9.8 C
Zacatecas
sábado, 24 febrero, 2024
spot_img

José Agustín en el cine

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ADOLFO NÚÑEZ J. •

La Gualdra 605 / José Agustín / In Memoriam

- Publicidad -

 

Cuando se recuerda a José Agustín y su obra, lo que más salta a la memoria es la Onda, el rock y un estilo de escritura completamente rebelde, irreverente y sin ningún tipo de pretensión. Además de la literatura, el cine también fue fundamental dentro de su carrera; en algunos casos, de forma directa, en otros, a manera de inspiración. 

Además de ser uno de los escritores más importantes de la literatura mexicana, José Agustín también fungió bajo los roles de guionista, actor y hasta director; esta última, una disciplina que estudió en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC). 

El primer largometraje que escribió fue Alguien nos quiere matar (1970) de Carlos Velo, cineasta español exiliado en México a causa de la Guerra Civil Española. Esta cinta fue protagonizada por Angélica María, con quien José Agustín volvería a trabajar en Ya se quién eres (te he estado observando) (1971), su primera incursión como director. 

La que posiblemente sea su colaboración más conocida es El Apando (1976), película dirigida por el legendario Felipe Cazals. El guion fue escrito entre José Agustín y José Revueltas, quien adaptó su propia novela, de título homónimo a la cinta. Asimismo, José Agustín también fue un frecuente colaborador del cineasta Alberto Cortés, en películas como Amor a la vuelta de la esquina (1986) y Ciudad de ciegos (1990).

De forma más contemporánea, cuando el escritor ya se había retirado del ojo público, se adaptaron dos de sus novelas; en ambos proyectos Agustín no tuvo ninguna participación. El primero fue Abolición de la propiedad (2011), de Jesús Magaña Vázquez; el segundo, Me estás matando Susana (2016), de Roberto Sneider, adaptación de la novela Ciudades Desiertas (1982).

Con José Agustín el séptimo arte no se remite únicamente a las imágenes en movimiento. Así como con la música rock, el cine también se filtra dentro de algunas de sus obras. El ejemplo más claro es Amor del bueno (1987), un original experimento que combina literatura, teatro y guion de cine desde diferentes puntos de vista.

Se puede afirmar que en sí toda la obra de José Agustín es cinematográfica, en su habilidad de volver de lo cotidiano algo extraordinario. Como con muchos directores veteranos, cuando se lee cualquiera de sus cuentos, ensayos y novelas, el lector a menudo llega a pensar en cómo fue que el escritor logró plasmar esas imágenes tan increíbles, y de una manera tan sencilla y clara. Ya sea en el cine o la literatura, si algo demostró José Agustín a lo largo de su carrera fue que, cuando no existen imposiciones, cualquier persona lo puede hacer.

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_605

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img