13.1 C
Zacatecas
lunes, 27 junio, 2022
spot_img

■ Exacerbación e inverosimilitud: 

‘Frère et soeur’, de Arnaud Desplechin

Más Leídas

- Publicidad -

Por: SERGI RAMOS •

La Gualdra 528 / Cine / Festival de Cannes 2022

- Publicidad -

Arnaud Desplechin, uno de los habituales del Festival de Cannes y considerado como uno de los principales estandartes del cine de autor à la française, heredero de la tradición de la Nouvelle vague, vuelve a Cannes tres la estimable Les fantômes d’Ismael y la decepcionante Roubaix, une lumière (2019).

Pasiones encontradas

Frère et soeur, como su título lo indica (Hermano y hermana), relata la historia de Alice y Louis, dos hermanos profundamente enfrentados, hasta un rechazo que se ha convertido en literalmente enfermizo. Le película se abre con la virulenta puesta en escena de este conflicto, durante la velada funeral del hijo de Louis, muerto a los seis años de edad. Cuando Alice se presenta, después de diez años sin dirigirle la palabra, Louis la echa sin miramientos, dejando libre curso a su ira. Cinco años después, será un grave accidente sufrido por los padres de ambos, el que plantee otra situación trágica que los pueda reunir.

Este inicio, marcado por el recurso a la exacerbación de las pasiones, al pathos, contrasta con el origen del odio que sienten los dos hermanos. Paulatinamente, el filme deja entrever que Louis, durante su infancia, estuvo sometido al éxito y mal carácter de su hermana. Cuando por fin logró triunfar como escritor, ella no se lo perdonó y empezó a odiarlo, mientras que él basaba su creación literaria en su resentimiento personal, en una autobiografía apenas velada.

Inverosimilitud

La trama, sin embargo, se ve afectada por una forma de inverosimilitud que perjudicaba ya al equilibrio de Roubaix, une lumière. En aquel caso, con el difícil encaje en la trama de unos personajes que uno no se terminaba nunca de creer. En Frère et soeur, la inverosimilitud toma otros caminos. El dramatismo inicial así como el pretendido odio visceral entre los dos hermanos está permanentemente desvirtuado por opciones de guion o de puesta en escena que no funcionan como rupturas de tono (pongamos, la secuencia del vuelo nocturno, o el encuentro en el supermercado). Además, la resolución de algunos acontecimientos (el accidente inicial o el viaje final de Alice) le dejaron perplejo a uno. 

Uno se pregunta incluso si la inverisimilitud no funciona aquí, deliberadamente, como una forma de distanciamiento reflexivo brechtiano, para que el espectador cuestione permanentemente la validez de lo que le están contando, para que no se tome demasiado a pecho la relación infernal sobre la que por otro lado está echando gasolina permanentemente, o incluso para que el espectador relativice los siempre tortuosos traumas emocionales de las familias burguesas francesas. Desgraciadamente, estas dos opciones nos parecen poco probables. 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la-gualdra-528

 

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias