22.8 C
Zacatecas
miércoles, 19 junio, 2024
spot_img

Peligra siembra de frijol en zona productora de El Mineral, ante la falta de rentabilidad

Más Leídas

- Publicidad -

Por: SUSANA ZACARÍAS •

■ Por la inseguridad y alto costo de insumos, hasta el coyotaje dejó de ser una opción, señalan¡

- Publicidad -

■ Anuncian campesinos que sólo cosecharán la leguminosa para consumo de sus familias

Campesinos pertenecientes a la región frijolera de Fresnillo han informado que abandonarán el cultivo del grano, al considerar esta actividad como una pérdida de tiempo y dinero porque no les resulta redituable, y si bien no dejarán de sembrar, lo harán sólo para su consumo.

Este fenómeno se presenta en la zona norponiente de El Mineral, principalmente en las comunidades Urite, Baños de Urite, La Quemada, Francisco I. Madero, El Centro, La Casita, Ábrego y Matías Ramos, entre otras que se destacan por el potencial en la actividad agrícola.

El mayor problema lo enfrenta la comunidad Urite, localizada a casi 2 horas de trayecto desde la cabecera municipal, donde es constante encontrar hogares sin la presencia de la figura paterna, de manera que ante la extrema crisis económica en la que viven sus habitantes y la lejanía del lugar, el fin de la siembra del frijol es inminente.

El delegado de la comunidad de Urite, el también agricultor Francisco Javier Quintero Domínguez, reveló el panorama que se prevé para el próximo ciclo agrícola; anteriormente se cosechaban 700 hectáreas, principalmente de frijol y maíz, pero para el próximo mes de marzo, que es cuando inicia el volteo de las tierras para su producción, se prevé que sólo 1 por ciento de la superficie sea sembrada.

Otro de los aspectos que ha afectado a los campesinos son las modificaciones en los esquemas de los programas de ayuda, principalmente en aquellos de índole federal, donde se les exigió que se registraran como personas físicas ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para la expedición de facturas, trámite que consideran “muy laborioso” y por ello han dejado de recibir el subsidio al no acatar la disposición.

Las condiciones climáticas en la zona son determinantes para garantizar el éxito de la cosecha. Derivado de las lluvias registradas en 2014, la capacidad de las presas y bordos del lugar se encuentra en 70 por ciento; sin embargo, no es aliciente para que los campesinos continúen con la siembra de los diferentes productos.

“Antes sembrábamos nuestro frijolito, y aunque no podíamos venderlo en las integradoras, ahí estaban los coyotes que nos daban una buena oferta por la cosecha; ahora ya no vienen porque está muy lejos el rancho y como sube mucho la gasolina, pues ya no les sale”, refirió María Concepción Rodríguez Robles, presidenta del Comité de Participación Social de la citada comunidad.

Además, la inseguridad también ha contribuido para que los coyotes ya no busquen comercializar el frijol de esta zona, ya que en varias de estas poblaciones se han presentado hechos delictivos violentos que han orillado a los intermediarios a suspender la búsqueda de la leguminosa.

Quintero Domínguez afirmó que de no sembrar en este ciclo agrícola se corre el riesgo de que el precio del grano en Fresnillo se eleve, pues en años anteriores ellos vendían el frijol a un precio de 5 pesos, aproximadamente, y en la última producción el precio apenas rebasó los 3 pesos con 50 centavos. Ello representó una pérdida para los productores, enfatizó.

“Si otras zonas del municipio y de la región deciden continuar con la medida de abandonar los campos de cultivo, podría afectarse el abasto en varios hogares, que es el destino final de la cosecha”, destacó el delegado de Urite.

Según datos de la Secretaría del Campo en Zacatecas (Secampo), la región frijolera del estado es considerada como el granero de México y del mundo por su alto potencial de producción, y está comprendida en 380 mil hectáreas dedicadas exclusivamente a la siembra de la leguminosa.

Esta área está conformada por los campos localizados en los municipios de Sombrerete, Río Grande, Miguel Auza, Juan Aldama, Saín Alto, Cañitas de Felipe Pescador y Fresnillo.

Si la cosecha es favorable, el rendimiento por cada hectárea, en promedio, sería de 800 kilogramos de frijol en sus variedades, en tanto que en Fresnillo las que se producen son las denominadas flor de mayo, flor de junio y negro.

Sin embargo, si no se atiende la problemática de los productores más pobres de la zona, tal como se autodenominaron los habitantes de la comunidad de Urite, se corre el riesgo de que la producción del frijol pueda desaparecer en gran parte del territorio fresnillense, con lo que se afectaría de manera considerable la captación de grano que se pronostica para el ciclo agrícola 2015.

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -