12.8 C
Zacatecas
miércoles, 28 septiembre, 2022
spot_img

Punto & aparte

Más Leídas

- Publicidad -

Por: FERNANDO SANTACRUZ MORENO •

Recientemente escuchaba a maestros, comentarios en torno al enorme dispendio de recursos en la Secretaría de Educación, donde manda y mal, Marco Vinicio Flores Chávez, venido desde la región sureña del cañón de Juchipila (eso me dicen) y fiel pistolero del Chito Cano…no es cierto, no es cierto, de Elba Esther Gordillo Morales. Un endeudamiento grave y que se tiene que resolver para que no se den los destellos de lo que en otras entidades federativas sucede. La educación es fundamental aquí y en China, o en Asia, lugares visitados por el número uno.

- Publicidad -

Habrá que esperar, pero mientras tanto, estos “bajones” de temperatura, provocan desquiciamientos en los hogares, en especial en aquellos que los recursos son pocos y requieren de una chamarrita, una cobija, en fin, algo con que protegerse de las inclemencias del tiempo, ya aquello de protegerse de los coyotes se va quedando en el olvido porque la verdad, la verdad, eso de decirle a los frijoleros que el precio por kilogramo será de 8 pesos es lamentablemente una burla. Ya se ha hablado de los costos de producción de las grandes diferencias del valor del litro de diesel y el precio que los que tienen “autoridad”, le ponen a los kilos de frijol.

Gasolinazos constantes y continuos, oídos sordos a los problemas del sector agropecuario, donde desde los tiempos del gobierno del cetemista Arturo Romo Gutiérrez ya se construían grandes bordos y presas, es más desde el sexenio de Don Lupe ya andábamos por aquellos municipios que se consideraba, tenían un gran potencial productivo. Luego Genaro Borrego se convirtió en gran defensor de los productores de frijol y Arturo Romo intentó establecer relaciones con la Confederación Mexicana de Trabajadores para llevar el producto de los zacatecanos, a las grandes cadenas de tiendas.

Hubo secretarios de agricultura, como aquel gordo sonorense, Pesqueira Olea de apellidos, o el mismo profesor Carlos Hank González y el sinaloense Francisco Labastida Ochoa, que poco o nada les interesó empujar desde los 80 la agro industrialización del campo zacatecano. Había grandes extensiones de huertos de durazno, de guayaba. En municipios del suroeste, los campos estaban verdes porque había brócoli, repollos, lechugas, pepinos, cilantros y tantos otros productos más que al tiempo de la cosecha, su precio andaba, ahora sí que por los suelos. En Luis Moya, en esa región, pudieron haberse logrado muchas cosas, sobre todo empleos, que tanta falta hacían en aquellos años y que ahora solamente los pintan con nombres de empresas extranjeras.

Ahora, con el brete de la reconversión productiva, le están quitando al campesino y a la tierra su vocación natural. Es claro que las tierras están desgastadas, erosionadas, pero también es muy claro que al productor no se le ha enseñado a producir, mucho menos a comercializar. Dígame usted señor licenciado, de qué sirven tantos miles y miles de cosecha de frijol (nada mas de frijol), si aquí mismo no hay esfuerzos, no ha habido esfuerzos para darle valor agregado. Tenemos, los que si trabajamos la tierra, dos plantas empacadoras de frijol, una en Sombrerete, la tierra del líder priísta y la otra en Calera, en donde también hace ya más de un año se dio el banderazo de inicio de actividades a la planta procesadora de alimentos para el ganado. De esta, ¡vaya usted a saber quién le está sacando provecho!

Ya den denantes, en los municipios del norte, llamados semidesérticos, la erosión ha terminado con cientos de hectáreas que eran productivas, lo mismo empieza a suceder en un municipio considerado rico en grandes extensiones de bosques, pero que ahora se ha visto atacado y mermadas sus extensiones de árboles por un gusano barrenador. Dicen que desde hace cuatro años. Hoy lo escuché en boca del delegado o gerente de la Conafor, quien acepta y reafirma que desde hace cuatro años esa plaga ha terminado con unas 400 hectáreas de bosque. Y la persona que me acompañaba en esos momentos me dijo con fuerza: “Y ese médico, qué ha hecho entonces en esos cuatro años?

Ha hecho, le dije, campañas de reforestación en escuelas y parques, en el cerro de La Bufa. Sí ha trabajado, le dije, pero en la realidad, los recursos naturales, como el agua, la tierra y la flora, aunada con la fauna, han tenido una atención diríamos, menor, tanto de esta dependencia federal como de la otra que recientemente cambió de nombre, creo que se llama Nava o Sama, por ahí va el corrido y total, que ya a estas alturas, lo que hagan o dejen de hacer no se va a notar, digo, en beneficio de las y los zacatecanos, principalmente de aquellos que ya todos sabemos que menos tienen y que les llevan un programa que se llama “cruzada contra el hambre”.

Algún día no muy lejano, pediré el apoyo necesario para ir a aquellos municipios en los que el presidente Peña Nieto y Rosario Robles, han ido, para abrazar y tomarse la foto con aquella gente humilde que necesita comer…que necesita el apoyo de los gobiernos, de los tres niveles, y de menos simulación de quienes ocupan los escaños del Congreso legislativo del estado de Zacatecas.

Zacatecas, la verdad, la verdad, no se merece eso. ¿Digo, no? ■

 

Nos veremos en la próxima entrega

[email protected]

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias