El archipiélago de grupos de la izquierda: ¿trascenderán su particularidad?

El archipiélago de grupos de la izquierda: ¿trascenderán su particularidad?

Las ideas y posturas políticas son muy variadas y expresan una enorme pluralidad de intereses sociales. En el siglo 18 se estableció una forma de clasificar a éstas usando una geometría política que ha tenido variedad de significados. Pero ahora hay una línea para su distinción: la igualdad. Por ejemplo, las derechas liberales se oponen a la actividad redistribuidora del Estado para producir equidad social, pero las derechas cavernarias no quieren nada del complejo ámbito de igualdades: de género (son patriarcales), de movilidad (son xenófobos), étnicas (son racistas), globales (son nacionalistas), y además tienen un comportamiento violento y contra-ilustrado: detestan la actividad intelectual y a la ciencia. Con la derecha liberal hay un mínimo de diálogo, porque son ilustradas y no niegan los derechos civiles de los individuos, con las derechas cavernarias no se puede dialogar: son una cabeza furiosa llena de propaganda alimentada por youtubers adoctrinantes.

Frente a esta gama de derechas, está un abanico de grupos políticos y sociales que se mueven en diferentes partidos políticos. Pero no ha habido en los dos últimos años la construcción de un programa que los pueda unificar; por el contrario, asumieron el signo de la tribu: se plegaron a personalidades y grupos de pertenencia domésticos. No se construyó una identidad política en base a ideas y programas, sino se cultivó un archipiélago de pertenencias que no desean otra cosa que estar en el reparto del pastel público del próximo año. Por ser el partido mayoritario y líder de la 4t, se esperaba que la dirigencia estatal de Morena articulara los esfuerzos de la construcción de una identidad programática para Zacatecas, pero su acción no llegó a ser algo más que una serie de desangeladas charlas de amigos y ya. Un programa de izquierda para Zacatecas implicaba una serie de posicionamientos argumentados sobre el empleo precario, las mineras, los jóvenes y las violencias, desde un horizonte ideológico que les diera unidad. Nada: incapacidad total.

Por otro lado, las agrupaciones caciquiles fueron consolidando su poder usando los programas de gobierno federal al más puro estilo del viejo régimen. Esos grupos no tienen identidad con la izquierda, lo tienen con su tribu. Y comparten rasgos claramente definidos con las derechas cavernarias.

Así las cosas, el archipiélago de grupos con discursos alrededor de la igualdad tanto económica como de derechos civiles, están ante el reto de construir un bloque electoral que pueda competir por la gubernatura. Pero la condición es que se ponga el programa antes que las candidaturas. Y este pequeño paso es grande: hasta ahora se habla de quién debe encabezar y no de qué hay que hacer para que Zacatecas progrese hacia la equidad. Hasta ahora lo que llamamos izquierda es un archipiélago peleando no por un programa de gobierno, sino por la candidatura de algún patriarca de grupo en particular. Y la paradoja es que esta última práctica lleva al escenario de ‘todos pierden’ y gana alguna expresión de la derecha. Es decir, ‘querer ganar yo a toda costa’ me lleva con toda seguridad, a perder. El camino para ganar en las fórmulas generales, es aceptar que puedo perder la fórmula particular. Si no se logra hacer prosperar esta visión, ganará algún tipo de derecha.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ