12.8 C
Zacatecas
lunes, 26 febrero, 2024
spot_img

Luis Moya: el genio de las lealtades

Más Leídas

- Publicidad -

Por: MIGUEL ÁNGEL AGUILAR •

  • Historia y Poder

Subrayar en los renglones lo ya dicho no tiene caso, más si es una biografía en la que los lugares comunes se abastecen del dato frio, aburrido y sin sentido. Mas don Luis Moya siempre nos sorprenderá por su entrega apasionada al  verdadero cambio en nuestro país por el cual entregó su vida en una época realmente convulsa y de amplias expectativas que luego fueron traicionadas.

- Publicidad -

Traición: ésa es la meta de todas las victorias, de todas las derrotas, de todas las batallas: ponderar los datos precisos de don Luis Moya, considerado uno de los hombres más limpios en la historia zacatecana, precursor de la Revolución y activo hombre de armas, es realmente inmediato a lo conocido: su simpatía por los pobres y sus demandas fue la causa por la que peleó y ayudó a contender en realmente muy sufribles circunstancias.

Tuvo contrariedades, luchas y obstáculos pero poseyó una gran percepción psíquica que lo rescató en muchas batallas, su fecha de nacimiento le otorgaba inclinaciones sociales, en su primera juventud solía interesarse por infinidad de cosas que lo dispersaron y desperdició su esfuerzo, pero rápido entendió adaptándose a las buenas amistades, ya que era emotivo y se hallaba sujeto a los altibajos emocionales. Escogió el camino de ser siempre vital, ya que sus 17 letras de su nombre deparaban proclividad a la popularidad y al éxito económico.

Y ésa fue una de las mejores alternativas que tuvo: poner su fortuna a manos de la causa de las revueltas y guerras de los pueblos en contra de los hacendados porfiristas, aliándose a Madero en los clubes antirreleccionistas pero de cuñas exaltadoras: agitar al pueblo con letras y armas, apoyarlo en sus legítimas demandas, abrir montepíos para que  los trabajadores desempeñaran sus herramientas que antes fueron depositadas ante el hambre constante y la deuda permanente.

Don Luis Moya falleció en combate a los 56 años de edad el  9 de mayo de 1911 en Sombrerete, precisamente donde había nacido un 21 de junio de 1855 y en el que demostró siempre su amor inigualable y su sólida amistad con miles de pobladores a los cuales tenía a la lealtad como profundo tesoro en sus principios y en su andar cotidiano. Una lealtad que nadie pudo comprar porque no estaba en venta, tan aciaga verdad en manos de diputados, presidentes municipales vendidos y gobernadores aviesos, acompañados de intelectuales rastreros y periodistas tozudos y empecinados en esconder sus fechorías.

Ahora es otro de los próceres cuya fama sigue viva en muchos pueblos de nuestro estado y del país por la multitud de honras que se ganó a pulso diario y la calle, la escuela, la plaza o la estatua es invariablemente reflejo de la devoción popular que nos recuerda que era un hombre de principios, arrojado y valiente, audaz en el manejo de las armas y en las técnicas militares para atrapar a los traidores y verdugos, nunca anti solemne, pero si divertido y no como el abatido gruñón que a veces se nos quiso presentar en las biografías acomodadas.

Don Luis Moya nos recuerda a una de las mejores etapas que ha tenido Zacatecas en su historia de revueltas y sublevamientos en masa, primero porque creyó siempre en la lealtad y su cumplimiento cabal, segundo, porque su nombre nos evoca permanentemente que fue parte inigualable de esas generaciones que hicieron posible muchos laureles en las leyes laborales y campesinas, tan esclavistas y aplaudidas en esa época en que era ya para muchos insoportable seguir siendo parte sagrada de camarillas y partidos  traicioneros.

¡Salud a sus descendientes! ■

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img