¿Cuál proyecto para Zacatecas y sus municipios?

¿Cuál proyecto para Zacatecas y sus municipios?

La clase política zacatecana ya entró de lleno a preparar su participación en el proceso electoral local para renovar los Poderes Ejecutivo y Legislativo del estado, así como los 58 ayuntamientos. Pero es lamentable que lo está haciendo al modo tradicional, esto es, buscando adeptos para sustentar las aspiraciones personales de quienes han venido manifestando su interés en participar como candidatos por los distintos partidos o, probablemente, como candidatos independientes. Se sigue asumiendo que el candidato es “el proyecto”, de manera que lo importante es descubrir las cualidades de los aspirantes que sirvan para “vender” sus candidaturas durante las distintas etapas del proceso. Y más lamentable aún es la participación abierta de los distintos gobiernos, estatal y municipales, apoyando con recursos de todo tipo a los aspirantes favoritos de quienes los encabezan.

En varios textos anteriores he afirmado que las sucesivas élites del poder local no han sido capaces de coordinar la elaboración de un verdadero proyecto estatal de desarrollo, y que ello es una de las causas de que los sucesivos gobernantes locales no hayan logrado presentarse ante las autoridades federales como portadores de un proyecto integral, apoyado por la población, por lo que se han limitado a aplicar las directrices y programas nacionales. Pero el asunto se agrava debido a que los neoliberales apoderados del gobierno federal durante los últimos 33 años no diseñaron un camino para la inserción de la entidad en las nuevas redes transnacionales de producción y comercio, a diferencia del trato que dieron a las entidades fronterizas y a las del bajío, lo que propició múltiples rezagos en materias como la educación, el desarrollo rural, el abasto hidráulico, el energético, la construcción de infraestructura carretera, la innovación y la investigación científica etc., que todavía hoy siguen siendo un obstáculo formidable para el desarrollo local.

Todo lo anterior permite plantear la urgencia de un acuerdo entre todos los zacatecanos para convertir las distintas etapas del proceso electoral en oportunidad para un intenso diálogo tendiente a lograr los acuerdos en lo esencial sobre las líneas principales de un verdadero proyecto de desarrollo local, que los legítimos representantes del pueblo zacatecano puedan presentar y defender en todos los foros e instancias que se requiera para darle viabilidad. La existencia de un proyecto de desarrollo para Zacatecas elaborado con métodos participativos, sería la mayor fortaleza para que la voz de la entidad sea escuchada en estos momentos en que confluyen varias graves crisis nacionales: económica, de representación, de credibilidad, de moralidad y, por supuesto, de seguridad humana.

Parece evidente que los más obligados a discutir y elaborar un proyecto alternativo de desarrollo para Zacatecas, son las fuerzas progresistas y personalidades independientes comprometidas con un cambio de rumbo para el país y el estado en un sentido que disminuya las desigualdades y la pobreza, la violencia y la inseguridad, así como la corrupción y la impunidad; un proyecto alternativo que brinde oportunidades reales para tener una vida digna a todos los zacatecanos, especialmente a la juventud que hoy sólo tiene abiertas frente a sí las puertas de la emigración, el empleo precario o las actividades criminales; que contemple reformas estructurales para terminar con la impunidad y medidas ejemplares que contribuyan a convencer a la sociedad de la urgencia de eliminar toda tolerancia a la corrupción, si es que deseamos dejar de ser una de las entidades más atrasadas del país.

Un buen primer paso sería el compromiso de todos los partidos de garantizar que tanto sus propuestas programáticas principales, así como sus candidaturas, sean producto de procesos democráticos altamente participativos que propicien la recuperación de la legitimidad en la representación y el incremento de la credibilidad social en los partidos y en las autoridades que emerjan del proceso. Y que, por su parte, la sociedad exija presentaciones claras de las diferentes propuestas de solución a los principales problemas de la entidad, y decida el sentido de su voto en función del debate sobre las mismas. Ante la omisión de las autoridades electorales en su obligación de sancionar la compra venta de votos, los electores deberían castigar ese delito tan generalizado negando su voto a los responsables.

Asimismo, debemos considerar que la discusión a fondo de los problemas de Zacatecas durante el proceso electoral sería la mejor preparación para aprovechar la posibilidad de que en el futuro inmediato se produzca un nuevo cambio de dirección del péndulo en materia económica al que me he referido, que se ha venido manifestando en distintos países y que muestran que está en marcha un complicado proceso de agotamiento del paradigma neoliberal, y de surgimiento de uno nuevo orientado esta vez a garantizar la vigencia universal de todos los derechos humanos.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ