15.8 C
Zacatecas
jueves, 30 junio, 2022
spot_img

Acto anticipado de campaña

■ Comentarios Libres

Más Leídas

- Publicidad -

Por: SOCORRO MARTÍNEZ ORTIZ •

Los eventos llevados a cabo por MORENA el pasado domingo (12 de junio 2022) en Toluca, Estado de México, constituyen un acto anticipado de campaña. En él estuvieron los presidenciables quienes, de manera irrespetuosa y grosera, son llamados por el presidente Andrés Manuel López Obrador “las corcholatas”: Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México; Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, y Adán Augusto López, secretario de Gobernación. Además, se contó con la asistencia de gobernadores, funcionarios, servidores públicos, legisladores, militantes, simpatizantes, “candidatos” y suspirantes que pudiesen tener posibilidades, llegado el momento de competir; todos los mencionados, pertenecientes a ese movimiento. Los eventos consistieron en “un desayudo de la unidad” y un mitin. La reunión fue celebrada en el Teatro Morelos de aquella ciudad, la cual, realmente, tuvo como pretexto el arranque simbólico de MORENA, de frente a los comicios estatales de Coahuila y del Estado de México en 2023, así como la presidencial de 2024. Adelantados uno y dos años, respectivamente.
Ricardo Monreal, senador de la República por ese partido fue excluido.
Arribaron también autobuses con personas que fueron llevadas al evento. Al parecer, a los asistentes se les hizo entrega de algunos objetos como como playeras, cachuchas y tuvieron la oportunidad de mostrar su preferencia por, hasta ahora, alguno de los tres presidenciables a voluntad del jefe de Ejecutivo federal: en el acto ondearon multitud de banderolas en apoyo del ex gobernador de Tabasco, Adán Augusto López. Había también un grupo especialmente entregado a aplaudir a Marcelo Ebrard y, el camino de Ciudad de México a Toluca estaba con carteles a favor de Sheinbaum, con la leyenda: “Claudia, te AMLO”.
Todo bajo la organización de Mario Delgado Carrillo, dirigente nacional del partido. Pero algo muy reprobable, utilizando recursos financieros públicos.
Con este acto político inédito, y por encima de los intereses personales de los candidatos, lo que se pretendió fue, y es, demostrar al presidente López Obrador, unidad, servilismo, sumisión, falta de dignidad, apoyo y armonía en torno de su persona, como ente único representante de la democracia mexicana. No otra cosa.
De acuerdo con el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), los actos anticipados de campaña consisten en aquellas expresiones o eventos que, previo al inicio formal de las campañas electorales, llevan a cabo los aspirantes o precandidatos a algún cargo público con el fin de obtener un beneficio. En estos actos exponen sus ofertas o descartan a otros para reducirle simpatía, e incluso, se ha considerado que pueden desplegarse antes del inicio del proceso electoral. Bajo este criterio, deben denunciarse en cualquier tiempo, y tanto el INE como el TEPJF, están facultados legalmente para determinar si un acto de campaña es anticipado y sancionarlo. Esto porque, las diversas fuerzas políticas que pretenden acceder al poder público por la vía electoral, con esos actos, vulneran las condiciones de equidad en la contienda, y no se ajustan sus conductas con las etapas que comprenden el proceso electoral, en las que la campaña es el periodo establecido para buscar el voto ciudadano.
Cabe señalar además que, en las disposiciones contenidas en el artículo 41 de la Ley Suprema, que regula lo referente al órgano electoral, existen principios rectores a los que debe sujetarse el ejercicio de la función estatal y, en la fracción V, primer párrafo del apartado A, se lee: “La organización de las elecciones es una función que se realiza a través del Instituto Nacional Electoral y de los organismos públicos locales, en los términos que establece esta Constitución. El Instituto Nacional Electoral es un organismo público autónomo dotado de personalidad jurídica y patrimonio propios, en cuya integración participan el Poder Legislativo de la Unión, los partidos políticos nacionales y los ciudadanos, en los términos que ordene la ley. En el ejercicio de esta función estatal, la certeza, legalidad, independencia, imparcialidad, máxima publicidad y objetividad serán principios rectores…”.
Sin embargo, en el acto anticipado de campaña, los tres candidatos asistentes pretendieron demostrar no sus propuestas, sino que se trató de un acto inédito en el que se demostró que, por encima de sus intereses personales, quedó en evidencia el apoyo, la armonía, el servilismo y subordinación hacia un solo hombre, en torno a quien gira la democracia en nuestro país. Cero pluralidad de ideas u opiniones políticas.
Hasta ahora, MORENA se ha dedicado principalmente a “ganar” elecciones. Así se ha convertido en un partido dominante: tiene la Presidencia de la República; mayoría en las Cámaras del Congreso y de las Legislaturas locales; gobierna varias capitales de los Estados y ciudades importantes. Víctor M. Quintana, en un artículo publicado el jueves pasado señala al respecto: “…Pero los partidos dominantes, que se restringen a ganar el poder y no cultivan su cercanía al pueblo, y sus valores éticos e ideología, tienden a erosionarse pronto, a naufragar entre las encarnizadas luchas internas por el poder y convertirse en portadores de ideologías realmente operantes, opuestas a las que les dieron origen. No solo es el caso del PRI, abundan las historias de los partidos dominantes por doquier…”.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias