Agencia Estatal de Energía: proyecto de salvación ambiental

Agencia Estatal de Energía: proyecto de salvación ambiental

La economía contemporánea es impensable sin el uso intenso de energías. Mover miles de personas a diario, construir las vías de comunicación, producir lo que comemos, vestimos, donde vivimos, y hasta la diversión, implica excesiva energía. Si observamos cuánta energía necesitaban las personas hace un siglo y ahora, la diferencia es abismal. Disminuir el contenido energético de la economía equivale a devastarla: en pocos días pueden colapsar sistemas de producción, circulación, salarios y hasta las bolsas fiscales, si se disminuyera el nivel de gasto energético. Sin embargo, el problema es que más del 70 por ciento de los energéticos que usamos para producir alimentos, soportar la movilidad humana y el funcionamiento de la industria de la transformación son de origen fósil: petróleo, gas natural y carbón. Y es un problema porque estos energéticos nos están llevando a un desfiladero. La emisión de gases efecto invernadero, provocan que la atmosfera se caliente de más, y con ello, cambia la presión y condición de la misma: cambia el clima. En suma, la economía basada en energéticos de tipo fósil está destruyendo al planeta.

Hay quienes plantean que las economías deben decrecer para usar menos energía y, con ello, se preserve el medio ambiente. Economías menos aceleradas, pero más equitativas puede ser una solución. La condición es que esa salida implica un cambio profundo en el estilo de vida. Por ello, esta solución puede ser poco probable. Es más posible que caigamos en colapso medioambiental que cambien los estilos de vida de las personas aceleradas por este sistema. Es un signo funesto el hecho de que ni China ni Estado Unidos se hayan sumado a los protocolos mundiales de reducción de gases efecto invernaderos; y es un signo porque son los mayores contaminantes mundiales que no están dispuestos a desacelerar sus economías aun cuando es para mejorar la salud del planeta.

La extracción de petróleo se ha vuelto el signo (al mismo tiempo) de la riqueza económica y la muerte planetaria,. Por ello, se vuelve absolutamente estratégico el impulso de la producción de energía no extractivista. Las así llamadas Energías Limpias y renovables. Lograr que podamos hacer uso de la ilimitada energía solar y del viento, puede significar la salvación de la devastación medioambiental a la que ─parece─ estamos condenados. Así de vital es su importancia. Los contaminantes y abuso de los recursos naturales, que destruyen la biodiversidad, van de la mano con este tema. El objetivo de sustituir al petróleo por energía eólica o fotovoltaica puede hacer la gran diferencia. Además, claro está, de otras formas de sustitución. En este contexto está la iniciativa de fundar la Agencia Estatal de Energía: es una política incuestionablemente correcta. De hecho, quisiéramos que se le destinara mucho más recurso y esfuerzo a este tipo de iniciativa que a perforar más pozos petroleros. Literalmente, son proyectos de salvación ambiental.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ