13.8 C
Zacatecas
miércoles, 28 septiembre, 2022
spot_img

Tortas japonesas

Más Leídas

- Publicidad -

Por: HERÓN EDUARDO DOMÍNGUEZ •

Un tema recurrente entre quienes tenemos el cada vez más disminuido privilegio de habitar el centro de la capital del Estado Libre y Etcétera de Zacatecas, es la segunda conversión del decimonónico Mercado González Ortega, esta vez en una magna taberna.

- Publicidad -

Desde luego en una “democracia”, como la que al parecer en puntual retribución de nuestros más nefandos pecados padecemos, no obstante ser los  damnificados (muy probablemente) o beneficiarios  (muy improbablemente)  directos de dicha conversión, no tenemos incidencia alguna en los designios de los alienígenas que deciden nuestros destinos.

Aducen, quienes están a favor de la metamorfosis báquica, la nula rentabilidad de los negocios alojados en el interior del  ex-mercado de abastos;  ya que, efectivamente, luego de su desnaturalización, durante el gobierno de Cervantes Corona, como injertos en suelo impropio nunca los nuevos giros produjeron mayores rendimientos.

Descartada una posible  búsqueda de beneficios colectivos  (creación de empleos, etcétera),  menos  increíble para   la cesión de espacios  por una instancia menesterosa de los mismos (baste recordar la carencia de auditorio municipal), resulta la consecución de beneficios personales para los ediles, mediante los cuales, por cierto, la cervecera que usufructuará en lo sucesivo el edificio en cuestión, conjuntamente con su competidora, ha conseguido destruir el pequeño comercio en Zacatecas y el resto del país.

***

Pareciera ser algo sabía el sabio Salomón,  al pronunciar aquello de: “Nada nuevo hay bajo el sol”; ya que anticipaba, entre otras cosas, los procesos políticos zacatecanos del aún lejano, aunque no tanto, siglo XXI de la era siguiente.

Esto así en virtud de que la nueva y combativa organización, que regenerará el país y lo exorcizará de las mafias que lo desangran cual pulpos chupeteadores, y otros giros folclórico-pintorescos, dio a conocer sus candidatos al congreso;  mismos que esgrimiendo espadas flamígeras habrán de expulsar a los réprobos, y  enviarlos al este del Paraíso, paladines entre los que sobresalen un alquimista, un coyote y una aviadora.

Lo dicho: Nihil novum sub sole. ■

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias