Carnita

Carnita

La Gualdra 445 / Río de palabras

 

Cuántas veces ha querido adelgazar hasta desaparecer. Miles de dietas han dejado huella en su sistema metabólico que ha resistido estoicamente los rebotes. La presión arterial, la elevación en los niveles de colesterol y el azúcar. Lo llama así, “el azúcar”, no diabetes, para dulcificar los impactos que este padecimiento ha dejado en su cuerpo. Bebidas macrobióticas, endulzantes artificiales, batidos y barras energéticas llenaban su alacena mientras en su refrigerador se echaban a perder las frutas y las verduras. Salía a correr por las mañanas o al gimnasio por las tardes; hubo un tiempo en que hacía incluso las dos actividades en un mismo día, pero regresaba agotada, casi muerta, tanto que algunas veces sufrió vahídos y desmayos. En fin, su necesidad por modificar la anatomía heredada por sus rubicundos ancestros se volvía cada vez más imperiosa amenazando con hacer realidad su sueño de desaparecer por completo volviéndose esqueleto en una tumba. Efectivamente, así hubiera sido si sus ojos no se hubieran cruzado con los míos, si nuestros corazones primero y luego, nuestros cuerpos y estómagos no hubieran coincidido. ¿Para qué dejar de comer chaparrita?, ¿para qué quieres estar como calaca? Lo que me importa de ti son tus curvas, no la carne pegada a los huesos. Le digo mientras veo el brillo de sus ojos cuando se lleva a la boca su oloroso taco de carnitas.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ