Objetivos de Desarrollo Sostenible Informe preliminar al 2020 (segunda parte)

Objetivos de Desarrollo Sostenible Informe preliminar al 2020 (segunda parte)

La semana pasada iniciamos con el análisis de los avances de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU tomando como referente el reporte que la ONU hace al 2020. La entrega anterior incluyó los parámetros relacionados con el fin de la pobreza y el hambre cero. Toca ahora profundizar un poco sobre el objetivo 3. Salud y bienestar: Primeramente tenemos que este importante índice constituye un derecho humano fundamental en nuestro país, plasmado en el Artículo 4º párrafo cuarto al cual se adhieren grandes retos que se tienen que sortear con la finalidad de garantizar esta prerrogativa a la población, sobre todo a nuestros hermanos indígenas. El año 2020 tiene mucho que ver con la imposibilidad de materializar el tema de la salud ya que según la ONU, hasta finales de 2019, existían relativos avances en la intención de alcanzar las metas que se habían trazado algunos países para consolidar paulatinamente este objetivo, sin embargo, la pandemia de la COVID-19 y el vertiginoso aumento de los casos de contagio están causando una importante cantidad de pérdida humanas, a la par de sobrecargar los sistemas de salud y, lamentablemente, muchos de los servicios esenciales de salud y las intervenciones para salvar vidas se están interrumpiendo. La ONU señala que muchos individuos no pueden o tienen miedo a asistir a los centros de atención sanitaria para solicitar servicios como exámenes médicos, vacunas e incluso atención médica urgente, lo cual podría tener consecuencias potencialmente fatales y amenazan con revertir décadas de mejoras en los resultados de la salud. 4. Educación de calidad. La ONU reconoce que el cierre de escuelas en todo el mundo puede alterar años de progreso en el acceso a la enseñanza, por ejemplo, antes de la crisis del coronavirus los niños y jóvenes que no asistían a la escuela primaria y secundaria había disminuido del 26% en el año 2000 al 19% en 2010 y al 17% en 2018. Sin embargo, en 2018 todavía había 258 millones de niños y jóvenes que no asistían a la escuela, de los cuales tres cuartas partes vivían en el África subsahariana y Asia meridional. Para la ONU, en el nivel de la enseñanza primaria, las niñas se enfrentan a más obstáculos que los niños ya que para ese año, a nivel global, había aproximadamente 5,5 millones más niñas que niños que no obstante a tener la edad suficiente, no asistían a la escuela primaria. De igual forma, el organismo internacional sentencia que a medida que la COVID-19 se propaga por todo el mundo, más de 190 países han implementado cierres de escuelas por lo que aproximadamente 1.570 millones de niños no asistieron a la escuela. Aunque en cuatro de cada cinco países en los que se han cerrado escuelas se ofrecen soluciones de aprendizaje a distancia, en la actualidad al menos 500 millones de niños y jóvenes no cuentan con estas opciones. 5. Igualdad de género. Los resultados en este apartado son desoladores pues se reconoce que a raíz del confinamiento obligado por la COVID-19 muchas mujeres y niñas han tenido que recluirse en sus hogares, a veces con parejas abusivas, lo que las pone en mayor riesgo de violencia doméstica. Se advierte que ya desde antes de la citada pandemia la violencia física y sexual contra las mujeres era muy común. De acuerdo con la ONU y como resultado de algunas encuestas realizadas entre los años 2005 y 2017, en 106 países, el 18% de las mujeres y niñas de 15 a 49 años de edad que tuvieron alguna vez una relación de pareja, fueron víctimas de este tipo de violencia por parte de su compañero íntimo actual o anterior en los 12 meses previos a la encuesta. Varios países reportan un incremento considerable respecto a las mujeres que se atreven a denunciar la violencia doméstica por medio de líneas telefónicas de ayuda, sin embargo, el acceso de mujeres a esta forma de auxilio es limitada pues no todas tienen posibilidad de un teléfono móvil o a Internet, lo cual, obstaculiza mucho la capacidad de pedir apoyo para el 40% de las mujeres que se atreven a hacerlo. Además, la ONU señala que de acuerdo con los datos de 66 países correspondientes al 2016 y 2018, la tasa promedio de mujeres que poseen teléfonos móviles es 6.8 puntos porcentuales inferior a la de los hombres, aunado a que es muy probable que los teléfonos de las mujeres sean supervisados por compañeros abusivos o controladores. Continuará.

*Docente-investigador de la Unidad
Académica de Derecho de la UAZ
[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ