¿Qué es el ideario de Madero en las próximas elecciones? (primera parte)

¿Qué es el ideario de Madero en las próximas elecciones? (primera parte)

En el contexto de las elecciones que cerraron la primera década del siglo XX, Francisco I. Madero publicó La sucesión presidencial en 1910, un libro que para su tiempo hizo furor, como lo demostró el haber agotado la primera edición en unos cuantos meses, apoyado por la prensa independiente y por el favor que le hizo el presidente dictador Porfirio Díaz al formular el comentario sobre la obra: “Madero ha soltado el tigre”.

El libro se propuso llegar al público al que se dirigía: los ciudadanos con vocación política, deseosos de un cambio. En seguida se convirtió en una de esas obras que dividen la realidad en un antes y un después. Dejó una huella indeleble e influyó en la cultura política de los ciudadanos y del gobierno (tanto el dictatorial como el revolucionario que venía), al conceptualizar la idea de democracia y la necesidad de organizarse en partidos para alcanzarla. Charles C. Cumberland opinó: “Sólo en raras ocasiones una obra literaria, producto del pensamiento de un hombre, puede cambiar el curso de una nación”.

El libro resultó de gran interés porque Madero, al analizar el Estado (la cosa pública, como le decían en su época) desde una perspectiva seria, denunció un régimen que había agotado sus posibilidades políticas, había llegado al círculo vicioso que impedía el relevo del grupo gobernante que, anquilosado en sus privilegios y convencido con prepotencia en su trabajo, carecía de la capacidad para quitarse el lente del pasado que distorsionaba su presente.

Resulta imposible no establecer un parangón entre lo que sucedía hace 110 años y el tiempo electoral que da lugar a tantos conflictos, asesinatos de políticos y distorsiones de todo tipo, ignorando los avances que se alcanzaron con tanta dificultad, en un camino de sobra conocido de una transición democrática que lleva un siglo sin llegar al objetivo buscado. Después de la Revolución fue construyéndose la hegemonía de un partido, que en sus mejores momentos mantuvo al país en paz y logró un crecimiento económico sostenido. Su organización política dio lugar a la negociación entre grupos para eliminar sus diferencias. Todo ello fue posible en la medida en que los aparatos de los trabajadores sindicalizados y del campo apoyaron ese sistema, lo mismo que las clases medias y los poseedores de los grandes capitales. Mantuvo la hegemonía por haber conseguido el consenso de la sociedad.

Sin embargo la política no lo es todo, y lo social, debido a la desigualdad económica, se convirtió en el punto débil que aderezó una corrupción que al paso de los años se acrecentó.

Ahora, con lo que se anuncia como las elecciones más grandes de nuestra historia –debido a los cargos que estarán en disputa, sumando más que en ninguna otra–, habría que recordar lo esencial de la democracia que guio a Madero en su denuncia contra el régimen de una autocracia inamovible que había durado 30 años, pugnando por los puntos siguientes:

1. Contra la reelección, porque la permanencia de Porfirio Díaz en el poder había convertido un régimen liberal en dictatorial y, por lo tanto, debía ser abolido.

2. Fue fuerte su crítica al militarismo porque Madero, como ávido lector, hizo en su libro un recuento de la historia nacional para alegar que la base de todos los males que padecía el país al término del siglo XIX encontraba su explicación en el militarismo, surgido desde la conquista española, y su secuela de dominación del suelo mexicano por tres centurias. Él pensó, como en efecto sucedió, que con la presidencia de Benito Juárez se dio un fuerte golpe al militarismo y se aseguró así la existencia de un sistema federal representativo.

3. También se pronunció contra las ambiciones de los caudillos, que representaban el mayor problema, con un poderoso ejército con gran gravamen para la nación.

4. Arremetía igualmente contra el Congreso, retomando una idea del Plan de la Noria, donde “…una mayoría regimentada por medios reprobados y vergonzosos, ha hecho ineficaces los nobles esfuerzos de los diputados independientes y convertido a la Representación Nacional en una cámara cortesana, obsequiosa y resuelta a seguir siempre los impulsos del Ejecutivo”.

5. Criticaba asimismo la debilidad de la Suprema Corte de Justicia; influida por el gobernante y las autoridades ilegítimas que saqueaban las rentas federales, descuidaba su función de garantizar los derechos humanos y los principios democráticos.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ