y asesinado por la armada rusa el pasado 2 de abril en Mariúpol, Ucrania. Mantas había vuelto para ver cómo iban los habitantes del pueblo con los que él había trabajado durante la filmación de Mariupolis en 2015. Se quedó para filmar la guerra lejos de los políticos y los medios de comunicación; quería ver a la gente que vive en la guerra, cercana a la muerte pero que a la vez trata de seguir viviendo sin pensar que va a morir. Y ahí murió.

Su pareja, Hanna Bilobrova, quien lo acompañaba en el viaje, pudo recuperar las imágenes filmadas y salir de Ucrania para juntarlas y con la ayuda de Dounia Sichov, colaboradora de Mantas, hacer este filme presentado en el Festival de Cannes fuera de competición: Mariupolis 2.

¿Pero qué se puede esperar de una película así: un filme de guerra, muertes, bombas, fuegos y balazos, gente corriendo y llorando, gritos, televisión y política internacional, imágenes “filosóficas”? ¿Qué puede dar un filme montado por otra persona que no es la creadora?

Mantas Kvedaravičius, doctor en antropología social, tomó imágenes potentes de una guerra. Imágenes y sonidos de la guerra. Solo escuchamos las bombas y tiros; en ocasiones en la noche se ven ráfagas de tiros y fuego, pero vemos sobre todo a la gente viviendo en los bajos de una iglesia, y bombas, siempre bombas se escuchan caer:

Imágenes que parecen no contar nada, solo lo cotidiano de gente tratando de sobrevivir: hacer una fogata con restos de palos y poner una gran olla para la sopa de la escena, se escucha una bomba por llegar, los hombres se esconden en un techo y la mujer destapa la olla para menear la sopa.

Un amanecer, el sol saliendo detrás de ruinas.

Un perro que primero ladra al estallido y luego termina por ignorarlo.

Encontrar un generador de electricidad dentro de un cuarto donde hay dos muertos. Pero bombas, siempre se oyen las bombas.

“¿Sabe usted que es lo más extraordinario de Mariúpol? Ninguno de sus habitantes teme a la muerte, incluso si esta es omnipresente. La muerta ya estaba ahí, y nadie quería morir por nada. La gente se ayudaba mutuamente, a pesar del peligro de sus vidas. Fumaban al exterior y charlaban, a pesar de las bombas que caían. No había más dinero y la vida era muy corta para que uno se acuerde, y cada uno se contentaba con lo que había, dando toda su energía. No había más pasado, ni futuro, ni juicio, ni malos entendidos. Era el paraíso en el infierno, las alas delicadas de una mariposa que se acercaban, el olor a la muerte en su dimensión bruta. Era la vida que palpitaba”. Notas de la filmación.

Para nosotros, en México, estos sonidos ya son familiares.

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la-gualdra-528

Fotograma de Mariupolis 2, de Mantas Kvedaravičius, en el Festival de Cannes.
- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias