Nueva República Educación, no imposición

Nueva República Educación, no imposición

Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol.
Martin Luther King.

Lo que nadie en el mundo puede negar es que esto ha sido difícil parta todos, se han abierto nuevas esferas de empatía incluso con generaciones previas, nos pusimos a pensar en la generación a la que le tocaron dos guerras mundiales, otras epidemias incluso de mayor mortalidad, el uso de armas de destrucción masiva contra población civil y un largo etcétera. Vaya, después del pánico, el mundo ha entrado en un proceso de reflexión que también nos toma por sorpresa. Como generación, o más bien, como habitantes vivos, tenemos bastantes más tablas que ayer, tanto filosóficas como de gestión de emociones, a nadie le han pasado de lejos los eventos de este 2020 donde guardamos el impulso de seguir escribiendo “2019”, porque al parecer, este año se trató de sobrevivir sin dejar de sacar las responsabilidades.

Hoy, en Zacatecas, tenemos al Coronavirus en franco ascenso, el círculo se ha ido cerrando sobre amigos y familiares que, aunque tomaron todas las medidas precautorias que les ha sido posible, a un año del inicio de este terrible mal, son muy pocos los que habrían podido abstraerse de la vida diaria y sus obligaciones. No obstante, cuando vemos la llegada de más y más vacunas cuyas fases de prueba concluirán a finales de año, no podemos más que sentirnos satisfechos y afortunados como sociedad, pues la capacidad hospitalaria de nuestro país no se vio rebasada, el sistema de salud no colapsó y, entre inconvenientes, hemos podido sortear las desgracias como país. Anunciar “La vacuna está cerca”, podría no ser el mejor movimiento para ninguno de los implicados, pues la guerra que hemos librado se finca en el autocontrol y la paciencia, es eso precisamente lo que hoy debemos reforzar en nuestro estado, dónde las directivas gubernamentales han resultado de plano insuficientes.

Se plantea, tarde y de mala manera, hacer obligatorio el uso de cubrebocas. Salvado el ataque a las libertades individuales que esto conlleva, la medida ofrece poca o nula efectividad, al contrario, amenaza con deteriorar el ya comprometido ánimo social. Desde luego, algo tendría que hacerse en nuestro estado, pues los números son alarmantes, somos el tercer estado de la república en peores condiciones si nos atenemos a las cifras de contagio-número de habitantes, pero la medida del cubrebocas obligatorio no deja de sonar como un parche desesperado en la pierna rota. ¿Entonces qué? Preguntará el más tímido e incluso el más sensato.

Lo mismo, paciencia y cabeza fría. En primer lugar hay que reconocer que todos los sacrificios que hemos hecho, a pesar de las condiciones actuales, no han caído en saco roto, los cuidados que los ciudadanos responsables han tomado, nos han cuidado a todos, pues la disponibilidad de camas, que a ratos descendía peligrosamente, a la fecha se mantiene estable, fueron los cuidados que poco a poco aprendimos, los difíciles aislamientos, el distanciamiento, los que impidieron que el sistema de salud se saturara y la cosa se saliera completamente de control. Gracias a lo mucho o lo poco que hemos hecho, y gracias a las heroicas acciones de los trabajadores de la salud, los hospitales siguen en pie de lucha y trabajando jornadas extenuantes.

La forma que tenemos para retribuir estos esfuerzos es retomando esa disciplina que se pudo ver aún en Zacatecas durante algunos días, éste es, si los resultados de la multitud de pruebas que se están llevando a cabo es favorable, muy probablemente el último tirón. Algunas fuentes están por confirmar efectividad de vacunas del 90 al 96% en el primer trimestre del año que viene, hoy se trata de aguantar el último tramo, no nos desesperemos, no creamos que todo lo que se hizo fue en vano, porque no es así. El presupuesto del 2021 tiene una cosa por encima de todas las demás, y esa cosa es lo que todos aprendimos a valorar en el transcurso de este año: la salud y su condición de derecho humano.

Acciones necesarias como el nuevo etiquetado frontal y la reciente llamada de atención contra las tabacaleras obedecen a un problema profundamente enraizado en nuestro suelo; los pésimos hábitos de consumo del mexicano, que son hoy un tema que preocupa a sociedad y gobierno, nos enteramos con la pandemia que ciertos productos contenían más azúcar en nuestro país que en otros de Latinoamérica, todos estos temas de salud, antes obliterados, se han vuelto (para bien) parte central de la agenda del gobierno federal.

Tengamos cuidado, disciplina y responsabilidad, sepan que ninguno de los actos que hemos realizado por los otros durante estos complicados tiempos ha sido un desperdicio, más temprano que tarde podremos salir de nuevo y abrazarnos, para agradecer a [email protected] y extrañ@s el nunca pasado de moda: “Yo espero en ti para nosotros”.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ