14.2 C
Zacatecas
domingo, 29 enero, 2023
spot_img

La decisión de partir

Más Leídas

- Publicidad -

Por: CARLOS BONFIL •

Para el cinéfilo seguidor de la intensa filmografía del realizador sudcoreano Park Chan-wook (Oldboy, 2003; La doncella, 2016), resultará muy novedoso ver una película suya desprovista de violencia visceral, humor muy ácido, incontenibles apetitos de venganza y fuertes cargas eróticas. La decisión de partir (Decision to Leave, 2022), su obra más reciente, resulta en efecto una experiencia desconcertante por su inesperada sobriedad estilística y su manera de construir un relato de suspenso en el que una insospechada relación romántica se vuelve el eje y también el fuelle de toda la acción. Atendamos primero a la originalidad y fuerza dramática del guion escrito por la joven Chung Seo-kyung, colaboradora frecuente del cineasta y responsable principal de su tránsito de un primer cine hiperviolento al estilo más controlado y sugerente en materia de sexualidad y malicia humorística de sus cintas más recientes. En La decisión de partir, ese cambio es elocuente: se trata de una maquinaria de suspenso, un thriller cautivador, al servicio de una obsesión amorosa condenada a la insatisfacción o al fracaso. Un film noir, en palabras del director, elegante y clásico, asumido como un tributo al Hitchcock de Vértigo (1958), aunque también cercano a Al borde del abismo (Howard Hawks, 1946), con la diferencia de que aquí una modernidad apabullante, con omnipresentes dispositivos electrónicos (smartphones y traductores con simulación de voz), abona al desarrollo y complejidad de la trama, al tiempo que propicia, paradójicamente, la incomunicación entre los protagonistas.

- Publicidad -

La trama. El policía Jang Hae-joon (Park Hae-il), un personaje con serios trastornos de sueño, debe resolver el caso de la inexplicable muerte de un hombre sexagenario por su caída de una montaña que antes solía escalar con destreza. Al manifestar escaso interés y nulo dolor por dicha pérdida, su joven esposa Seo-Rae (Tang Wei), se vuelve de inmediato la sospechosa principal de lo que pudiera ser un crimen pasional. Esa presunción se vuelve más reveladora cuando la propia viuda admite haber abreviado antes los días de su madre, una enferma desahuciada, con dosis altas de fentanilo, procedimiento tal vez común en el asilo de ancianos donde su hija trabaja. Algunos indicios (mensajes de voz en un celular, una carta del marido muerto) parecen contrarrestar las escasas evidencias en contra de la viuda, quien termina exculpada. Sin embargo, nuevas revelaciones vendrán a enrarecer un clima de suspicacia todavía latente. La titubeante relación sentimental que se insinúa entre la mujer sospechosa y el policía Jang Hae, primero intrigado, luego obsesionado, por la naturaleza huidiza de la joven, será el meollo de un relato que va cobrando intensidad a medida que se complican o se resuelven los múltiples claroscuros de este intricado asunto criminal.

Una atracción fatal. Resulta curioso que Park Chan-wook manifieste fidelidad a un género tradicional de cine noir del que se aparta en aspectos esenciales. Elige como protagonista femenina a Tang Wei, una actriz memorable por su papel en Lujuria y traición (2019), del director taiwanés Ang Lee, mientras atenúa considerablemente su carga potencial de erotismo. Prefiere presentarla ante el detective Jang Hae, su perseguidor y solícito amante de ocasión, como una presa sensual siempre inasible, que comunica sus emociones con trabas y reservas verbales (ella es china; él, coreano), mediante un dispositivo de traducción simultánea o con mensajes de voz comprendidos mal o a destiempo. La pasión es aquí siempre diferida, la sexualidad mostrada en perfil bajo –en las antípodas de Bajos instintos (Paul Verhoeven, 1992), y más próxima a Deseando amar (Wong Karwai, 2000), con el último alfiler de una ironía cruel como rúbrica del desencuentro sentimental (Comencé a amarte cuando tú dejaste de hacerlo, le confía la sospechosa a su perseguidor). Es aquí donde se entiende –el detective lo sospecha, el director lo calibra, el espectador lo intuye– que en tiempos de la inteligencia artificial y la comunicación virtual, el cálculo y la reserva sexual pueden y suelen ser un instrumento de seducción y dominio más perturbador y contundente, sobre todo en manos de estas nuevas mujeres fatales que el viejo cine negro nunca pudo imaginar del todo. La decisión de partir, premio al mejor director en el pasado Festival de Cannes.

Se exhibe en Cineteca Nacional, Cine Tonalá, Cinemex y Cinépolis.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img