18.6 C
Zacatecas
viernes, 27 mayo, 2022
spot_img

Elección extraordinaria a hurtadillas

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ISRAEL GUERRERO DE LA ROSA • admin-zenda •

Palíndromo

- Publicidad -

La elección extraordinaria para la presidencia municipal de la capital debería de ser un mensaje claro y certero de que el diseño electoral funciona, de que la aspiración a contiendas justas y equitativas es realizable, de que podemos construir una mejor democracia.

Desde el punto de vista jurídico significaría que los canales y controles para las elecciones son garantes de la legalidad y que el Estado vela por la protección de la voluntad popular, pero también desde un plano político significaría la reivindicación del voto ciudadano.

En ese tenor se esperaría que los partidos políticos apostaran por un mensaje honesto, propositivo y apegado a la compleja realidad del municipio que les permitiera revertir el marcado rechazo ciudadano.

Sin embargo, pareciera que las campañas políticas se realizan de manera subterránea, a hurtadillas y con vergüenza a la ciudadanía.

Pero no sólo los partidos políticos dan esa percepción. Las autoridades electorales contrario a la obligación de promover una mayor conciencia y participación ciudadana respecto a la nueva elección se muestran disminuidas en su papel y temerosas a la exposición pública. Prefieren retraerse como si huyeran de una de sus responsabilidades.

Así, a poco más de una semana de iniciadas la nueva contienda por la presidencia capitalina, éstas han pasado desapercibidas. La falta de interés se ha dejado sentir. Por un lado, los candidatos muestran un desgano como si fuera una obligación impuesta; por el otro, la ciudadanía absorta en su cotidianeidad y con poca confianza ante el proceso no presta atención a la contienda.

Si desde un inicio se observaba poco atractivo para los institutos políticos gobernar por un periodo sumamente corto un municipio con problemas económicos y financieros muy complejos, en el proceso de conformación de las alianzas se vislumbró un dejo de lo que podría ser una batalla por la dignidad, tanto del PRI y sus aliados por recuperar la confianza ciudadana, como de los partidos de oposición los cuales buscarían confirmar el rechazo ciudadano al partido tricolor. Sin embargo la imagen de una contienda áspera y competitiva se diluyó.

Vamos, ni la visita del dirigente nacional del PRI logró generar un eco en una ciudadanía distraída por situaciones que van más allá del territorio zacatecano.

Los aspirantes en general han privilegiado las lonas, los espectaculares  y los spots como estrategia de comunicación, estableciendo un monólogo frente a una sociedad que quiere ser escuchada. El argumento que señalan es el limitado periodo para la contienda, no obstante la voz ciudadana es que evitan colocarse de cara a los electores.

Sin en más de una ocasión se ha hablado de que las elecciones son una contienda entre estructuras, la de la capital podría ser aún más evidente.

Y si no fuera suficiente, en este rejuego de la elección extraordinaria, la conformación del Consejo Municipal interino ha reafirmado el porqué de la apatía ciudadana. La repartición de cuotas y espacios en el órgano colegiado como premios de consolación partidarios definidos por la Legislatura hablan de una clase política autista que nuevamente le dio la espalda a la ciudadanía.

Pero además el trabajo del Consejo Municipal, magro y “gris” no resulta un incentivo para que los electores salgan a votar en busca de los mejores perfiles.

Y es que además los partidos políticos cargan con el disgusto social sobre los costos de un nuevo proceso de elección. Hay un claro rechazo ciudadano por validar un gasto que se presenta excesivo particularmente frente al deterioro económico, lo que desaliente el interés en participar.

Equivocadamente el mensaje de los distintos actores en la contienda es que la elección extraordinaria es un acto de deshonra para todo el sistema electoral y ésta desorientación sólo contribuye a socavar la confianza y alienta la incertidumbre ciudadana.

Bajo este contexto la elección extraordinaria ha deja ver limitantes y lagunas del sistema electoral que deben ser analizadas y revisadas a la luz de dotarle de la legitimidad y confianza necesaria a los procesos de nulidad y reposición de las elecciones, de no hacerlo y dejar pasar por alto la críticas ciudadanas sería como fomentar la preferencia a la impunidad.

Es claro que en la resolución de los conflictos siempre habrá una parte inconforme, sin embargo la tarea radica en transparentar, comunicar, socializar y justificar plenamente las decisiones y resolutivos de los órganos administrativos electorales y jurisdiccionales, de tal forma que se reduzca el margen de parcialidad.

Con la expectación de un repunte en las campañas electorales de la capital nos leemos en la próxima entrega de Palíndromo, de izquierda a derecha y viceversa. ■

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias