8.8 C
Zacatecas
domingo, 4 diciembre, 2022
spot_img

Votar el martes, oportunidad para fortalecer políticamente a la comunidad latina en EU

Más Leídas

- Publicidad -

Por: RAYMUNDO CÁRDENAS HERNÁNDEZ •

La vecindad territorial de México con Estados Unidos es un hecho que nadie está en condiciones de modificar. Los vínculos económicos son fuertes y crecientes, y no se diga los lasos que unen a los dos pueblos; recuérdese que son millones los mexicanos que viven en el país del norte sin romper las relaciones con familiares y amigos en su país de origen, y que el crecimiento demográfico de la comunidad mexicana es la mayor de todas. El pueblo de México es uno pero está asentado en dos territorios. Por esas razones la propuesta de construir un muro infranqueable entre los dos países suena bastante irracional, así como la idea de que lo que ocurra en las elecciones presidenciales de EU es un asunto sólo de ellos, y de ningún modo de nosotros.

- Publicidad -

De acuerdo con lo que ha publicado el Dr. Arturo Huerta González, la economía nacional es adicta a la entrada de dólares, y el efecto de un triunfo de Donald Trump sería su disminución, porque caerían las exportaciones por las políticas proteccionistas que ha anunciado, así como las remesas que los connacionales envían al país. Así, el déficit de cuenta corriente de balanza de pagos se incrementaría, se reducirían las reservas internacionales y se incrementaría la devaluación del peso. Con menor entrada de dólares, la economía no tendría condiciones para mantener el déficit de comercio exterior ni para cubrir el pago de la deuda externa, ante lo cual el gobierno se prepara con recortes al gasto público e incrementa la tasa de interés. Pero ello contraerá la actividad económica y las importaciones para ajustar el déficit del sector externo, ante la inviabilidad de financiarlo.

Por otra parte, un Donald Trump triunfante generará condiciones para que se intensifique el hostigamiento de los grupos racistas contra los latinos que radican en el país del norte, de los cuales la mayoría son mexicanos. Y si además se anima a incrementar significativamente las deportaciones de los inmigrantes mexicanos indocumentados ello generaría un gran problema a México, pues no hay oportunidades de trabajo y de condiciones de vida para ellos, dado que ahora el 58 % de la población está en la economía informal y con los recortes presupuestales la economía va al estancamiento, a aumentar el desempleo y la economía informal, y a menores salarios y condiciones de vida para la población, lo que aumentaría la inseguridad y el clima de violencia en el país.

Por si lo anterior fuera poco, ambos candidatos presidenciales han dicho que revisarán el Tratado de Libre Comercio e impondrán medidas restrictivas a la inmigración. Sólo variará el grado de la instrumentación de dichas medidas. Al disminuir la entrada de dólares se comprometerá en nuestro país el libre movimiento de mercancías y capitales, como el pago del servicio de la deuda externa. El problema es que el gobierno insiste en el libre comercio, y presume que es un buen pagador de la deuda, por lo que nos conduce a las mismas políticas que predominaron ante la crisis de la deuda en 1982, que nos llevaron a la década perdida, de inflación y recesión económica. Aunque ahora será más severo que en ese entonces, pues hoy la economía tiene menos industria, menos agricultura y no tenemos manejo soberano de política económica para enfrentar tal situación.

Aunque se puede afirmar que la política exterior de EU es determinada por una multitud de intereses de todo tipo que interaccionan en su política global, y que poco importa la opinión presidencial, de lo que han expresado ambos candidatos se puede extraer una clara diferencia: Donald Trump como presidente incursionaría tomando medidas unilaterales, desconociendo acuerdos previos y despreciando a los organismos internacionales, mientras que la presidencia de Clinton intentará la construcción de acuerdos como el que lograron el mandatario de China, Obama, Putin y muchos líderes, referido al combate del calentamiento global, ahora llamado Acuerdo de París. El multilateralismo en el abordaje de los asuntos globales es lo que antepone Hillary al unilateralismo de Trump, y ello no nos debe parecer indiferente a los mexicanos.

Sin embargo, la razón fundamental que nos obliga a seguir con cuidado el proceso político del vecino del norte, es la presencia en ese país de una gran cantidad de mexicanos, o de personas de origen mexicano, que con su voto pueden determinar el resultado y, por ello, tienen mejores condiciones para promover sus intereses como comunidad. Esa circunstancia nueva debe ser valorada por los mexicanos asentados en nuestro territorio, para entender muy bien el creciente poder político que nuestros compatriotas, familiares y amigos, lograrán en los años venideros en Estados Unidos, en sus Estados y condados. Ese es un hecho relevante que nunca debemos dejar de considerar.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img