21.8 C
Zacatecas
domingo, 25 septiembre, 2022
spot_img

El canto del Fénix

Más Leídas

- Publicidad -

Por: SIMITRIO QUEZADA •

Las generaciones inmediatas

- Publicidad -

No nos asustemos ni dejemos de caminar: estoy convencido de que nuestros aciertos y equivocaciones deben darse de tal modo que las generaciones que nos siguen sean, en efecto, mejores que la nuestra.

No nos asustemos. No sólo tenemos la obligación de dejar huella, sino también de que esa huella sea profunda. Las generaciones inmediatas intentan ser mejores que nosotros y eso siempre ha sido fabuloso. Intentan rebasarnos y es algo digno de celebración. Lo mejor es que ellos se mantienen atentos a nuestros errores, a nuestras equivocaciones, como quien estando en los últimos lugares de la fila aprovecha el error de quien lo antecede y evita tal falla cuando le toca pasar por donde mismo.

Lo mejor que podemos hacer es no asustarnos. A mis cuarenta años veo oleadas de jóvenes treintañeros que destacan en muchos ámbitos y gradualmente ocupan espacios decisivos en éstos, se colocan cerca de nosotros; pero también volteo a los lados y percibo en muchos de mis colegas cuarentones y cincuentones cierto nerviosismo por eso. Calma, calma: todos estamos mejorando el entorno, debemos mantener la creencia de que en estas sociedades destaca quien está generando aportes para el beneficio común.

Ya imagino que otros pensarán: “Qué lógica tan ingenua. Entonces ¿por qué hay tanto gobernante y representante popular que no saben gobernar ni nos representan?”. La respuesta es dura: porque en algún momento ellos convencieron a cierta mayoría y todos los dejamos pasar. Porque quienes quizá sí estamos mejor capacitados pudimos ceder ante nuestra dejadez, nuestra indiferencia. Porque hemos creído que la política es sólo para los políticos o, peor aun, que si te metes en asuntos políticos te vuelves político. Uy, qué asco. Soy Gregorio Samsa convertido en una rata peluda que se sienta en la curul y presenta iniciativas redactadas por otros.

No nos asustemos porque nuestros alumnos vienen rebasando y se atreven incluso a hacer lo que nosotros en algún momento declinamos. No nos incomodemos si las generaciones inmediatas dan el sí a lo que nosotros dejamos a un lado del camino. A lo mismo que nosotros nos negamos en su momento alegando falta de capacidad, a eso mismo ellos se entregan ahora por su exceso de voluntad.

No temamos. Quien avanza en lo común nos hace avanzar a todos. Quien aporta nos engrandece. Quien se exige también nos exige. Pugnemos por la llegada de mejores hombres y mujeres en el poder, en las representaciones populares, en las academias, en las organizaciones sociales, en las iglesias. Luchemos para formar a mejores generaciones inmediatas, demos todo aunque estemos desfalleciendo.

Que vengan y nos rebasen más integrantes de las generaciones inmediatas, que eso puede ser también una buena señal de que estamos haciendo bien las cosas buenas y también dejamos muy bien sentado el ejemplo de nuestras cosas malas que ellos buscan no repetir.

[email protected]

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias