Un gran viaje hacia la noche, participa en Una cierta mirada

Un gran viaje hacia la noche, participa en Una cierta mirada
Fotogramas de Un gran viaje hacia la noche, de Bi Gan FOTOS: CORTESÍA DEL FESTIVAL DE CANNES

Un gran viaje hacia la noche, segunda película del joven realizador chino Bi Gan, presentada en la sección paralela Una cierta mirada, representa sin duda la más grata sorpresa que nos ha ofrecido el festival, y en mi opinión, resulta ser la aproximación más novedosa al cine y la experiencia estética más estremecedora que he experimentado desde hace mucho tiempo.
La película se abre con la voz en off de Luo, el protagonista, interrogándose sobre la autenticidad de sus recuerdos, y la posibilidad de que esas imágenes que pueblan su mente no sean más que sueños. Luo ha vuelto a Kaili, su ciudad de nacimiento, para buscar a la mujer a la que amó, que decía llamarse Wan. La trama oscila entre la búsqueda de Wan en el presente y la evocación de las imágenes del pasado, sin que el espectador entienda siempre muy bien cuál es el hilo de esta trama, deliberadamente ocultado por el realizador, como en algunos de los grandes clásicos del cine negro, basado en la creación de una atmosfera más que en establecer un juego de pistas.

 

Pero Bi Gan no sólo pretende instaurar una atmósfera, sino crear una experiencia estética que sumerja al espectador en un mundo guiado por las reglas del sueño. La película no se organiza como una serie de acontecimientos, sino como una experiencia sensorial que conjuga un virtuosismo visual, una ambientación sonora extraordinaria y un lenguaje más poético que narrativo. La película va elaborando una serie de temas que retoma como ecos o resonancias durante su metraje.
La segunda parte de la película, rodada en 3D, se compone de un único plano secuencia de más de cuarenta minutos, que aporta nuevos matices a esta reconstrucción de un mundo onírico.
Luo atraviesa un lluvioso mundo en ruinas, la búsqueda de Wan se convierte en un himno a los derrotados y a la dolorosa experiencia de la nostalgia, al mismo tiempo que deja abierta una puerta a la posibilidad de reencontrarse con el amor.
Un gran viaje hacia la noche resulta una apuesta atrevida, y ciertamente manierista, para reinventar el cine en el contexto del cine digital. En ese sentido, su ambición de ser una obra multisensorial, no se puede entender fuera de una sala de cine, al contrario de la lógica que la industria y la distribución han adoptado en el nuevo mercado digital, con películas hechas para ser vistas en cualquier tipo de pantalla y en cualquier sitio, desde la pantalla del televisor hasta los celulares. De algún modo, vuelve a pensar el cine como un arte total.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ