15.8 C
Zacatecas
martes, 16 julio, 2024
spot_img

■ Historia y poder

La debacle de la derecha mexicana, el renacimiento de la ultra

Más Leídas

- Publicidad -

Por: MIGUEL ÁNGEL AGUILAR •

Nuestro país vio durante los últimos meses el espectáculo bochornoso de una derecha gritona y mentirosa y que a toda costa intentó por los medios más facilotes, contrarrestar la candidatura de la científica Claudia Sheinbaum y quien arrasó en las urnas a nombre de todo un movimiento único en el mundo.

- Publicidad -

Zánganos y parásitos agrupados a la comentocracia apareciendo en infinidad de programas televisivos, mesas de debate donde mismas figuras de siempre, atacando formas y fondos y con una retahíla de nerviosas denuncias muy repetitivas: abrazos, balazos, niños con cáncer, medicinas y fraudes, aeropuertos y refinerías, trenes y mega farmacias y lo mas ruin: el financiamiento desde el exterior a la infame campaña de narco presidente y narco candidata dictadora.

Rayaban en lo risible, no daban respiro a ninguna tregua que les hiciera reflexionar que lo importante eran las propuestas y no el ataque frontal y necio a figuras de verdad entrañables en el nuevo mapa político de los mexicanos, después de muchos años de lucha desde la calle, la fábrica, la colonia, el campo y las zonas agrícolas y ganaderas, las universidades populares, las normales combativas, el periodismo denunciante, los artistas y juglares contestatarios.

Tanto PRI, PAN, PRD Y MC así como la mal llamada marea rosa y el dizque Frente Cívico Nacional y una treintena de organizaciones fantasmas, así como enjundiosas criticas de señoras de alto plomo, se pusieron como el mas galán y rancio ballet folclórico de la derecha a difamar en lo mismo: los morenistas te quitarán tu carro, tu casa, tu religión, a tus hijos y tus cuentas bancarias y una risible e inverosímil y enana conducción de verdad lamentable y accidentada.

Los insultos, el racismo, el clasismo insultante, la desesperación y el engaño como parte de una estrategia de exactitud muy bruta que intentó convencerse de que en realidad iban a ganar entre los incautos, tanto la presidencia como las gubernaturas, peor aún, la mayoría en el congreso. Solo los estrategas de más alto novel sabían del gran fracaso de la candidatura de la ingeniera de las gelatinas y trataban en lo unánime y convenenciero -en un repartidero de millones de dólares-, captar votos, fraudes, vincular al crimen organizado, denostar al INE, el cual les resultó el tiro por la culata.

La derecha mexicana tiene inspiraciones criminales y bastardas, su nivel de vida les reclama seguir con los lujos y las atenciones médicas del mas alto nivel para perpetuar la vida o alargarla pese a sus excesos, para ello no deparan en su lucha por reconquistar el poder nacional el cual usufructuaron de manera ilegitima y aberrante, condenando a cientos de millones de habitantes a la peor de las miserias y los crímenes y sin importarles su suerte y su final imposible.

Un paso adelante, dos pasos atrás y no congelan ninguna idea que permita una grieta donde escape una luz de esperanza a sus bastardas y cínicas pretensiones: reconquistar el poder para poner en venta los bienes nacionales, inspirarse en la locura de la derecha argentina o europea, o en la ceguera estadounidense de participar en conflictos que ponen en peligro a millones de seres humanos, la naturaleza, el clima, comprarse residencias y viajes al extranjero, comidas exquisitas, joyas y vestuario que dejen atrás el primitivo desdén de los proletarios.

Tienen recursos y tiempo, al mismo tiempo, la oposición mexicana lo que hizo fue reforzar mas aun el movimiento de la trasformación, las contestaciones y defensas de los comentaristas del oficialismo, diputados, senadores, simpatizantes del movimiento, lograron asombrar al mundo y darle una esperanza a las tendencias sociales de la globalidad de que es posible vencer sin derramar sangre o tragedias, de que la originalidad, la alegría y la respuesta rápida y certera fue la constante ante el barullo y trapacería de una derecha de verdad infame, mentirosa, llena de trampas y de ideales criminales que cayeron en un hoyo difícil de salir.

Su plan siniestro: el resurgimiento de la ultraderecha: es decir, el sabotaje, la mentira al mas alto nivel, la compra de voluntades.

El Virrey Calleja, gran triunfador contra el movimiento de independencia y que logró la captura de los principales caudillos, decía: “trataré de imponer y sembrar el pleito entre los insurgentes, comprarlos o adquirirlos para el consuelo de nuestra causa”. El y los famosos “tamarindos”, lograron hacer sucumbir a mas de 250 mil alzados bajo el mando de Hidalgo, Morelos, Lanzagorta o Nicolas Bravo.

Eran otros tiempos. Estos, pueden ser diferentes.

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -