21.8 C
Zacatecas
sábado, 13 agosto, 2022
spot_img

Actividades económicas del crimen organizado: la mirada equivocada

Más Leídas

- Publicidad -

Por: BENJAMÍN MOCTEZUMA LONGORIA •

Sin justificar errores, incapacidad, desaciertos, indolencia, corruptelas, omisiones, encubrimiento y complicidades de funcionarios de los 3 poderes, 3 niveles de gobierno, partidos políticos y monopolios de la comunicación; es importante resaltar que la inseguridad es un fenómeno cuyo origen, naturaleza y combate está muy lejos de la aplicación de leyes y uso de las armas.

- Publicidad -

Nadie puede estar seguro. Las organizaciones criminales se abren paso con diversas modalidades de violencia, van desde el terror hasta el arrebatar vidas de las maneras más crueles. El crimen organizado existe como brazo armado de un sinfín de ACTIVIDADES ECONÓMICAS DEL DELITO ORGANIZADO que operan en red internacional.

La Oficina de las Naciones Unidas Contra las Drogas y el Delito (ONUDD), calculaba para el 2005, que el poderío económico del narcotráfico mundial (motor de todos sus efectos) alcanzó los 651 mil millones de dólares (unos 13 billones 020 mil millones de pesos mexicanos). De ese poder, el tráfico de drogas aportó unos 320 mil millones de dólares (aproximadamente 6 billones 400 mil millones de pesos); se suman 31 mil 600 millones de dólares de la trata de personas (segunda actividad importante de la criminalidad) que representa alrededor de 632 mil millones de pesos. Hay otras actividades como el tráfico de órganos, secuestros, extorsiones, robo de combustibles (huachicol), etc.

Según Bruce Bagley, en la década de los 90 los cárteles mexicanos se convierten en el 1er lugar. Para el 2005 subordinan a los colombianos. Antaño eran los poderosos del mundo. Ahora, los colombianos se dedican más a la producción que al tráfico de los derivados de la amapola, heroína y cocaína, que venden a los de México, sólo una parte la envían a Europa entrando por España.

La ONU calcula que Estados Unidos consume más del 70 por ciento de las drogas. Y los principales surtidores son los cárteles mexicanos. Sin embargo, diferente a lo que se cree y siempre que se trate de ventar al por mayor, los productores de drogas sólo se quedan con el 1 por ciento del valor del mercado, el 49 por ciento representan las utilidades de las redes de tráfico de México a EEUU, quienes pagan logísticas, servicios varios, corrupción. Mientras las redes de distribución en la Unión Americana, con menores gastos, se quedan con el 50 por ciento de las utilidades. Pero los que venden al menudeo incrementan el precio de la droga hasta en 10 veces el valor, de forma que, el grueso de las ganancias se queda en el país del norte.

Podrá entenderse que el poderío de las Actividades Económicas de los Delitos Organizados está en Estados Unidos. Ahí no sólo está el mayor mercado del mundo, también se cristalizan las ganancias que se convierten en el centro financiero de las diversas actividades ilícitas de países como México, Colombia, Bolivia, Perú, etc.

Los vendedores finales son los económicamente más fuertes, les es indistinto qué cártel les vende al por mayor. Por eso, los grupos del crimen organizado se multiplican en México y luchan por el control de plazas, rutas y disputan las exportaciones. Al tiempo pelean por el menudeo nacional. Causas profundas del clima de violencia e inseguridad en México.

De ahí que la pacificación del país ocupa un dinamismo nunca antes visto, del Gobierno Mexicano con el de Estados Unidos, para desarticular las redes de las actividades ilícitas que coexisten como un solo cuerpo entre ambas naciones. Las causas originarias de la inseguridad en México no son, como dice nuestro presidente, el proceso de descomposición social que nos dejó el neoliberalismo. Es, más bien, una condición necesaria. Igual la cooptación e infiltración de las estructuras sociales, políticas y administrativas que también deben combatirse.

Por eso, el clima de inseguridad en México, y en particular de Zacatecas, está lejos de resolverse. Mas tardará si sólo criticamos y no hacemos una gran cruzada por la pacificación de nuestros pueblos. Si los gobiernos de Estados Unidos y México logran coincidir en el tema, tendrían que abocarse, no sólo a combatir condiciones sociales y de corrupción política, de uso de corporaciones policiacas y aplicación de las leyes, prevención, tratamiento y rehabilitación de consumidores de drogas, sino esencialmente a desarticular la estructura económica de las actividades ilícitas.

Mientras la estructura económica de las actividades y delitos organizados se mantenga intacta, y no se establezca un efectivo combate al mercado de drogas en USA, y ahora también en México, continuará la existencia de un poder económico con capacidad no sólo para financiar la instalación de laboratorios, cultivar, almacenar, traficar todo tipo de drogas; sino también para pagar protección, comprar armas e infiltrarse en la estructura social, política y administrativa de México y hacer uso de la violencia para imponerse a los obstáculos de su economía.

- Publicidad -
Artículo anteriorMéxico ante EUA
Artículo siguienteMorir en el camino
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias