6.8 C
Zacatecas
domingo, 4 diciembre, 2022
spot_img

Una propuesta para disminuir el crimen

Más Leídas

- Publicidad -

Por: Rodrigo Reyes Muguerza • admin-zenda • Admin •

Lord Kelvin vivió en el siglo diecinueve, una época en la cual la tecnología se encontraba lejos de ser lo que es hoy en día. Haciendo uso de la potencia de su mente, fue capaz de diseñar dos leyes de la termodinámica y determinar el valor correcto de la temperatura. Con esa gran capacidad, acuñó una frase que hoy en día tiene más vigencia que nunca; “si no lo puedes medir, no lo puedes mejorar”. Repetidamente, en México y en gran parte del mundo, las políticas públicas diseñadas para aliviar las situaciones apremiantes bajo las cuales se encuentran distintas poblaciones, han sido ideadas sin los datos necesarios para asegurar su efectividad. Las políticas de prevención del delito son un claro ejemplo de esto.

- Publicidad -

Sabemos que en México se denuncia menos del diez por ciento de los delitos. El bajo número de denuncias dificulta que las autoridades puedan prevenir el crimen orillándolas a actuar, en algunas ocasiones, de manera reactiva. Por ejemplo, en la Ciudad de México se ha generado la tendencia de fotografiar asaltos a terceros y después subir las imágenes a las redes sociales. Hace algunas semanas se publicó la imagen de una persona asaltando a un automovilista cerca de una estación de metro. Al día siguiente esa misma zona era patrullada por un número importante de elementos policiacos. Dos semanas después cámaras de vigilancia fueron instaladas en ese cuadrante. Esfuerzos como este son muy loables pero insuficientes por dos motivos. Primero, difícilmente serán de utilidad si no son acompañados de un análisis de la cifra negra (delitos no denunciados). Segundo, se necesita un incremento exponencial de la información para lograr prevenir los delitos.

Si lo que se necesita es más información, una de las políticas que se podría impulsar es incentivar la denuncia. Lamentablemente, en muchas ocasiones las autoridades no consideran esta opción al suponer -erróneamente- que un mayor número de denuncias equivale a un mayor número de delitos. Esta idea – muchas veces alimentada por los medios de comunicación deseosos de generar notas taquilleras – evita que se generen mecanismos para facilitar la denuncia. Ante un porcentaje tan alto de delitos no denunciados, las autoridades, los medios y la población tenemos que tener claro que un mayor número de denuncias no necesariamente significa más delitos. De igual modo – tal y como lo anunció el Jefe de Gobierno de la CDMX- menor número de denuncias no equivale a una reducción de los delitos. En ambos casos lo que está cambiando es la proporción de denuncias y no el número de crímenes y víctimas.

Una vez que aquellos a cargo de la seguridad pública o quienes están interesados en mejorarla acepten que el contar con más denuncias no es necesariamente algo malo, se podrán desarrollar herramientas para facilitar que la población denuncie. Por ejemplo, en diferentes estados se han desarrollado aplicaciones para dispositivos móviles y en internet que permiten reportar diferentes delitos. Incluso cuándo se tendría que encontrar el mecanismo legal a través del cual estos reportes se convirtieran en denuncias, estas aplicaciones pueden generar información importante y más cercana a la realidad de forma inmediata permitiendo a las autoridades diseñar mejores políticas.

Este tipo de iniciativas ha sido exitoso en otras partes del mundo. En Londres, por ejemplo, la Policía Metropolitana utiliza la información generada a través de aplicaciones para predecir tendencias delictivas y lograr su prevención. En México, las iniciativas de este tipo no han recibido tanto apoyo por parte de las autoridades. El Centro de Integración Ciudadana (CIC) desarrolló aplicaciones para reportar delitos en Puebla y Monterrey, sin embargo no existe un esfuerzo institucional -desde el estado- que promueva su desarrollo. Recordemos que una de las razones para no denunciar es la dificultad que implica hacerlo. Otro de los motivos es la falta de confianza en los ministerios públicos. En este sentido, contar con un mecanismo que permita a la ciudadanía señalar los delitos de los cuales es víctima de forma fácil y confiable resulta una opción sumamente atractiva.

El actual sexenio en Zacatecas está apenas iniciando. No necesitamos mucho, solo que se le pierda el miedo a la información veraz y se haga frente a la realidad. A diferencia de los tiempos de Lord Kelvin, hoy en día podemos realizar cálculos sumamente complejos en segundos. Podemos ordenar comida, pedir un Über, transferir dinero y escribir a alguien que está del otro lado del océano con la mayor comodidad. No existe razón alguna que nos evite usar la tecnología para, desde la ciudadanía, generar información que facilite a las autoridades medir y mejorar las cosas. ■

 

@rmuguerza

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img