26.9 C
Zacatecas
viernes, 27 mayo, 2022
spot_img

El Derecho Humano al Agua

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ÁLVARO GARCÍA HERNÁNDEZ •

En la jerarquía que existe en torno a los Derechos Humanos Fundamentales, el tema del agua ocupa una posición primordial, ya que sin agua salubre se violentan otros derechos humanos como la salud, el desarrollo, la alimentación, el ambiente sano, entre otros de importancia estructural. La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos señala en su Artículo 4° párrafo sexto que toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible, además, el citado ordenamiento dispone que la ley definirá las bases, apoyos y modalidades para el acceso y uso equitativo y sustentable de los recursos hídricos, estableciendo la participación de la Federación, las entidades federativas y los municipios, así como la participación de la ciudadanía para la consecución de dichos fines. Aunque el texto constitucional descrito es muy concreto, la disposición del vital líquido se vincula a procesos naturales, a su propio ciclo y a que en México, históricamente el agua se derrocha en la producción de alimentos (80%), en la industria (10) y en un muy bajo porcentaje en nuestros hogares (10%), lo cual se complica mucho si tomamos en cuenta la ausencia de estrategias para optimizar la poca agua que se tiene, ya que además, nuestro país está considerado como un territorio semiárido, aunque reconocemos que cada temporada de lluvias, en el sur del país se enfrentan inundaciones mientras que del dentro al norte, la carencia del agua vulnera a millones de personas. Los años pasan y es urgente el diseño de estrategias que garanticen este derecho colectivo al agua. Según información vertida por Georgina Saldierna y Enrique Méndez (La Jornada 24 de febrero de 2022) Monterrey y la Paz podrían ser las primeras ciudades en quedarse sin agua en nuestro país, debido al agotamiento de los mantos acuíferos. En la Cámara de Diputados se discute ya una nueva Ley de Aguas, la anterior data del 2005 y ya no responde a la realidad hídrica de nuestro territorio, en lo que esto pasa, se presentó un Diagnóstico del Problema del Agua en México en donde el Diputado Gregorio Muñoz Álvarez expuso que el 76% de cada litro consumido en el país, se destina al sector agropecuario, el 14% al uso humano en ciudades y comunidades, y el restante 10% a la industria, datos que coinciden con lo que nosotros manifestamos. De acuerdo con el Diputado de MORENA, si en el sector agropecuario está el problema, propone se convoque a que se pague un peso por hectárea o tonelada cultivada para constituir un gran fondo de infraestructura, idea que seguramente no va a ser aceptada por este amplio sector productivo. Según el legislador, el 10% de la población nacional (12.6 millones de mexicanos) no cuenta con una red de agua potable ni líquido suficiente para el consumo básico. Sin duda el problema es muy complejo y requiere de una gran estrategia nacional. Así las cosas, el pasado 22 del mes y año que cursan, se celebró el Día Mundial del Agua y, de conformidad con la ONU, debemos focalizar el problema de las aguas subterráneas o aguas invisibles cuyos efectos se aprecian en todas partes; la ONU señala que se trata de aguas que se encuentran bajo tierra, en los acuíferos (formaciones de rocas, arenas y gravas que contienen cantidades importantes de agua), tras alimentar manantiales, ríos, lagos y humedales, las aguas subterráneas finalmente se filtran a los océanos. La principal fuente de recarga de este tipo de aguas es la lluvia y la nieve que se infiltran en el suelo y pueden extraerse a la superficie por medio de bombas y pozos. De este tipo de aguas dependen las zonas áridas del planeta ya que suministra una gran proporción del agua que utilizamos para fines de consumo, saneamiento, producción de alimentos y procesos industriales, además propician que lo ecosistemas tengan un buen funcionamiento por lo que se motiva a nivel mundial que se trabaje conjuntamente para evitar su sobreexplotación y contaminación, lo cual generaría su agotamiento, el encarecimiento del tratamiento y regeneración y, hasta la paralización de su uso. Por su parte la UNICEF señala que 2.200 millones de personas en todo el mundo no cuentan con servicios de agua potable gestionados de manera segura, y que 4.200 millones de personas no tienen servicios de saneamiento, además, 3.000 millones carecen de instalaciones básicas. En esta tesitura, podemos concluir que el Derecho Humano al Agua constituye un gran reto para la humanidad, en cada espacio, en cada territorio donde ante la carencia de agua, propicia la violación de otras prerrogativas fundamentales.

- Publicidad -

[email protected]

- Publicidad -
Artículo anteriorLamento Texcocano
Artículo siguienteLlamado a la unidad nacional
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias