“Baby one more time”: pensar la justicia con perspectiva de género e inclusión

“Baby one more time”: pensar la justicia con perspectiva de género e inclusión
El caso de Britney Spears puede dar luz en la necesidad de pensar los procesos de justicia con perspectiva de género e inclusión ■ foto: la jornada zacatecas

La imagen de Britney Spears rapándose el cabello marcó a una generación sobre ideas del impacto de la fama en las personas, y en particular en las mujeres jóvenes. En su libro “Descarriladas” Sady Doyle explica que existe una tendencia a crear narrativas de mujeres en la vida pública que “se descarrilan”, que cometen errores o “pierden el control de sus vidas”. Para Doyle, este fenómeno netamente femenino, es un ejemplo de cómo los medios crean narrativas de mujeres fuera de control para regular el comportamiento femenino. La historia de Spears en ese sentido no era como la industria de la música puede destrozar mentalmente a una joven o incluso de si debe de haber límites a la cobertura mediática. La historia recae sobre ella como persona. Es ella quien perdió el control, y tuvo que ser salvada por el Estado a través de una figura que despierta muchas controversias: la de la tutela.

La tutela se aplica de diferentes maneras en México que, en Estados Unidos, aunque ha sido igualmente criticada en ambos países. Creado originalmente para resguardar a las personas que “no pueden decidir sobre sí mismas”, ha sido analizada en múltiples ocasiones por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, esto sobre todo por el impacto que ha tenido en personas con discapacidad. En el caso de Britney Spears, la tutela le impide tomar decisiones jurídicas, económicas y sociales, incluyendo el poder tener más hijos o hijas, y a que personas visitar o no. En México como se configura la tutela varía dependiendo de la entidad en que se viva. De acuerdo a la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, los códigos civiles de las entidades federativas establecen que las personas con discapacidad intelectual o mental son incapaces, pero algunos códigos establecen que las personas con discapacidad auditiva y los ebrios de igual manera lo son. Estas definiciones amplias, así como una compresión limitada del fenómeno de la discapacidad han sido caldo de cultivo para situaciones de profunda discriminación.

Esto ha llevado a que diversos grupos pidan se reforme esta figura para crear formas diversas de representación, a fin de que a la personas con discapacidad se les respete su voluntad. Sería migrar a sistemas de apoyo donde a través de tratamientos, mejoras educativas y tecnologías se trabaje por que, acompañado de otras figuras jurídicas como los mandatos o gestión de negocios se acompañe a las personas con discapacidad en el ejercicio de su voluntad y derechos. Este modelo fue el usado por ejemplo por personajes como Stephen Hawking al final de su vida.

El Caso de Britney Spears sirve para empezar a traer debates sobre cómo el sistema de justicia puede empezar a crear justicia incluyente y con perspectiva de género. De acuerdo a la jurista costarricense Alda Facio, los sistemas legales pueden reflejar profundos estereotipos de género, y de otros tipos, que, en lugar de garantizar una justicia igualitaria, perpetúan esquemas de discriminación. Finalmente, la discusión de estos casos, que algunos podrían considerar banales, es un ejemplo de estos estereotipos de género. En la lucha feminista hay un grito que dice “lo personal es político”. Este llamado es para decir que la política finalmente siempre debe tener un impacto en la vida de las personas. Es por esto que el caso de Britney Spears puede dar luz en la necesidad de pensar los procesos de justicia con perspectiva de género e inclusión.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ