No se puede borrar de un plumazo la historiografía de la Conquista: Enciso

No se puede borrar de un plumazo la historiografía de la Conquista: Enciso
Si pudiéramos acceder a una hipotética máquina del tiempo y pudiéramos preguntarle a Cortés y sus capitanes, ´¿usted qué está haciendo en Veracruz, a dónde va ahora que está pasando por Tlaxcala?’ No respondería que iba de vacaciones, su propósito era la conquista, señaló el historiador ■ FOTO: LA JORNADA ZACATECAS

■ Una nueva narrativa busca cambiar el discurso clásico por una visión decolonizadora

■ Fue un proceso posterior de esclavitud, de explotación, de sometimiento, de intolerancia

■ Ha habido una “regresión lamentable” hacia principios conservadores, afirma historiador

 

Los 500 años de la Conquista, o caída de Tenochtitlan como le han llamado hoy, ha abierto el debate entre los estudiosos de la historia y ha dado cuenta también de una nueva narrativa histórica que busca cambiar el discurso clásico por una visión decolonizadora, sin embargo, a consideración del historiador zacatecano, José Enciso Contreras, se debe ser muy cuidadoso con las nuevas “apreciaciones negacionistas” porque no se puede “borrar de un plumazo” la historiografía universal, se puede caer en “dislates anacrónicos” y en una ideología “neo nacionalista”.

Para Enciso Contreras, las nuevas revisiones deben ser cuidadosas, sobre todo teniendo en cuenta que la Conquista de México no es algo novedoso sino que es un “clásico de la historiografía universal”, lo que implica que hay todo un aparato historiográfico y han corrido mares de tinta al respecto, y sobre todo que se ha afinado en los últimos 30 años la revisión y le reorientación de los puntos de vista tradicionales, sobre todo gracias a estudios de origen regional que han dado cuenta de una investigación más diversa, más reflexiva y sobre fuentes directas con su respectiva crítica.

“Hay que ser muy cuidadosos, insisto, porque esta nueva idea respecto de que no se trata de una Conquista puede resultar realmente engañoso. Había un mago, David Copperfield, que sorprendía a todo el mundo despareciendo camiones y elefantes, entonces estas nuevas apreciaciones negacionistas de la Conquista me parecen algo parecido a lo que hacía Copperfield, es decir, cómo desparecer de un plumazo, mediante una opinión, ese trabajo realizado por la nueva historiografía sobre el proceso de conquistas y la vida colonial así de fácil.

Si pudiéramos acceder a una hipotética máquina del tiempo y pudiéramos preguntarle a Cortés y sus capitanes, ´¿usted qué está haciendo en Veracruz, a dónde va ahora que está pasando por Tlaxcala?’ No respondería que iba de vacaciones, su propósito era la conquista. Es decir, en esa época el verbo conquistar y sus diversas derivaciones implicaban en el lenguaje castellano algo muy concreto”.
“El primer diccionario que tuvimos en castellano que es El tesoro de la lengua castellana, de Sebastián de Covarrubias, habla de conquista como un hecho de apropiarse, de empoderarse de una plaza, es decir, de una ciudad o de un pueblo. Esto es en siglo XVI (16); ya en el siglo XVIII (18), El diccionario de autoridades, que es el primer diccionario de la Real Academia, ya no habla de apropiarse o apoderarse de una plaza, sino de territorios, de reinos. Qué pasa entonces, la mentalidad con la que venían estas huestes era una mentalidad de conquista, eso es innegable. Digamos lo que digamos hoy, es un anacronismo terrible”.

Al respecto, el investigador precisó que ya desde la década de los años 80 y 90 se ha averiguado, de manera indubitable, que ese proceso de Conquista no fue hecho como lo relataba Bernal Díaz del Castillo con 400 españoles, sino que la fuerza masiva con que operó ese proceso de conquista, de “apropiación de territorios y de reinos” fue la fuerza indígena, pero el grupo hegemónico que logró controlar fueron los españoles, porque posterior a eso vinieron más conquistas, violencia, guerra, política, religión, economía, es decir, un proceso que “no puede desaparecerse de un plumazo, como el elefante de Copperfield”.

“El hecho de que hoy hablemos y pensemos en español debe decirnos algo, nos guste o no nos guste ese proceso. Que fue un proceso posterior de esclavitud, de explotación, de sometimiento, de intolerancia, esas son las características de una conquista; que dejaron cierta autonomía a los pueblos indígenas, que le reconocieron sus derechos ancestrales, ciertas prácticas en tanto no atentaran contra la Corona española, la religión y las buenas costumbres, también es cierto, tal y como lo hacía el Imperio en Roma que conquistaba, explotaba, imponía el latín como lengua, quien quiera negar ese proceso se va a meter en problemas, por eso yo soy un poco descreído de ese asunto. Es decir, bienvenida la crítica, la historiografía, pero hay dislates muy comprometedores”.

Para José Enciso Contreras es posible escribir una historia militante sin caer en anacronismo, pues señaló que le ha tocado participar en debates en torno a la historiografía en el sentido de que el historiador debería ser aséptico y neutral al momento de pedirle cuentas al pasado, algo que dijo estar convencido que es imposible, pues todos, a final de cuentas, son el resultado de su tiempo, de su posición social, de la posición frente al estado, ante la moral imperante. Es decir, subrayó, “somos historiadores sujetos de la misma historia y todos hacemos historia para algo o para alguien”.

Finalmente y con respecto al cambio de la narrativa histórica gubernamental de la Cuarta Transformación en éste y otros temas, el investigador zacatecano consideró que se trata de un “discurso neo nacionalista” que se justifica mucho, dijo, porque ha habido una “regresión lamentable” hacia principios conservadores.

“Yo creo que el hispanismo exacerbado que suele imperar en la plataforma política de la derecha mexicana debe tener una respuesta. Yo explico así la posición de la 4T respecto a la Conquista, pero insisto, habrá que ser muy cuidadosos de que la ideología, en el peor sentido de la palabra, conservadora que actualmente domina en la sociedad mexicana, dentro y fuera de la 4T, no sea sustituida por otra ideología, en el peor sentido de la palabra, construida un poco al vapor. Creo que debemos conservar el sentido crítico de las cosas por el bien de todos, en beneficio de la sociedad mexicana”.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ