3.8 C
Zacatecas
sábado, 1 octubre, 2022
spot_img

En 2012, sólo 1.23% de los hogares en zonas marginales tuvo acceso a la justicia: estudio

Más Leídas

- Publicidad -

Por: MARTÍN CATALÁN LERMA •

■ En la zona conurbada, aumentó participación de la población en asociaciones sociales

- Publicidad -

■ Todas las casas cuentan con al menos un servicio público como agua o electricidad: docente

Según un estudio de José Roberto González Hernández, docente investigador de la Unidad Académica de Contaduría y Administración de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), en las regiones marginales de la zona conurbada Zacatecas-Guadalupe, en 2004 el 75 por ciento de la población dijo no haber participado en ningún tipo de organización social, ni siquiera en la Asociación de Padres de Familia, pero en 2012 la cifra aumentó a 82 por ciento.

De acuerdo con esa encuesta aplicada en 2004 y 2012 (con la idea de aplicarla nuevamente el próximo año), el motivo principal de no participar en organizaciones sociales es que creen que no hay ningún beneficio al pertenecer a ellas.

Indicó que la falta de integración de la población en organizaciones sociales incide en su nivel de vulnerabilidad, aunque ello también tiene que ver con el ámbito laboral, los ingresos y la inseguridad.

En ese sentido, informó que en 2004 1.7 por ciento de los hogares manifestó haber tenido acceso a la justicia para atender delitos sufridos en su vivienda (robo y lesiones por riñas), mientras que en 2012 el indicador únicamente subió a 1.23 por ciento.

Aunque en el estudio más reciente persistían los robos, la novedad es que, a pesar del nivel social de la población objeto de estudio, también se reportaron extorsiones telefónicas y secuestros.

Sobre los hogares que sufrieron algún delito, hubo un aumento importante pues en 2004 se reportó 18 por ciento y ocho años después 23 por ciento, es decir, casi una cuarta parte de los hogares, además de que menos de la mitad de los delitos se denunciaron ambos años. Además, “en 2004 no se resolvió ninguno de los delitos denunciados, mientras que en 2012 ya se había resuelto un tercio de los casos”.

Según expuso González Hernández, el mayor incremento en lo que se refiere a conflictos se presentó debido a que algún miembro de la familia no tiene trabajo, aunque en otros aspectos los indicadores disminuyeron, tales como falta de dinero para el gasto. En 2004 el principal problema al interior de los hogares tenía que ver con la educación de los hijos y las diferencias en las parejas. Es decir, “pasamos de la cuestión educativa y la relación de pareja a la cuestión de los ingresos como motivo de conflictos”.

Indicó además que en 2004, 50 por ciento de la vivienda ubicada en esas zonas carecía de agua, drenaje o electricidad, pero después de 2012 toda vivienda cuenta con uno o más de esos servicios, aunque ello no ha impactado en la reducción de la vulnerabilidad de la población que ahí reside, debido a que gran parte no accede a las instituciones de salud o educación y por lo tanto se reproduce  una subsistencia precaria.

En ese periodo de tiempo, la gente logró adquirir bienes de uso básico y que elevan el nivel de vida, entre ellos el refrigerador o la lavadora. “Sin embargo, estos crecimientos que parecen muy positivos, quedan limitados cuando vemos el rubro del automóvil o camioneta, puesto que implicaría una inversión más alta, acceso a créditos o ahorros. En 2004 el 27 por ciento de los hogares en esa zona tenía automóvil y en ocho años solamente subió a 28 por ciento”, concluyó González Hernández.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias