14.2 C
Zacatecas
domingo, 26 junio, 2022
spot_img

Fábrica material de la escuela del Real de San Matías de la Sierra de Pinos. (5ª y última parte)

Más Leídas

- Publicidad -

Por: LEONEL CONTRERAS BETANCOURT •

Transcurridos 25 años a partir de que don José Vicente de la Rosa hizo el reclamo del pago de la cantidad que había aportado en calidad de préstamo, Manuel Castañeda, autoridad del mineral de Sierra de Pinos, hizo llegar a la Junta Directiva de Enseñanza Pública, el 17 de marzo de 1832 (1), el informe mediante el cual daba a conocer de forma circunstanciada los gastos erogados en la  fábrica material de la escuela de primeras letras pinense y que como lo citamos estos, fruto de la cooperación de los vecinos y del filántropo por entonces jefe político, don José Vicente de la Rosa, alcanzaban la cifra de 307 pesos, 4 reales, dinero que se gastó en el pago de los maestros albañiles, sobre estantes, peones y materiales de construcción.

- Publicidad -

Recapitulando este tema que abarcó cinco colaboraciones para el diario La Jornada Zacatecas, la fábrica material de una escuela tenía que ver con la construcción a veces desde sus cimientos del inmueble en donde acudirían los niños y jóvenes para ser instruidos. En esta empresa, lo común era llamar a la solidaridad de los vecinos pudientes del lugar a los que se citaba a una Junta. Ya reunidos la autoridad civil y el Cura párroco los arengaban “excitándolos” con sendos discursos para sensibilizarlos sobre la importancia que tenía la instrucción y el bien de ésta para sus vástagos.

La escuela de la cabecera del partido de Sierra de Pinos en 1833, al siguiente año en que el jefe político hizo llegar el informe de lo gastado en su construcción, carecía de un preceptor con la suficiente instrucción que la dirigiera. El Partido había enviado a capacitarse en la Escuela Normal dirigida por Ignacio Ribott, en el sistema lancasteriano al ciudadano Luis Sánchez, pero el ayuntamiento de Pinos carecía de fondos para poder pagarle el sueldo de 400 pesos fijado por la ley. Por tal motivo el jefe político de dicho partido solicitaba al gobierno autorización para poder disponer de los productos que señalaba el arbitrio undécimo del artículo 25, de la ley del 30 de junio de 1831. Resulta que los fondos para la enseñanza con que contaba aquel mineral no eran suficientes para poder dotar a la escuela y pagar el sueldo del preceptor con el monto que demandaba, por lo que el Consejo de Gobierno le propuso al jefe político de Pinos que quien deseara servir a la escuela lo hiciera por un sueldo menor, mientras que los fondos fueran suficientes para poder cubrir los gastos que se requerían (2).

Cabe hacer notar que José Vicente de la Rosa fue el padre del notable liberal Luis de la Rosa Oteyza y que, justo cuando transcurría la primera infancia de éste, su padre hizo la aportación en calidad de préstamo para la terminación de la fábrica material de la escuela en la cabecera del Partido de Sierra de Pinos; institución en la que su hijo acudiría a aprender las primeras letras.

El laberinto de Monreal

Los días de Ricardo Monreal dentro del movimiento partido Morena parecen estar contados. Su salida es cosa del tiempo, de no mucho tiempo. Fiel a su costumbre de usar como trampolines a los partidos políticos y brincar con suma facilidad de uno al otro según convengan sus intereses, Monreal que quiere y nunca ha negado su aspiración a ser presidente de México, parece ser el candidato que un sector de las fuerzas vivas y la alianza opositora al obradorismo no tienen. Si hoy le ofrecieran esa candidatura, sin vacilar la tomaría con todo y la fidelidad y amor que dice profesar por Morena. Jugará con los tiempos políticos y mantendrá hasta el último momento la peregrina esperanza de abanderar a Morena en las siguientes elecciones presidenciales. De un tiempo acá se siente marginado tras el mitin del domingo 12 en Toluca en el que se placearon sus rivales, la Sheinbaum, Marcelo y Adán Augusto; molesto de suyo, ha declarado haber ido excluido. Trascendió que ese día lo invitaron a que asistiera al evento público, pero no lo convocaron al desayuno previo a la manifestación y esa fue la gota que derramó el vaso.
Si alguna duda tenía, siente que está fuera de la órbita del gran elector. De ahí su pataleo e inconformidad con el método de encuestas de las que no confía, si éstas las realiza el que todavía es su partido.
Entre tanto, el “Monris”, nombre de lucha que ya adoptó, y con cual ya algunos lo nombraban en Zacatecas; se debate y revolotea sin ver la salida de la encrucijada, que cual laberinto, duda que hacer. Pareciera estar en una disyuntiva: sacrificar su aspiración presidencial quedándose dentro del laberinto, cosa a la que difícilmente se resignara o buscar la salida por la vía de una candidatura de otro instituto político y si es de la alianza opositora al oficialismo, cuanto mejor. Se la jugará, como aquél perdido que a todas va.

Referencias:
1 AHEZ. Fondo Jefatura Política, Serie Instruction Publica, SBS. Gene alidades, caja 1, marzo 17 de 1832.
2 AHEZ, “Cuaderno borrador de los puntos de acuerdos del Escmo. Consejo de Gobierno”, op. cit. fj. 24.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias