Hypno5e: un ritual sobre el escenario

Hypno5e: un ritual sobre el escenario
Foto de @Hypno5e, página oficial de en FB.

La Gualdra 425 / Cinematographic Metal / Música

 

 

 

A principios de este mes de marzo sucedió lo que nunca antes había acontecido en Zacatecas: la banda francesa pionera del Cinematographic Metal ofreció dos conciertos durante dos días consecutivos en un bar underground de la ciudad. Se trataba de Hypno5e, agrupación formada en 2003 en Montpellier, en la región sur del país galo. La banda vino de tour a México para presentar su más reciente álbum “A distant (dark) source” cuya promoción concluyó en nuestro país al participar en el importante Festival Internacional de Metal y Música Alternativa Hell&Heaven el pasado 15 de marzo en la Ciudad de México junto a bandas como Megadeth, Deep Purple, Jinjer, Katatonia, entre otros.

Hay dos recomendaciones importantes que no pueden dejarse pasar antes de continuar: la primera es que mientras lees esto, vayas a YouTube o Spotify a reproducir algo de la música de Hypno5e. La segunda, la próxima vez que regresen a tocar a nuestro país no te los pierdas o lo estarás lamentando; y es que uno no puede perderse a una banda que podría ya considerarse una banda de culto viva y con mucho más que ofrecernos todavía.

 

8 de marzo

Primer momento: después de ver el partido de Santos Laguna salgo de mi casa y camino hacia el Amsterdam, uno de los mejores bares en la historia del underground de Zacatecas -según mi experiencia de dieciséis años como músico en varias bandas-, un lugar típico de la escena alternativa que irónicamente se encuentra en una planta alta a pesar de pertenecer a los subterráneos -el perímetro del escenario se alza por arriba de una tienda de ataúdes, lo que tal vez explicaría la aparente paradoxa, pues siempre hay algo que se encuentra más abajo, más en lo profundo, eso que ignora nuestro estado humano pero que sabe bien nuestra condición animal, pensando un poco al modo de Georges Bataille cuando dice “lo que merece ese nombre de profundidad que quiere decir con precisión lo que me escapa. […] Y nunca lo es del todo reductible a esa realidad inferior que atribuimos a las cosas”.[i] Afuera el cielo está nublado y le ofrece a la ciudad apenas unas gotas como anunciando un chubasco venidero que está simplemente contenido. Es el primer concierto al que asisto como mero espectador después de algunos años; la actividad constante con mi banda no me lo había permitido (conciertos, sesión de estudio, conciertos y más sesiones), pero esta vez me lo he concedido, se siente extraño, pero se disfruta igual. Me incorporo a la García Salinas, me acerco al sitio; afuera veo a Emmanuel, el vocalista de Hypno5e sonriendo frente a su celular, siente mi presencia, gira la cabeza y cruzamos miradas, él sigue en lo suyo y yo también, paso de largo. En el pasillo que da a la entrada del bar saludo a algunos amigos, entre ellos gente de Mandragore y Postnecrum y luego entro al bar. El lugar huele a alcohol, humo de tabaco que se filtra desde afuera, y más cerca del escenario se percibe ese olor característico a plástico industrial que despide el equipo de audio y toda la red de cables del rider. El ambiente se siente caluroso a pesar de que los ventiladores disipan algo de temperatura, el invierno se está despidiendo y todo el mundo está ansioso por ver el desempeño de Hypno5e en el escenario.

Segundo momento: Mandragore, Postnecrum y FallenGravity son las bandas que alternaron el escenario con los franceses. A las 9:30 empezó el concierto y alrededor de las 12 de la noche al fin era el turno de Hypno5e. Todos en la sala están expectantes, se apagan la música de entretiempo y las voces de los asistentes, algunos de nosotros estamos atentos a los preparativos que se hacen en el escenario para la agrupación francesa. El silencio y el ruido se turnan y a veces se percibe cuando alguien pide otra cerveza en la barra, una risa que nace de un recuerdo entre amigos o simplemente el lenguaje técnico que el ingeniero de audio de los franceses comparte con los músicos para dejar todo en condiciones óptimas para el concierto que están a punto de ofrecer.

Tercer momento: Luces fuera. La oscuridad nos abrazó a todos en aquella sala de conciertos subterráneos que está prácticamente llena para entonces. Theo, el baterista, es el primero en subir al escenario, se sienta sobre su banco y dispara las secuencias que dan apertura al show de Hypno5e y al fin… suena el preludio On the dry lake; Gredin, el bajista, se descalza antes de subir al escenario y al igual que en un ritual tribal y como un gesto de respeto desnuda sus pies para pisar el sitio que está a punto de consagrarse, a punto de volverse un templo nocturno que alojará la narrativa musical de Hypno5e, una narrativa que nos cuenta historias de civilizaciones del pasado y seres distantes que han vuelto para hablarnos al oído y que encarnan sus palabras a través de la potente voz de Emmanuel. La apertura va en crescendo y con Emmanuel y Jonathan ahora en el escenario la banda está completa y su ejecución instrumental se eleva hasta el punto de estallar con enérgicos rifs en octava, breakdowns, arpegios inteligentes y progresiones instrumentales sui generis. El cuerpo vibra con las melodías nostálgicas y enérgicas que comienzan a dibujarse sobre la piel de los que estamos frente al escenario. Da gusto ver tocar a una banda tan complementada: Jonathan y Theo dan estructura y equilibrio a las composiciones mientras que Emmanuel y Gredin proporcionan expresión y emotividad en sus gestos. Temas como In the blue glow of dawn y On our bed of soil conducen el concierto por una misma línea pero con la virtud de transmitir distintas escenas y atmósferas capaces de llevarnos por los lugares de la memoria e inconsciente colectivos. El sentido espiritual se activa en todos y cada uno permitiendo encontrarnos a nosotros mismos en las historias que interpreta la banda frente a nosotros, nos reconocemos en su sensibilidad y ellos en la nuestra. Todos danzan, los que llevamos cabello largo inclinamos el torso y dejamos que la cabellera caiga para ser parte del headbanging colectivo; pronto la mirada cinemática hace también lo suyo, pues en las cabezas de todos puede percibirse un rastro vectorial de energía que conecta los cuerpos de los espectadores con el canto de Emmanuel que para cuando la banda está tocando A distant (dark) source se vuelve un canto de tesitura chamánica y litúrgica.

Cuarto momento: el foro en el que Hypno5e se presentaría en San Luis Potosí cancela el concierto que la banda daría al día siguiente. Alberto Mury el promotor de Strangers, la agencia de conciertos que trajo a Hypno5e a Zacatecas se organiza rápidamente con los franceses para no perder el día y así se decide que la banda se queda en Zacatecas un día más para dar un concierto distinto al que acaban de ofrecer y de esa forma aprovechar lo que pueda recaudarse en las entradas, pues cuando se es parte de una banda independiente y andas de tour lo peor que puede ocurrirte es que te cancelen una fecha del itinerario y hay que resolverlo de una u otra forma pues hay dinero perdido de por medio y la logística de viaje y viáticos se pone en riesgo. La voz y el flyer corrieron rápida e improvisadamente por las redes para avisar que Hypno5e daría un concierto más en nuestra ciudad.

9 de marzo

Quinto momento: Concierto relámpago. Se decidió entre Hypno5e y Strangers llevar a cabo el segundo concierto en el mismo sitio que el día anterior pues por cuestiones técnicas lo mejor era no mover el equipo que ya estaba preparado. De esa forma el Amsterdam estaba listo para albergar una vez más las prolíficas creaciones de Hypno5e.

Lo cierto es que aquel segundo día asistimos en su mayoría personas de bandas consolidadas de Zacatecas además de algunas personas que también habían ido al concierto del día anterior, gente de Aurea Hybride, Mandragore, Cucs de Llum e incluso de la desaparecida Expedición a las Estrellas podían observarse como parte del público más entusiasta, eso de alguna forma le proporcionaba ya el carácter de banda de culto a Hypno5e, pues en su mayoría las bandas de este tipo son escuchadas principalmente por otros músicos más que por aquellas personas que no lo son.

Sexto momento: antes de salir a escenario los músicos cuidan cada detalle para sonar óptimamente sin importarles la cancelación de su show en San Luis Potosí y sin importar que en este segundo concierto la sala no estaba llena; me ha tocado ver a bandas norteamericanas hacer berrinche con los promotores por la poca asistencia a uno u otro concierto, pero este no fue el caso, ellos son franceses y además eso habla del profesionalismo de Hypno5e y sobre todo de la conexión que les interesa tener con las personas mediante la entrega en su música.

Aquel segundo concierto complementó lo que anteriormente había sido una noche de ensueño. Los occitanos montaron una mezcla de un concierto acústico y un set de metal en el que escuchamos temas como Tio, Los heraldos negros, entre otros más que para algunos de nosotros fueron completamente inéditos, además de que volvimos a escuchar algunas de las composiciones que tocaron la noche anterior y no, no estábamos cansados de verles y escucharles durante dos días consecutivos, pues los que estuvimos ahí sabemos bien que cada concierto es una experiencia distinta y la entrega de Hypno5e en el escenario es simplemente de otro mundo, es un llamado a un lugar al que estábamos y estaremos nuevamente complacidos de viajar para compartir con ellos otra vez mediante la vía de su música que es simplemente genial y potente.

 

*Fotos del concierto del 8 de marzo en Zacatecas por Jaime Castrellón.

 

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_425

 

 

 

[i] Bataille, Georges, Teoría de la religión, Taurus, Madrid, 1998, p. 26.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ