Vínculo entre policía y perro, indispensable para la enseñanza y la acción en Unidad K-9

Vínculo entre policía y perro, indispensable para la enseñanza y la acción en Unidad K-9
Los elementos de esta unidad son en su mayoría pastores belga ■ fotos: andrés sánchez


■ La PEP tiene un escuadrón de 11 caninos, de los cuales 6 están activos y 5 en instrucción

■ “Son como nosotros, son un elemento más”, aseguran los agentes que integran esta unidad

■ Rocko, un macho de 3 años, recientemente fue atacado con arma blanca por un sujeto

 

Tras la lesión sufrida por un perro policía en días recientes, la Unidad Canina (K-9) de la Policía Estatal de Zacatecas, demostró y explicó cuáles son las labores que llevan a cabo para preparar a sus elementos perrunos, así como los cuidados que tienen con los mismos.

Explicaron que entre sus funciones está coadyuvar con distintas instituciones para la localización de sustancias prohibidas, rescates de personas y ataque e inmovilización, además de labor de proximidad con la sociedad.

Para las principales labores es necesaria una raza canina que tenga mucha energía y sea ágil, es por eso que los elementos son en su mayoría pastores belga, aunque en la corporación también se pueden encontrar rottweilers y huskys, estos últimos más dirigidos a relacionarse con la población, sobre todo los niños.

Al momento, la Policía Estatal cuenta con 11 caninos, 6 que ya se encuentran activos y el resto que aún está en instrucción; entre los primeros se encuentra Rocko, un macho de 3 años, quien fuera víctima del ataque reciente de un sujeto, pero que regresó a sus funciones al recuperarse rápidamente; aparte de él hay otros cinco oficiales perrunos con las mismas capacidades y entrenamiento.

Éste se inicia a partir de los tres meses, aproximadamente, cuando se les incita a morder y, conforme van creciendo, se identifican sus habilidades para asignarle tareas de búsqueda o ataque.

Entrenan dos o tres horas al día, mismo tiempo que salen a trabajar; aunque el máximo de tiempo que pueden desempeñarse es por 5 horas, los oficiales prefieren cuidarlos y no sobre-trabajarlos.

Es aquí donde entra el vínculo entre el binomio persona-perro, que es indispensable para la enseñanza y para la acción, es por eso que se tiene un perro asignado por dos policías, para que sin importar el turno, las parejas estén completas y funcionando. Aún así, los oficiales afirman que un perro nunca termina de aprender.

Es también por esto que se cuidan entre los oficiales humanos y caninos, y la razón por la que sufrieron con el ataque a Rocko, el primero que se ha suscitado de ese tipo, señalaron.

Asimismo, los oficiales son los encargados de cuidar en su día a día a los perros; se tiene una dieta controlada de croquetas que no se altera, únicamente para el entrenamiento o como premio, “sus favoritos son las salchichas”; se pasean y juegan con ellos, además de todos los cuidados de un perro normal, se bañan, se les aplican sus vacunas correspondientes y demás.

El entrenamiento rinde fruto, pues comentaron los oficiales encargados que los perros al subir a la patrulla saben que están en horas de trabajo, y se mantiene alerta “lo sabemos porque paran sus orejas”; el modo de avisar hallazgos es diferente en cada can, algunos ladran y otros rascan, pero todos cumplen su labor, “nos han ayudado incluso a encontrar enervantes en el Cereso, aunque estén enterrados o en alcantarillas”.

Sin embargo, estos también tienen que descansar después de un tiempo, por lo que se les jubila a los 7 años, es decir, ya no salen a operaciones, pero siguen siendo parte de las fuerzas policiales y participan en exposiciones y eventos.
“Son como nosotros, son un elemento más”, aseguraron los agentes.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ