16.9 C
Zacatecas
sábado, 18 mayo, 2024
spot_img

Sobre la super-concentración de la riqueza

Más Leídas

- Publicidad -

Por: José Luis Pinedo Vega •

De acuerdo a la revista Forbes, en marzo del 2024 había 2781 personas en el mundo con una fortuna superior a mil millones de dólares y con un valor agregado de 14.2 trillones americanos de dólares (tUS$) -14.2 con 12 cifras-, 2 trillones de dólares más que en 2023. Los países con más multimillonarios son: Estados Unidos con 813 que en conjunto suman 5.7 trillones de dólares (tUS$); China con 475 multimillonarios suman 1.7 tUS$. La India, con una enorme población pobre, con 200 multimillonarios suman 0.7 tUS$. Alemania con 126 multimillonarios suman más de 0.5 tUS$, Rusia con 105 suman 0.475 tUS$… Los 1719 multimillonarios de esos 5 países concentran alrededor de 9 tUS$ (9 000 000 000 000) que equivalen a 8 % de PIB mundial.  

- Publicidad -

En Estados Unidos con un PIB de 26.95 tUS$, la concentración de sus 813 multimillonarios, equivale al 20 % del PIB. 

México, no canta mal las rancheras, los primeros 20 multimillonarios acaparan una fortuna de 200 mil millones de dólares (0.2 tUS$). Si el PIB en el 2023 fue de 1.81 tUS$ la concentración de esos 20 multimillonarios equivale al 11% del PIB. ¿Qué tal? ¡Eh!

Un poco más de la cuarta parte de la fortuna de esos 20 multimillonarios de México la incrementaron en lo que va del sexenio (53 mil millones de dólares). Ricardo Salinas Pliego pasó de 7100 a 13400 millones de dólares, casi duplica su fortuna en estos años; y sin embargo, lloriquea, miente, y recurre a litigios y favores de jueces, para evitar pagar impuestos por 1800 millones de pesos. Estos equivalen a 106 millones de dólares, que representan tan solo del orden de un 10% de las ganancias que obtuvo durante 2023.

De manera similar, Emilio Azcárraga recurre también a amparos y litigios para no pagar una cantidad similar, del orden de 1800 millones de pesos de impuestos no pagados antes del 2018. 

Y más rayas al tigre de la justicia en México, que, a cambio de unas cuantas monedas, asegura que a los multimillonarios nos los toquen ni con el pétalo de un impuesto.

Indudablemente las fortunas de los multimillonarios mexicanos son hechas en México, aprovechando, entre otras cosas, las bajas tasas de impuestos para las grandes fortunas. Mientras que los asalariados llegamos a pagar hasta el 30 % de nuestros ingresos anuales, los multimillonarios solo pagan el 2 %. Y esa es una razón por la cual siguen en México y siguen acaparando riqueza.

Al inicio del sexenio en varios de los medios de comunicación tradicionales, deseando un fracaso al gobierno, vaticinaron una fuga masiva de capitales, estilo las de los años 80’s con López Portillo. Pero ¿porque no se dio esa fuga masiva? Por la sencilla razón de que llevar esos capitales a Estados Unidos no era atractivo, porque allá los impuestos para cualquier tipo de empresa son del orden del 30 % de las ganancias. Y bien dice el refrán “¿a dónde vas que más valgas?” 

Gran parte de las ganancias de los ricos y del capital financiero, se deben: a las tasas irrisorias de impuestos para las grandes ganancias, y al posicionamiento económico de México, derivado de las iniciativas del gobierno -de aumentar el salario mínimo y de la redistribución a través de los programas de bienestar-; porque de esa manera la gente tiene mayor capacidad de compra. Si los multimillonarios pagaran más impuestos, el presupuesto aumentaría substancialmente, la circulación del dinero sería aún mayor, y los beneficios de los ricos serían aún mayores. Cualquier persona que haya asistido a cursos de economía, aunque no haya aprobado, debe saber la importancia de la circulación del dinero. Pero en México la evasión de impuestos es el pan de cada día lo que demuestra la miopía, o lo retrogrado, de la gente de dinero.

La historia ha dado enormes lecciones de la importancia del pago de impuestos. La crisis de 1929, llamada la gran depresión, se dio en una época en la que en Estados Unidos había una gran efervescencia financiera e industrial. Las deudas crecían, se pedían préstamos para invertirlos en la bolsa, los ricos se hacían más ricos, pero la capacidad de compra de la gente era muy reducida debido a los bajos salarios. Al no haber ganancias reales los prestamos llegaron al límite de ser impagables, luego, los bancos quebraron y por si fuera poco fue un año de sequía extrema. Esto dio lugar a caída del mercado de valores y al estallamiento de la crisis más severa de la historia. 

La crisis no se pudo resolver con las recetas de liberalismo –contracción del gasto público, inflación, altas tasas de interés, impresión de dinero- resonó en el mundo entero y fue detonante de la II Guerra Mundial. Para restablecer la Economía, en 1932 Franklin D. Roosevelt promovió un aumento del 25% al 63% de impuestos sobre las ganancias de las grandes empresas. En 1936 el aumento pasó a 79%, en 1941 al 91%, en 1944 regresó al 70%. Es decir, sobre la base de los impuestos a las grandes empresas se desplegó la reestructuración económica y Estados Unidos se convirtió en la primera potencia mundial, sin que sus grandes millonarios dejaran de ser los más ricos del mundo.

Esa lección nos dice que es imperativo que las grandes fortunas paguen impuestos. Esto ha sido reconocido incluso por los multimillonarios. Ante la crisis que provocó el gigante financiero Lehman Brothers en el 2008, varios multimillonarios, entre otros Warren Buffett y Bill Gates, declararon que era necesario y conveniente que las multinacionales y los grandes ricos pagaran más impuestos.

¿Cuál es el sentido del acaparamiento de las grandes fortunas? Con una fortuna de 13400 millones de dólares, Salinas Pliego, se podría dar el lujo de gastar más de 1 millón de dólares por día durante los siguientes 30 años. Esto lo que demuestra es que el acaparamiento, es un vicio nocivo para la economía que se puede dar dentro y fuera de la ley.

Vietnam viene de dar una lección. Condenó a muerte a su primera multimillonaria -Truong My Lan, una promotora inmobiliaria de 67 años- por saquear uno de los bancos más grandes del país. Comenzó como vendedora en un puesto del mercado, vendiendo cosméticos, pero luego empezó a comprar tierras y propiedades después de que el Partido Comunista iniciara un período de reforma económica, conocido como Doi Moi, en 1986. Durante un período de 11 años, valiéndose de testaferros y empleados, solicitó préstamos por valor de 44000 millones de dólares para quedarse con el 91% ciento del Banco Comercial de Saigón (SCB) y luego desvió grandes sumas de dinero con unos 2500 préstamos a empresas pantalla entre 2012 y 2022. Están involucrados 2700 personas, 10 fiscales y alrededor de 200 abogados. ¿Alguna semejanza en México?

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -