17.8 C
Zacatecas
viernes, 24 mayo, 2024
spot_img

¿Porque, si se dice que hay calentamiento global, hace tanto frío? ¿Qué culpa tiene el Niño?

Más Leídas

- Publicidad -

Por: José Luis Pinedo Vega •

El Niño no es nada nuevo, de hecho, fue bautizado por los evangelizadores, en tiempo de la conquista, para amedrentar y obligar a los habitantes de las costas de Ecuador y Perú a

- Publicidad -

apegarse a la religión católica. El nombre hace referencia al Niño Jesús, en vista de que ocurre cerca de la Navidad. Cuando ocurre el Niño, el agua del mar es del orden de 8 grados centígrados más caliente que la temperatura normal de invierno. En estas condiciones, las especies marítimas que viven a unos cuantos metros de profundidad emigran hacia zonas más profundas del océano, donde el agua es fría. Como consecuencia de la temperatura, el plancton, la base de la alimentación de las anchoas, se agota, rompiendo el ciclo alimentario y productivo; las anchoas han sido fuente providencial de alimentos, tanto para la población como para las gaviotas cuyo excremento ha sido utilizado como fertilizante. Los evangelizadores explicaban que la escasez se debía a que el Niño Jesús estaba enojado con la población por su falta de fe y con ello los incitaban a expiar sus culpas.

Hasta tiempos relativamente muy recientemente el Niño era considerado un fenómeno de

carácter local. En los años 60’s surgió apenas la idea de la existencia de una interacción entre el océano y la atmósfera. Y hasta 1975 Klauss Wyrtki de la universidad de Hawaii propuso una explicación global o mundial al fenómeno el Niño. El nombre técnico del fenómeno es El Niño Southern Oscillation (ENSO). Posteriormente, entre 1985 y 1992, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA) realizó la colosal instalación del sistema de observación en red TAO (Tropical Atmosphere Ocean), compuesto de 69 muelles flotantes distribuidos en el océano pacifico a lo largo del ecuador y enlazados vía satélite. Cada uno mide: presión, temperatura, humedad relativa y velocidad del viento, así como la temperatura del océano hasta 400 m de profundidad. Gracias al sistema TAO en noviembre de 1996 se detectaron los indicios del Niño de 1997-1998 y a fines de mayo 2002, se tuvieron los primeros rasgos del primogénito del siglo XXI, el Niño 2002, mucho menos inquieto que su antecesor.

Los “Niños” nacen y se nutren en el pacifico, son fenómenos océano-atmosférico que tiene su origen en el sobrecalentamiento de una vasta zona del océano Pacífico localizada a nivel del ecuador, prácticamente en el centro del océano. El sobrecalentamiento del océano siempre ha existido y es producto de la radiación solar y el efecto invernadero natural; es el motor principal de la circulación de la atmósfera que establece las estaciones del año. En épocas o años normales, el sobrecalentamiento se localiza en la vecindad con Nueva Guinea, al noreste de Australia y los Vientos Alisios soplan en forma regular a partir de las costas del continente americano hacia Indonesia. 

Pero imprevisiblemente suelen suceder anomalías: el sobrecalentamiento suele aparecer en el centro del océano y ser mucho mayor. Es entonces cuando se gesta El Niño. La enorme cantidad de agua caliente en el océano se desplaza hacia el continente americano a una velocidad que llega a ser del orden de 290 kilómetros por día. La interacción entre el océano caliente y la atmósfera produce una baja de presión atmosférica, que propicia la evaporación de grandes cantidades de agua y una corriente ascendente de aire caliente, que en forma cíclica producen lluvias torrenciales en altamar. La corriente de aire ascendente circula hacia el continente, perturbando la atmósfera de cada región mucho antes que el agua caliente llegue a las costas, trayendo por consecuencia múltiples perturbaciones climáticas de severidad y dimensiones diversas.

Aunque en los medios se dice el Niño dura entre  3 y 7 meses, su frecuencia y duración es incierta. Lo que sí se sabe es que cada vez las consecuencias asociadas son más severas, y que siempre vienen acompañados de inviernos crudos, como el que estamos experimentando en el hemisferio Norte, mientras que suelen ser precedidos o presagiar sequías e incendios forestales en Australia, Asia del Sur-Este, Indonesia, Nueva Guinea, e India. Los niños más intensos han ocurrido en 1973, 1982, 1997, 2015, y el que estamos experimentando. El evento de 1982-1983 fue considerado como el Niño del siglo XX, sin embargo, fue superado en 1997-1998 por el más devastador de los Niños del siglo. Ese evento causó 22 mil muertes y pérdidas materiales evaluadas en 33 mil millones de dólares. En lo que va del siglo, los dos más devastadores ocurrieron en el 2006 y 2015, amén del que estamos experimentando.

Pero ¿Porque, si se dice que hay calentamiento global, hace tanto frío? 

El calentamiento global no necesariamente implica que la temperatura ambiente aumente. Como los océanos y mares ocupan ¾ partes de la superficie del planeta la mayor parte del sobrecalentamiento se absorbe en los océanos y eso causa la elevación de la temperatura de una mucho mayor masa del agua de mar, y por tanto la evaporación de una cantidad mucho mayor a la que de ordinario se produce. Como consecuencia la dimensión de las nubes es cada vez mayor, hasta de miles de kilómetros de diámetros, y ellas evitan que buena parte de la radiación del Sol llegue a la superficie de la Tierra. Eso hace que se enfríe una parte de la superficie de Tierra y se produzcan perturbaciones atmosféricas. El enfriamiento induce modificaciones en la circulación de la atmósfera y todo ello produce perturbaciones en la temperatura presión, humedad de la atmósfera y velocidad de los vientos cada vez más superiores.

En resumen, la sobre-acumulación de gases de efecto invernadero, están acentuando la

severidad y frecuencia de eventos climáticos, que medio siglo atrás, tenía cierta regularidad y otra intensidad. Y sí, los Niños más severos son una consecuencia del calentamiento global, pero este no debe ser entendido simplemente como una elevación de la temperatura ambiente, sino como sobre-acumulación de calor entre los océanos, la superficie terrestres y la atmósfera.

Que hay responsabilidad de las actividades de la humanidad, ¡por supuesto que la hay!

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -