Los Mercedarios y su escuelita de primeras letras en Zacatecas

Los Mercedarios y su escuelita de primeras letras en Zacatecas
En los parajes vecinos a la loma, al pie del Cerro de Bufa, en la parte Norte poniente, donde originalmente los Mercedarios edificaron la fábrica material de su templo y convento, habitaba sólo la octava parte de la población de la ciudad ■ foto: la jornada zacatecas

Por el tiempo en que ocurre la reapertura del Colegio seminario San Luis Gonzaga y el establecimiento de dos escuelas publicas a cargo del Ayuntamiento (1786), hay noticias de la existencia de otros establecimientos de instrucción de primera instrucción en la ciudad de Zacatecas. Ordenes mendicantes como la de los Mercedarios tuvieron escuela de primeras letras. Esto lo sabemos según se desprende de un escrito del comendador de esa orden1, mediante el que solicita que el Convento de San Juan de Dios, que había pertenecido a los Juaninos y que dejaron para irse a ocupar el que a su vez desocuparon los Dominicos, que se cambiaron al que había pertenecido a los Jesuitas después de su expulsión en 1767, impartían instrucción elemental a niños de escasos recursos. El jefe de los mercedarios argumentaba en su petición la necesidad de mudarse con su convento bajo el pretexto de que estaba muy alejado del centro de la ciudad. En dicho convento estuvo funcionando una escuela de primeras letras para niños pobres. Establecimiento que bien puede considerarse como un antecedente de las dos escuelas municipales. El comendador en cuestión, Fray José Martínez Sotomayor, en lenguaje por momentos críptico y barroco entre otras cosas, respondió a los Mercedarios que: “[…] a más de este beneficio tan importante tampoco ha gozado común libremente, el que pudiera en las hijas y criados por que habiéndome destinado, con el posible esmero, como es constante en la enseñanza y educación de los niños, solicitando a los maestros más aptos y proporcionados; temerosos, según parece, los padres de familia, de la distancia, inclemencias del tiempo, rigor del sol, lluvias, peligros de perros y otras incomodidades, aunque concurren muchos de los pobrecitos, no se acerca ni aún la sexta parte de aquellos que pudieran lograr, con la instrucción, ser en lo futuro nobles y honrados ciudadanos”2.

En los parajes vecinos a la loma, al pie del Cerro de Bufa, en la parte Norte poniente donde originalmente los Mercedarios edificaron la fábrica material de su templo y convento habitaba solo la octava parte de la población de la ciudad. Su lejanía impedía que fueran pocos los creyentes que contribuían con sus limosnas al sostenimiento de la orden militante. Los frailes de la Orden de La Merced tenían como un rasgo que los distinguía del resto de las órdenes mendicantes su vocación guerrera, es decir tenían una vocación militar.

Por la razón dada por el comendador, solicitaba la permuta del convento de los Mercedarios su inmueble que se acababa de desocupar y que pertenecía a los Juaninos y que el hospicio que se pensaba instalar en el mismo se edificara en el terreno de los Mercedarios, pues la mejor ubicación de aquel les permitiría proporcionar el pasto espiritual a un mayor número de feligreses y de paso salvar las penurias de la orden. Junto con el cambio de lugar se trasladarían con todo y la escuela para seguir proporcionado la enseñanza y educación a los niños de condición humilde que venían atendiendo.

Referencias:
1 AHEZ. Fondo Ayuntamiento de Zacatecas, Serie Conventos e Iglesias, Caja 1, Carpeta 41, 2 fjs. 25 de agosto de 1785.
2 Loc. cit.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ